jueves, 8 de mayo de 2008

Sigo siendo Ourantusiasta

Ayer recibí tres libros para completar mi colección de comics japoneses, o manga, que, no me avergüenza mucho reconocer, tienen todos el lomo de color rosa y es un manga "shojo" -para chicas jovenes y adolescentes-. Aunque necesito matizar que no es el típico manga romántico. Y es que derrocha humor y originalidad a raudales.

Si no es por "Instituto Ouran Host Club" hoy seguiría sin ser fan del inmenso Mundo del manga y anime que me considero desde hace poco; y solamente me consideraría consumidor esporádico de la enorme industria japonesa que desde antes de Mazinger Z o Heidi llevan inundando el mercado con ingeniosas tácticas comerciales de contagio y epidemia del sentido del coleccionismo y "hacerse-con-todos", a lo pokemon.

Ouran (de orangutan) High School Host Club es un manga de la dibujante y autora Bisco Hatori que fue convertido en serie de TV anime de 26 episodios por los estudios Bones. Que espero alguna de las productoras que trabajan este mercado en España la traduzcan pronto porque realmente merece la pena. -Yo me pillo el bluray fijo. Y luego el aparato para verla. ;)

Los que hemos visto la serie en japonés o, fuera de Japón, con subtítulos agregados por entusiastas que promocionan el anime sin fronteras (aunque este año podrá verse ya licenciada en los USA), estamos de acuerdo en que es una de las mejores comedias de nuestro tiempo dentro del amplísimo mundo del Anime. Y dentro del género del enredo o slapstick.

La afición demuestra su entusiasmo disfrazándose de los personajes que prefieren de la serie. Es decir haciendo cosplay.



Ouran está al filo; en el borde de lo comédico y paródico sin llegar al esperpento y traspasando en ocasiones, en muy pequeñas dosis, las fronteras del absurdo.

La autora sigue editando mangas nuevos de la serie en muchos países y distintos idiomas.

Los que han visto solo fragmentos de la serie de un simple vistazo pueden pensar que es una serie infantil; Volviendo al tópico de que los dibujos animados son para niños.

Para sacar a algunos de su error, aunque sin animo de provocar más interés o rechazo, hablaré de algo que acabo de leer en otro blog de una blogger aficionada al anime, manga, comics y video-juegos.

Antes de comentar un tema polémico (el único digno de mención) de esta serie, daré unos cuantos antecedentes sobre Ouran para los que no lo conocen que en parte voy a transcribir y traducir directamente del blog de esta aficionada al manga y anime porque me parece interesante describir la trama desde su perspectiva. Al margen de las chicas, no obstante, somos muchos los aficionados que también nos gusta este anime por su disparidad de temáticas afines a nuestos gustos, como la acción, la lucha y venganzas, el misterio... dejando en plano secundario el romance y las historias más serias que también cobran protagonismo continuamente y también consiguen emocionarnos en algunos momentos.


Ouran High School Host Club (Ouran KouKou Hosto Bu) es una serie en tono de comedia, que transcurre en una escuela privada de élite totalmente ficticia conocida como la Academia Ouran. Haruhi Fujioka llega gracias a una beca para estudiantes pobres. Haruhi entra accidentalmente en el salón de reuniones del Host Club, que son un grupo de alumnos de instituto ricos, bien parecidos, y altamente homoeróticos que tienen un club que entretiene a jovencitas para propia diversión y provecho.
Y después de romper accidentalmente un jarrón increiblemente caro, Haruhi queda en deuda con el Host Club, primero haciendo solo de sirviente y después siendo su más reciente incorporación.

Lo que cada miembro del club va descubriendo con las circunstancias es que Haruhi realmente es una chica, que solo mostraba una apariencia algo masculina. (En un sentido extra-afeminado.) Incluso después de descubrirse su secreto, ella sigue trabajando como host (anfitrión), entreteniendo a jóvenes damas ricas y conservando viva la mascarada de que ella es varón entre el resto de la escuela. A lo largo de la serie un par de personajes más descubren que ella es una chica, pero todo el mundo lo conserva más o menos en secreto. O simplemente les da igual.



La mayoría de personajes tienen en torno a 16-18 años y ese sería el rango aproximado de edad para el público objetivo de la serie. No de menos edad porque muchas bromas con trasfondo sexual pueden ser difíciles de comprender. Aunque tampoco se entienden todas sin una mente abierta como la oriental.

Reconozco que la serie tampoco está destinada para gente de mucha más edad porque cada capítulo se resuelve de forma muy inocente y por lo general sin toques melodramáticos.

Contra lo que les pueda parecer a algunos por la descripción superficial, la serie se aleja totalmente de tópicos directamente ecchi, o pervertidos, e incluso del bishoujo -"tías muy buenas"-, -claro! es para chicas.

Puede que Ouran tenga algo de bishonen -chicos guapos-, y pueda encasillarse (con palillos) dentro de las historias de "harem de hombres". Aunque eso es, más bien, una vuelta de tuerca a otro tópico adaptado del mundo de otros animes y mangas, donde un solo afortunado bastardete vive rodeado de chicas extremadamente atractivas.

En cualquier caso la chica protagonista "condenada" a estar rodeada de aristócratas ricos más arrogantes de lo posible lo lleva con "resignación". El tema es tratado con humor y las situaciones son casi siempre bastante inocentes pero guardándose siempre un as en la manga para sorprender en el último momento.

Además la trama va madurando en cada capítulo hasta llegar a los últimos capítulos en los que poco a poco se nos descubren detalles importantes de la personalidad de los protagonistas del Host Club, su pasado, la relación entre ellos y su filosofía de vida.

La confusión entre chico y chica es muy abundante en Ouran como en muchas otras historias japonesas. Lo ambiguo tiene algo que llama la atención. Y esa es quizás la característica distintiva de casi toda la serie aunque no es lo más importante; Solo es un pretexto para provocar más situaciones comprometidas y enredo.

A veces me pregunto por qué hay más películas o historias de distinto estilo y temática para chicos (En el manga y anime: genero shonen) mientras que las historias para chicas suelen ser ñoñas historias de amor con unos pocos tintes trágicos.

De hecho a todas las películas de acción, o para público masculino, les añaden algún tipo de romance presumiblemente con la finalidad de que también puedan ser digeridas por público femenino.

Cuando una familia o grupo de amigos de géneros mixtos va a ver una película al cine las posibilidades de que vayan todos a una hecha para chicos son abismalmente superiores a que se metan a ver una íntegramente romántica.

Sin embargo creo que esa forma de pensar cambió en mí cuando me convencieron para ver en el cine el musical "Moulin Rouge".
El argumento utilizado tuvo mucho peso:

-No me importa volverla a ver.
-Tiene que ser muy buen musical para eso!

De no convencerme habría preferido entrar a ver algo del estilo Matrix o Terminator 2.


Hay una contradicción a la hora de describir "Ouran" y es que toca gran cantidad de tópicos del mundo del manga y el anime como los institutos, historias de fantasmas o magia, yakuzas, artes marciales, fantasía, policía privada, la propia cultura japonesa e incluso el manga y anime dentro del manga y anime. Todo eso son tópicos en el manganime.

E incluso los personajes del Host Club son también una serie de arquetipos dentro de un amplio espectro entre los que la autora se identifica en casi todos sus aspectos o simplemente entran dentro de sus gustos personales.
Pero pese a estar llena de tópicos la serie se sale de lo común y rompe moldes.

Todas las situaciones corrientes transcurren desde una perspectiva original. Y en ocasiones de forma surrealista.

La comedia es algo muy subjetivo. Por supuesto. Y es muy difícil hacer reír escena tras escena pero de algún modo esta artista lo consigue con sus fans. Mediante un guión elaborado con una dosis muy alta de inventiva, que, vuelvo a insistir, se sale de lo común. Y eso es lo que más me gusta: la originalidad dentro de lo cotidiano.

Entre los ingredientes de la serie abunda el travestismo y no solo el de la chica que se hace pasar por chico; sino también otras chicas de otra escuela con pinta de marimacho, el Zuka Club, comportándose como tíos con todas sus consecuencias; y salen al menos dos hombres que trabajan vestidos de mujer.
De hecho en un momento dado todo el host club aparece travestido, salvo Mori-senpai. -Que debe ser el preferido de la autora.


Si fuese una serie de acción-real quizás me provocaría cierta aversión; como el arquetípico gay salido del armario o el no salido del armario en series populares de TV que se han emitido en España. Más que nada por lo esperpento, chabacano, redundante y hoy por hoy falto de originalidad que suele ser este tipo de argumento en la producción en serie de tv nacional.

Ahora, después de dejarme llevar por mi ourantusiasmo un rato, voy a hablar del momento más polémico de la serie, algo que le quita puntos por no dejar muy claras sus intenciones.
Hay una escena de intento frustrado de violación. Eso es algo que no le pega nada al tono general de toda la serie. Y la blogger del artículo que referenciaba al principio contrasta las opiniones de otros aficionados que han tratado de encontrar justificación a esa situación; es algo que parece estar fuera de lugar pero dentro quizás del carácter de los personajes y el argumento del octavo episodio en el que sucede el hecho. Este episodio deja también en evidencia la cultura machista que impera en Japón. Algo que asumen de bastante buen grado sus habitantes sean hombre o mujer. Y que si no fuera porque hoy día se nos educa para tener ciertos valores éticos en favor de la igualdad de sexos a mí tampoco me importaría demasiado.

No le veo más fallos a la serie, aunque esto demuestra simplemente que la temática no es para niños o imberbes.

Hay muchos fans que imploran que se haga una serie de acción-real de Ouran. Pero en este caso yo creo que no debería intentarse; porque me parece muy difícil de superar. De hecho creo que incluso este anime es mejor que el propio manga en que se basa...

Porque la serie está dirigida con un toque maestro entre situaciones graciosas y situaciones incongruentemente divertidas. Sigue una linea argumental cronológica, ordenando las historias inconexas del manga y le dan un toque divertido con las notas y explicaciones redundantes que aparecen, como el manga, e incluso comentarios de la protagonista directamente al espectador, rompiendo la cuarta pared.

El guionista que hizo la adaptación no es un cualquiera (otra de sus obras originales: FLCL) y tuvo el enorme acierto de dar protagonismo a un personaje secundario de la serie llamado Renge. Este personaje secundario se podría decir que es el "Obi wan Kenobi" de la serie. El personaje que hace de guía y encauza la acción. Descubriendo un amplio abanico de sabiduría sobre manga y anime y la personalidad de los demás personajes.

Hay también situaciones que aun debo contrastar con el manga que me parecen muy divertidas. Como tomarse excesivamente en serio un tema que carece de importancia y otra vez la protagonista inteligente se pregunta a si misma y de cara a los espectadores pero -¿qué narices es tan preocupante para estos arrogantes ricachones?- En combinación con una musiquilla melancólica y angustiante.

Así mismo el compositor de la banda sonora se supera a sí mismo tras su participación también en la popular serie anime "Death Note", que ya se vende en DVD en nuestro pais. Y qué es para muchos obra de culto. Aunque es un "shonen". Pero nadie es perfecto.

2 comentarios:

  1. Ya tengo el aparato Bluray. Y la serie se estrenó en Estados Unidos.

    ¿A qué esperamos en Spain?

    ResponderEliminar
  2. Finalmente los "fanes" lo lograron. Hay serie de Ouran de acción real y habrá película.

    ResponderEliminar

Comentarios de humanos, bienvenidos.