sábado, 21 de junio de 2008

Expo

El pasado martes 17 estuve en la Expo de Zárágózá.

Ni se la de paises que ví (representados en sus respectivos pabellones).

Aunque tenía pase para tres días acompañaba a alguien con pase para un solo día así que fuimos como con un poquito de prisa.

La ventaja era que al ser de los primeros días y día de labor no había aglomeraciones muy grandes. Sí que había bastantes colas formadas por grupos organizados sobre todo de escolares pero nada que no pudiera soportar el diseño del recinto de la Expo.

Entre los visitantes pude reconocer en sus acentos o las matrículas de sus autobuses algunos gallegos, navarros y catalanes. Así como algunos alemanes, franceses y puede que de algún otro país.

Lo que se puede ver ahí es como una excursión por las agencias de viajes de lugares de todo el mundo con montajes audiovisuales muy originales y en muchos casos de gran calidad.

Es inevitable hacer comparaciones cuando tienes una referencia parecida. En este caso la Expo '92 de Sevilla. Ha pasado mucho tiempo para recordarla bien. Pero es evidente que allí se amortizó mejor el presupuesto en materia audiovisual ya que las exhibiciones eran más espectaculares todavía, en esos tiempos, que las de 2008 en Zaragoza.

No he visto toda la Expo Zaragoza aun, pero me da la sensación de que no tienen máquinas de realidad virtual, cines OmnImax y 3D.

Y no he visto una sola proyección de vídeo en alta definición, ni siquiera 2K.

Si he podido ver cosas tecnológicas muy interesantes ya conocidas como pequeñas pantallas OLED, en el pabellón de Corea; Pantallas Multitactiles en el de Reino de Arabia. O proyección holográfica en Malassia.

Hay un cine dinámico que salpica agua por todos los angulos, el Aguas Extremas.

Y creo que en el pabellón de Lithuania o en otro cercano también salpican con agua a los visitantes... dando chubasqueros previamente... Aunque no son estancos. Algo... o bastante te mojas.

Para comer hay muchas ofertas. Allí donde te sirvan bebidas te ofrecen el vaso Expo. Un vaso de plástico que puedes llevarte de recuerdo o devolver a cambio del reintegro de un euro.

Todo es un poco caro, aunque no demasiado si tenemos en cuenta que no es necesario salir del recinto para nada durante las horas que puedes pasar viendo distintos sitios.

En un self service especializado en comida italiana de la entrada norte, próximo al pabellon de Mexico y la Torre del agua, comí por unos 21 euros. (vaso incluido)

Había también otros lugares más de estilo fast-food con menus de entre 8 y 12 euros. Y quioscos con tapas, bocadillos, bebidas, helados, y otros postres. Así como restaurantes especializados montados por algunos pabellones de paises como Uruguay (carne a la parrilla), Japón, Alemania, etc.

Para ir a sitios como el pabellón de Aguas extremas hice cola de una hora y cuarto larga, aunque se anunciaba unas dos horas y algunos se iban rajando.

Para evitar esas colas en pabellones de mucha afluencia como Alemania, Japón, etc, etc. Suele existir una opción llamada el pase rápido o "Fast Pass". Se debe recoger en unas maquinas automáticas por la mañana para una hora concreta de la tarde o a la tarde para la mañana siguiente.

Esta y otras muchas informaciones las suelen conocer los voluntarios que pueblan todo el recinto a los que puedes preguntar cualquier cosa cuando te encuentres perdido o necesites algo.

Para llegar desde el parking a la entrada hay autobuses (lanzaderas) que te llevan gratuitamente al irte o al llegar.

Y nada más... ya iré contando otras cosas de mi vista porque hay mucho que contar y poco tiempo. :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.