jueves, 9 de octubre de 2008

Presupuestos limitados

En cine, 14 millones de euros es un presupuesto bastante modesto. Y teniendo en cuenta que los técnicos del sector tienen un trabajo más exigente que el de la mayoría de asalariados por cuenta ajena y también teniendo en cuenta que la tecnología necesaria para obtener el resultado final del trabajo es muy costosa y que para concluir todo en un plazo razonable hace falta contratar a más de un ejército de personas con un salario atractivo dentro del convenio colectivo que regula el sector para poderlos coordinar simultáneamente, 14 millones son poquísimo dinero si lo comparamos con producciones de otros paises, que pueden llegar fácilmente a multiplicar por diez esa cifra o incluso por veinte!

Los costes se disparan al hacer cientos de copias para su exhibición en salas selectas de entre los 8.111 municipios de este país; ya que el mercado no es como el siglo pasado en el que una película iba circulando por los pueblos durante años hasta que se estrenaba en tu localidad. La gente la quiere ver aquí y ahora, cuando las también costosas campañas de publicidad gastan sus últimos cartuchos de fuegos de artificio para atraer a la audiencia.

Los cantamañanas y polemistas que se meten con cualquier cosa que cueste más dinero de lo que ellos ganan por hacer el mameluco que sepan que solo las prostitutas tienen una profesión tan antigua como la suya; Payasos. Y los que les imitan solo ayudan a llenar el mundo de clones de mameluco en nombre del liberalismo. Con perdón a los honrados payasos y clowns.

Estoy harto de escuchar trolls meterse con una industria que no tiene ninguna deuda con la sociedad, sino más bien a la inversa.
Porque apenas se incentiva la producción de cine desde las escuelas españolas como un negocio tan respetable como el de un médico o un arquitecto. Y que todo el mundo disfruta; Seas vendedor de zapatos o piloto de Spanair.

La cultura no tiene signo político, ni ideas de izquierdas o de derechas. La cultura es aglutinadora y enriquece a todos por igual.

Es absurdo pensar que el conservador tenga que repartir menos apoyos al cine y el progresista vaya a hacerlo más.

Las leyes tardan legislaturas enteras en aprobarse y solo son construcciones en base a leyes que vienen de más atrás, teniendo en cuenta la historia y todas las legislaturas del país con sus distintos signos políticos representando a los votantes.

Cierto es que hay prensa sobre el tema que está bastante bien desarrollada y con cifras correctas pero todo es relativo.

Por ejemplo no tiene nada que ver que un técnico ministerial haya calculado un coste medio por película de dos millones de euros con el coste real de un producto.

Es casi lo mismo que pensar que una vivienda cuesta lo mismo que dice el Catastro que vale.

Los más tendenciosos ilustran la "noticia" con un famoso director de cine ganador de varios Oscar, muy popular en el extranjero pero desprestigiado por sus compatriotas; Pero esa cara no tiene nada que ver con la noticia que señala groseramente con el dedo una moderada subida de la partida para cine en los austeros presupuestos generales de 2009. Ya veréis los de 2013. ¡Os vais a cagar (de austeros)! (como diría Travolta)

Y está más fuera de contexto sabiendo que el famoso cineasta no se presenta a la subvención de ninguna ayuda pública y, como hacen todas las producciones nacionales, obtiene la mayor parte de su financiación a través de sociedades privadas.

Además tampoco aclaran que el presupuesto de ayudas públicas para la cinematografía no supone al estado ni un euro de cada 1625 euros que ingresará este año. (Los pensionistas se llevarán este año unos 542 euros por cada 1625 euros ingresados.) Las ayudas directas a proyectos cinematográficos nunca verán más de 1 céntimo de euro por cada 1625 euros ingresados; Y esas serán las que más ayuda obtengan. Qué son muy pocas cada año. Las que menos no verán ni 0,35 céntimos por cada 1625 euros ingresados.

¿no está ya bastante bien ilustrado?

¿Realmente merece la pena montar un pollo (y algún que otro infarto) por un gasto que toda la industria ve como un dedal de agua en el sector del cine que requiere bidones para funcionar?

Además los que más burlas y escarnio público se llevan suelen ser producciones que han costado fundamentalmente mucho dinero privado. Las películas más caras pueden obtener más dinero público. Lo que es lógico ya que el riesgo asumido es mayor. Pero es que nadie regala nada. Muchas ayudas se reciben únicamente en casos en los que no se ha alcanzado cubrir gastos. Y como vivimos en un mundo complicado también se reciben con la condición de que tengan cierto éxito.

Puesta la ley, puesta la trampa; Y algún que otro productor de cine que se decidió a vender su alma al diablo o al estado para cubrir una mínima parte de los gastos ha tenido luego que contabilizar creativamente taquilla, exhibición o el éxito de su obra para poder liquidar sus deudas.

Las ayudas para el cine son inferiores al presupuesto para conservación de bibliotecas o dos veces y media más bajo que el de museos.

Y son menos del doble del prespuesto destinado a teatro.

Algún esquizoide cerebral dirá que la cultura no merece dinero público. Y entraremos en temas políticos trasnochados que no tienen nada que ver con el negocio del cine.

El ocio y la cultura es lo único que merece la pena en esta vida. Sin ello ¿qué nos queda? ¿Trabajar de sol a sol hasta morir? ¿Jubilarnos sin otra cosa que hacer que alimentar a las palomas? erm... Corrijo... Eso me parece una actividad muy ociosa y lucrativa; seguro que en alguna región mediterranea te cobran por sentarte en el parque.

El ocio es el mejor alimento del ser humano. Y si no se cultiva con cuidado acabaremos sin poder consumir ni siquiera reality shows trasnochados, sin guión.

En resumen el cine hay que apoyarlo.
Aunque no pasemos por taquilla, al menos, no lo descalifiquemos indiscriminadamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.