viernes, 9 de enero de 2009

Series

Este artículo está lleno de spoilers (revienta argumentos), así que no lo leas.
Vaya frase más estúpida. Como si me fueras a hacer caso. Je, je.

No, en serio. Léelo solo si no te importan nada las tramas de series de TV y manga como "Galáctica" y "21st century boys" pero en cambio te interesa la disertación de un aprendiz de guionista en base a su experiencia; O si ya has leído el manga y visto al menos hasta "Adivina qué viene a cenar?"; séptimo capítulo de la cuarta temporada de Galáctica, sin contar "Razor".

.

.

.

Avisado ha quedado... vamos allá.

En el manga "21st century boys" un personaje le dice a un niño "-El que imita al imitador es el que gobierna el mundo", luego ese chico parece ser quien termina haciéndose pasar por "amigo", lider de una secta, y pone en jaque al mundo entero con su legión de seguidores; aunque eso no viene a cuento; solo quiero hacer hincapié en esa frase inicial que he citado; pero como ya avisé que venían spoilers pues, bueno... El que avisa no es traidor. Je.



Galáctica, es una serie basada en el clásico de hace 30 años. Una serie que imita los elementos interesantes de "Battlestar: Galáctica" pero los pone al día y acaba superando al original.
No solo eso. La nueva serie de Galáctica ha creado una constelación de personajes complejos gracias a unos guionistas con poder casi ilimitado con medios extraordinarios, para una serie de TV que puede ser la envidia de cualquier super-producción de cine.
El truco para amortizar una serie es que el espectador quiera ver capítulo tras capítulo, página tras página, sin perder el interés.
El autor de "21st century boys" logra captar la atención del lector de manga anticipando futuras acciones, resolución de conflictos o información vital tres o cuatro viñetas antes de llegar al final de la página que hay que volver para continuar, dejando casi siempre a mitad de la frase a algún personaje para que no haya más remedio que volver la página si no quieres quedarte a medias.
Pocas veces me he sentido tan manipulado y a la vez tan encantado por un autor de un libro o cómic.
El consumidor de series está predispuesto a dejarse llevar. No es un videojuego donde el protagonista dependa de las decisiones del consumidor. Aunque hay algunos casos en los que los espectadores tienen algo de poder de decisión sobre tramas y derroteros por los que irá la serie, gracias a foros de Internet, como sucedió con "Expediente X" y ha pasado con series anime como "Code Geass - R2".


Para mantener el interés al final de casi cualquier capítulo de "Perdidos" y otras series siempre suele suceder algo inesperado e inconcluso. Es lo más similar a la acción de pasar la página, de ese manga tan adictivo, que puede realizarse en medios audiovisuales.
El suspense para las personas más inquietas puede ser superior a su paciencia.

Sin embargo para los que podemos vivir con la intriga y aguantamos bien la combinación armoniosa de momentos de acción con momentos contemplativos, "Galáctica: Estrella de combate" es una obra maestra que merece una atención especial si se quiere llegar, no a entender quienes son los doce apóstoles, -upps!- digo, los doce cylons sino, a entender cómo logran atrapar al espectador en medio de la historia de un éxodo.

Hay que estudiar mucho para conocer las claves que hacen que cada episodio funcione sin recurrir a los tópicos; no ya de otras series de TV, sino de los convencionalismos fijos de todo guión de cine o televisión.
Para conocer los secretos tal vez haya que seguir la carrera del creador "original" de la nueva serie.

Ronald D. Moore ha estado muy involucrado en asociaciones literarias e inició su carrera de guionista y co-productor ejecutivo para series como "Star Trek: La próxima generación" en los ochenta. Ronald siguió muy ligado a la franquicia de Star Trek, incluyendo las destacadas péliculas "Star Trek: Generaciones" y "Star Trek: Primer contacto".

Sin embargo el punto de inflexión que parece marcar "Galáctica" se encuentra en "Star Trek: Voyager". Una serie que el guionista abandonó al disgustarle el modo en que era manejado el progreso de la trama.

Así que si juntamos un guionista con proyectos frustrados, exigente y con gusto por la ciencia ficción y combinamos una historia de otro éxodo, que era Voyager, con la vieja serie que tuvo éxito relativo tenemos una serie cargada de coraje artístico. Con ganas de innovar, imitando, pero construyendo encima un mundo completamente distinto.


En "Voyager" una pequeña nave de exploración se pierde debido a un "poder superior" a una distancia increiblemente lejana de casa, tanto que costaría incluso generaciones regresar al hogar a máxima velocidad si no encuentran una forma mejor por el camino.


Los creadores de Galáctica se arriesgan mucho al no caer en tópicos de malos contra buenos. Sino no tan malos contra no tan buenos, como también hiciera Straczinski en Babylon 5 y otras de sus obras.

Voyager tiene muchas similitudes con Galáctica, y puede que la frustración que sintió el guionista al no poder conducir la trama a su gusto hayan hecho de Galáctica una serie que rezuma libertad creativa al mismo tiempo que una increíble cantidad de medios para realizarla.
Durante la cuarta temporada de Galáctica la historia siempre ronda en torno a cuatro cylon de apariencia humana que viven de incógnito entre los humanos, temerosos de ser descubiertos, que deciden hacer como si no hubieran descubierto que ellos mismos son cylon. Pero el marco se estrecha y las probabilidades de que serán descubiertos son cada vez mayores mientras nos preguntamos sobre la identidad de un quinto cylon no revelado que puede ser absolutamente cualquiera.

La premisa de esta temporada esta trabajada desde el final de la temporada anterior, y al mismo tiempo se ve nuestro planeta La Tierra como algo lejano, inexistente, como si fuera un mito, desde el comienzo de la serie. Mientras se van desvelando detalles que crean la expectativa de ver llegar a los protagonistas a un mundo que creemos conocer.
Muchos científicos han disertado sobre el ansia de conocimiento empírico del ser humano. Y creo que por aquí anda también la clave sobre la que los guionistas han debido asesorarse ampliamente;

No buscamos saberlo todo. Solo buscamos saber.

A diferencia de lo que digo en mi presentación, no quiero comentarios para este artículo concreto. Al menos ninguno que contenga más spoilers sobre "Galáctica" porque tampoco quiero saber más antes de tiempo de algo que sigo como espectador pacientemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.