viernes, 3 de julio de 2009

Quién eres? ¿Qué quieres?

"¿Quién eres?" es la pregunta más antigua desde el origen del universo en la ficción de J. Michael Straczinsky, Babylon 5.

Es lo que pregunta el ser más antiguo al recién llegado.

Lo que preguntan los Vorlon constantemente sin esperar una respuesta inmediata. Porque antes es necesario re-educarnos para hablar su críptico lenguaje.

No puedes responder a la ligera que eres Bonifacio Dominguez, porque tu nombre no es lo que eres. Tu nombre es solo una forma de llamarte puesta por tus progenitores o heredado del nombre de algún otro, o de algún lugar.

Tampoco esclarece nada decir que eres Operario de mantenimiento de una empresa. Porque lo que haces tampoco define al individuo. La profesión es un hecho casual que no explica ni si quiera por qué se ha escogido la profesión.

La persona no nace sino que se hace. Se forja como una escultura de barro. O esa es la idea de los ancestros que quieren protegernos y moldearnos a su antojo. Sin embargo el caos previene que acabemos siendo todos exactamente iguales. Y se produce una evolución, un cambio o revolución.

Porque en lo que más pensamos no es en quiénes somos sino en qué es lo que queremos.

Ahí es dónde entra en juego el papel del cambio, que en Babylon 5 lo encarnaban las, aparentemente malas, Sombras; Aunque todos los personajes de la serie hacían cosas que según la perspectiva podían ser buenas o terribles.


"¿Qué quieres?". Las ancestrales "mamás" del universo querían saber lo que sus hijos más aventajados querían. Pero tampoco es una pregunta que pueda responderse a la ligera.


Cualquier respuesta puede esconder siempre un factor de egoismo e inmadurez. No importa que desees la paz en el mundo, riqueza para todos o simplemente ser feliz. Cualquier deseo tiene consecuencias directas en el futuro, y todo deseo que logres cumplir conlleva multitud de factores que escapan al ferreo control de lo que te define.

Eres lo que quieres ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.