domingo, 23 de octubre de 2011

Hiroshima mon amour

Me he levantado antes de sonar el despertador, y menos mal porque lo había dejado mudo por la costumbre de quitar el sonido en los trenes.

He visitado Den Den Town a velocidad de Maratón... algo que me persigue desde que llegué a Japón (Se habla del Maratón de Tokio 2012, en Kobe preparan uno pronto y en Osaka hay uno este mismo mes) antes de eso visité un Bic Camera y he ido a tomar un almuerzo al McDonalds. Un hombre se ha puesto al lado mía a probar una cámara mientras yo intentaba averiguar como abrir el dressing para la ensalada... y Zraasss! Un chorro directo casi a mi cara.... dos churretones de salsa bajaban por mi polo marrón y el hombre se partía la jeta de risa a la vez que abría un pañuelo húmedo que llevaba consigo y me limpiaba sin descanso. Me ha dejado tan mojado que luego he ido al baño a secarme.

Poco a poco me impregno (casi literalmente) de Japón aunque vuelvo a orígenes "neandertales" a poco que me cruzo con más españoles. (Y van 10 sin contar los que llevan viviendo años en Japón)

La forma de ser japonesa, tímida pero con caracter decidido de samurai, se vuelve chillona y socarrona.  Alguien me dijo hace 4 días que vernos hablar a los españoles a los japoneses les dará la sensación de que estamos enfadados... un poco al estilo -blaken blaken blak, del árabe.

Retomando el hilo, de pronto en el sur de Osaka y sin apenas ver la torre de Osaka me di la vuelta para intentar llegar a tiempo al hotel dónde dejé la maleta para que la guardasen y abordar el Shinkansen Sakura en la estación Shin-Osaka.

Con Google Maps y el Hyperdia en el móvil uno se puede orientar en un sitio donde no ha estado antes pero las lineas de tren requieren entrenamiento especial y tiempo; que por primera vez pensé que podía no ser suficiente para llegar al tren bala de Osaka a Hiroshima.

Pero llegué al anden con 11 minutos de antelación a la hora de salida. Y aquí, una vez más los japoneses me dieron una lección, en este caso de *Puntualidad*. Llegar 11 minutos *Pronto*, o más, no es puntualidad. El tren no había llegado. Después, con los nervios de la carrera que me había pegado consultando horarios de trenes y transbordos para llegar a la estación, aunque el resto de pasajeros que iban a subir se quedaban atras esperando pacientes yo entré cuando salió del tren el último pasajero y al ir hacia mi sitio reservado la revisora me dijo que saliera que iban a limpiar. Y ahi estaban tan campantes a 5 minutos de la salida del tren con todos los pasajeros fuera limpiando un tren moderno e impoluto, y volviendo el sentido de los asientos. Dos minutos después entramos tranquilamente y a la hora prevista el tren salió y llegué a mi destino.

A primera impresión me ha gustado más Hiroshima que Osaka. Aunque no creo que pueda compararse una cosa con otra. Pero todos estos días en hoteles similares con combini stores casi idénticos en cada ciudad a veces me hace perder la noción del *Lugar*. Sólo sé que estoy en Japón porque oigo y veo japonés por todas partes. Pero Narita, Ikebukuro, Kawasaki, Yokohama, Kamakura, Enoshima, Osaka, Kioto, y hoy Hiroshima y Miyajima; son "mucho Lugar" para ver en 6 días.

Mañana cruzaré el ecuador del viaje con un colofón planificado de mi viaje de lo más estimulante. Sólo espero encontrarme pronto una de esas bolitas de "La chica que saltaba a través del tiempo" para poder repetir estos días cambiando lo que ya haya visto por otros sitios por ver. Quizás la encuentre el día 27. B-)

El viaje a la isla de Miyajima, desde Hiroshima (que en el mapa parece que está cerca) puede durar cerca de una hora, contando el tren JR rápido y el Ferry JR a Miyajima que está a poco más de dos 2 Km de la costa. Ambos trayectos cubiertos por el Rail Pass.

Y una visita rápida pasando por el templo Shinto central (entrada adultos: 300 yen pero no hace falta pasar por él para ver la puerta desde los dos orillas) puede llevar hora y media a poco que pares a hacer fotos o vídeo a los ciervos (que llenan todo de caca y huele!) y el gran torii rojo en el mar. Sin parar en las tiendecitas a por omiyage (recuerdos).

La isla tiene un montón de atracciones más. Acuario, parques infantiles, teleférico a un parque con monos salvajes. Y las guias de viajes aconsejan pasar una noche ahí. Al irme me fijé que el ultimo Ferry salía sobre las 22 así que si me distraigo 3 horas me habría quedado en la isla aíslado de la gran Honshu. A merced de Los otros, pulsando tal vez una tecla cada 108 minutos; Y sin mi maleta. (Ya se me estaba olvidando hacer referencias frikis. Jeje.) Fue una imprudencia no fijarme en los horarios de regreso aunque estaba bastante seguro de que habría unos cuantos más despues de anochecer sobre las 17:30.

Despues de dejar la cámara y coger una chaqueta he ido a ver la zona friki de Hiroshima llena de tiendas de todo tipo; Nippondori y alrededores. Aunque algunas estaban cerrando. Al ser domingo fuera de las zonas comerciales me pareció que también habia bastantes comercios cerrados a mi llegada.

Otra cosa que me sorprendió al llegar a Hiroshima desde Osaka fue ver el estadio de Baseball lleno a rebosar de gente desde el tren. Y por lo que acabo de ver resulta que se ha celebrado un encuentro entre los Hanshin Tigers (Osaka) y el equipo de Hiroshima que tienen una histórica rivalidad (por lo que he podido intuir por personajes del manga Amasando Japan) y este habrá sido un partido casi equivalente a un Madrid-Barça.

Volviendo a la noche, he probado el Okonomiyaki en un complejo de restaurantes dedicados a esta especialidad con tres pisos llamado Okonomi-mura. (Gracias a Antonio y Ana? por la recomendación.)

Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.