domingo, 18 de diciembre de 2011

Un salón fuera de casa

Ayer hicimos un esfuercín y unos amigos y yo nos levantamos pronto para visitar desde por la mañana el Salón del Cómic de Zaragoza en plan consumistas compulsivos.

Lo primero que hicimos después de aparcar y entrar en el auditorio/palacio de congresos fue un vistazo rápido a los stands sin comprar nada. Sólo mirar. Pudimos ver comics de diversa índole, fanzines, manga y merchandising otaku.

Ayudamos a un amigo a participar en el Safari Fotográfico que organizó Studio Kat pero no fuimos lo suficientemente rápidos para encontrar una obra de Paco Roca y la "caja de navidad" que estaba donde comenzaba el Safari, en el stand de Studio Kat pero al final de la lista. -Ja, ja. Muy buena jugada. La próxima vez pasaremos de "spoilers" y empezaremos a leer por el final. ;)

Después de un baile de stepmania parecido a este compramos algunas cosillas.

No pude contenerme ante la mirada moe de Tsukasa Hiiragi. Aunque el mejor personaje de Lucky Star es sin duda Konata, pero ella merece una figura más grande y fiel que el pequeño llavero que compré. Pero el presupuesto no llegaba para mucho más.

Después de una visita al supermercado Xinhua, a 1 km del lugar, para aprovisionarnos de ramen y otras mercancías orientales nos dimos un "homenaje" comiendo en Wok Dinasty del Centro Comercial Aragonia y volvimos al salón.

Daba gusto entrar pronto porque no había mucha gente para curiosear entre stand y stand. Pero poco a poco se iba llenando el lugar y aumentando el ambiente de frikismo natural que reina en actos como este.

Algo más tarde de lo anunciado dio comienzo el concurso de cosplay que no estuvo mal del todo para la humilde capital maña. Los ganadores escogieron Trinity Blood para su disfraz y una canción de Kalafina para la representación. Su disfraz estaba bien currado y el premio fue merecido. No había segundos puestos pero cabe una mención especial por lo original y completo de las chicas que hicieron cosplay de K-on.

Para terminar la jornada en el Salón compré un pack de tomos para leer algo del considerado dios del manga Osamu Tezuka y abandonamos el recinto hacia otros lugares de la capital "oregonesa" para aprovechar que hacía unos cuantos meses que no la visitábamos.

En un Fnac encontré y no tuve más remedio que comprar "Kyoto para otakus". Un libro que complementa "Tokio para Otakus" de César Asencio y Laura Villanueva. Y que en parte inspiró alguna de las más interesantes visitas de mi viaje por Japón el pasado mes de octubre.

Finalmente acabamos la jornada en los cines Yelmo viendo a Tom Cruise en otra película más de Mision Imposible. Aunque el toque de J. J. Abrams y su productora "Bad Robot" estaba muy presente con la música de Michael Giacchino que adaptó la partitura muy bien y momentos "Xbox" (Kinect)  donde la música se paraba y el público del cine se quedaba en completo silencio, casi sin respirar. Porque realmente había escenas que dejaban sin aliento al más puro estilo de los clásicos de James Bond.

Por otra parte aunque tiene sus momentos divertidos creo que es una película algo larga y totalmente prescindible si se quiere ahorrar unos eurillos.

Y después de un largo viaje de vuelta, twits finales y a dormir con sueño pero contento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.