sábado, 10 de diciembre de 2011

Deadline

Cuando tienes un límite de tiempo es más difícil distraerse.

El tiempo echa un pulso al mundo mintras gira y gira sin que nadie pueda evitarlo. Algunos lo intentan parar. Seguro que sí. Pero todos somos como hormigas luchando contra las cataratas de Iguazú. El flujo del tiempo sigue su curso y no espera a nadie.

No importa que morir no esté en tus prioridades. Cuando te llegue la hora te llegará. Ay! Amigo! Y no sabes cuánto lo siento. Pero -el tiempo no espera a nadie-.

Cuando te pasas dos días procrastinando involuntariamente todo lo que llevas procrastinando voluntariamente durante semanas o tal vez años te das cuenta de que en realidad todo es cuestión de un punto de vista, un estado mental, o tener unas metas y prioridades bien definidas.

Tienen que ser unas metas realistas. Porque no es suficiente con proponerse llegar a la Luna si no hay antes unos pasos intermedios más sencillos. Y fáciles de abordar para una sola persona o grupo.

No tengo casi experiencia en trabajar con muchas personas. Casi siempre he trabajado solo y los trabajos en equipo en ocasiones me resultan algo estresantes. Aunque por lo general suelo disfrutarlos como el que más y suelo ser de gran ayuda cuando he colaborado en algún trabajo ajeno.

También he tenido gente a mi cargo. Pero me pesa mucho la responsabilidad. No sé ser jefe. No puedo asumir un fracaso propio, como para enfrentarme a uno colectivo.

Cuando trabajas junto a alguien tienes un modelo a seguir; y los estudios sociológicos mantienen que hacerlo así incrementa la productividad de tareas rutinarias. Tiene su lógica pues de otro modo te duermes en los laureles, y no hay nadie ahí para decirtelo. No te das cuenta del tiempo que malgastas en cosas sin importancia, y si nadie te vigila el "qué dirán" ni se te pasa por la cabeza para cumplir con tu trabajo en el plazo pactado.

El tiempo es un genocida que todo el mundo respeta queriendo o sin querer. Al tiempo le da igual lo que hagas con lo que dispones. Cuando se acabé se acabó.

Deadline. Plazo límite. Curioso nombre le han puesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.