martes, 13 de diciembre de 2011

Fenómenos paranormales

Lo que conocemos como sucesos extraños o misteriosos. Supersticiones, hechos asombrosos o milagros, yo siempre lo he llamado fenómenos para anormales.

No me malinterpretéis. Desde siempre he sido fan del género de la ciencia-ficción y la fantasía en el cine y en la TV. Ví E.T., el extraterrestre al menos seis veces cuando se estrenó en los cines. Y seguí la serie completa de Expediente X en TV.

Pero el género de los hombrecillos verdes, los fantasmas y bestias sobrenaturales, en especial cuando la historia carece de credibilidad por sí sola, y habiendo visto ya otras historias similares, cada vez me interesa menos.

Para que una de estas historias triunfe, para mi gusto, debe contener unas buenas dosis de originalidad o humor, que parece estar algo escaso en la parrilla de novedades televisivas o carteleras actuales.

La serie de televisión Heroes fue un caso de éxito (al menos al principio) por contar, sobre todo, con un trabajo de personajes muy bien desarrollado. El truco consistía en dar una dimensión extra al personaje, como alguien real, con problemas reales al margen de sus poderes especiales.

La aversión que empieza a producirme el género se debe a que algunos amigos y allegados con los que hablo parece que les gusta ver estas historias infantiles relatadas también en revistuchas, magazines radiotelevisivos de desinformación, o en charlas informales, como si pudieran suceder en el mundo real. Y en el peor de los casos van a convenciones, charlas "formales", sectas y se juntan con auténtios locos de psiquiátrico o incluso son ellos los que divulgan esa mierda fruto de cerebros reblandecidos.



Pero en muchas ocasiones por respeto te tienes que callar. No puedes decirle a alguien que te dobla la edad que es idiota. (Aunque lo sea. Hacerme caso. Es mejor así.)

Ovnis, vírgenes milagreras, curaciones espontáneas, dioses de mil y una religiones, vida después de la muerte, fantasmas, telepatía y un montón de cuentos de viejas, en ocasiones maquillados para que no parezcan lo mismo de siempre.

Cualquier fenómeno aparentemente inexplicable no me causa ninguna inquietud. Eso puede ser también signo de un tipo de trastorno definido en libros de psiquiatría. Pero si sólo tengo esa "enfermedad mental", creo que viviré muy tranquilo en un mundo donde realmente no pasa nada sobrenatural.

Quizás lo más extraño sea que hay gente que cree en cosas extrañas. Creencias sin finalidad práctica. Que a lo sumo les da una ilusión o temor que tal vez les impulse a contar cuentos más originales al ir de excursión por la noche.

Para mí todo tiene una explicación lógica. Y se vive más tranquilo pensando que no hay incertidumbres adicionales. Ya vivimos en un mundo muy loco como para volverlo todavía más por el fruto de mentes calenturientas.

Los fenómenos extraños en los que creo son comportamientos irracionales que la mayoría considera naturales. Violencia desmedida. Organizaciones ecologistas, clubs de fútbol e industrias del gas apoyadas por el gobierno. 
Eso sí es sobrenatural.

Es muy extraño que la gente no vaya tirando su dinero directamente a las papeleras de la calle y sin embargo juegue 2 euros, 6 euros, 20, 100 o más a lotería, quinielas o tragaperras aunque sea una vez al año, o con una frecuencia insostenible para sus economías.

Especialmente ahora, que conseguir un euro 
cuesta cien veces más que hace un lustro, da bastante rabia que la gente esté tan ciega para no ver que hay cosas mucho mejores que hacer con su dinero, por mucho que tengan.

Me parecen hechos sorprendentes que las personas se enamoren y tengan hijos. Sucede con frecuencia. Aunque las hormonas y un sin fin de factores difíciles de enumerar y coordinar se dan cita en el suceso. Quizás es que también se muestra en demasiadas películas con esas historias "increíbles" (y bastante cansinas, la verdad). La gente las cree y hace que sucedan.

Estamos ante una lucha entre fuerzas "invisibles" como son la Razón contra la Emoción. La lógica dice una cosa pero se siente algo diferente y hay que elegir. Por lo general mal. Pero si sale bien, a causa de una serie de coincidencias afortunadas, damos más crédito a lo "inexplicable" que a lo que está completamente ensayado, testado y comprobado.

Ahora toca ver otra vez el vídeo de Tim Minchin y su...



No abras tu mente demasiado o se te caerá el cerebro (Llévate a mi esposa)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.