miércoles, 14 de diciembre de 2011

Hacer números

Afortunadamente todo el mundo usa el sistema arábigo para contar el precio de las cosas.

Imagina que volvemos a viejas costumbres y las cosas empiezan a costar XL euros, o MMMDCC euros multiplicado por X. Y llévate los III euros y LXXXIV céntimos de cambio.

Estoy convencido de que algún dueño de banco le gustaría que volviera a enseñarse así en las escuelas para líar más al personal. E incluso cambiar a base 12 para hacerlo más "interesante".

Alguien me dijo una vez que los banqueros son nuestros amigos. Si tú no ganas, ellos no ganan. Pero permitirme que por un momento no sea tan ingenuo.

Los banqueros sin escrúpulos también cuentan con un factor imperceptible como es el tiempo. Otro invento maligno que ha sido alterado por humanos caprichosos y supersticiosos.

Un Trabajador Autónomo debe pagar a la Seguridad Social un mínimo de 278,44 euros al mes si quiere disponer de cobertura para contingencias comunes y un seguro (algo límitado) de desempleo para tener su pensión cuando toque. Esa cuota se corresponde al aproximadamente 29% de la base mínima por la que cotiza que serían unos 850 euros hasta un máximo (si se lo puede permitir) de unos 3200 euros al mes. El dinero acumulado en teoría sirve para pagar el sistema público sanitario y gastos sociales como subsidios y pensiones.

Este pago, no te puedes tomar vacaciones de pagarlo, es para toda la vida laboral si no se quiere perder derechos de lo cotizado. Y no se puede emitir una sola factura en nombre propio a alguien si cotizamos por regimen general, que es más barato.

Hay también un regimen especial para agricultores y otras profesiones especiales. Y un nuevo régimen para empleados de hogar (con un pago mínimo mensual de 164,20 euros a la SS. de los que el empleador debe pagar unos 136,92 y el empleado el resto, 27,28). Su base minima es de unos 750 euros y lo que cotiza a la SS supone en torno a un 19% de la base.

Pero permitirme centrarme en los autónomos, como yo, y volver a las pesetas un momento para ejemplificar números.

Así que pagamos algo más de 46.300 pesetas todos los meses del año para, si llega, ir cinco minutos a la consulta del médico en toda nuestra vida laboral. Porque dado lo mucho que tenemos que pagar no nos podemos volver a permitir perder 3 horas de nuestro tiempo en la sala de espera de un ambulatorio abarrotado para una consulta médica. Y, o dejamos de ponernos enfermos (como es voluntario...), o, si vamos sobrados, nos vamos por lo privado.

Entonces, donde realmente se quema este dinero no es en Sanidad sino en parados, viudas y jubilados.

Volviendo al tema del tiempo, sean cuotas de Seguridad Social, pagos de una hipoteca o el salario de trabajadores, en este país se suele cobrar siempre en mensualidades. Da igual que el mes tenga 28 días que 31. Y que haya cuatro o cinco domingos y más o menos fiestas de guardar tampoco parece importar a la hora de cobrar o pagar religiosamente. La cuotas como el abastecimiento de agua, el ADSL, el gimnaso o la tele de pago. Siempre cobran una cuota igual sea febrero o marzo; aunque el coste real de lo contratado no se corresponda con lo cobrado.

El año dividido en 12 es también algo aceptado mundialmente pero que está caduco, cuando podríamos tener meses matemáticos de 28 días, con cuatro semanas fijas de lunes a domingo; Eso si no abolimos también las semanas de 7 días, que también son un invento absurdo de la humanidad. Podríamos tener meses de 14 semanas de dos días, "viernes y sábado", por ejemplo.

Así que añadiendo al año simplemente un mes adicional. 28*13 = 364 días al año, que se podría corregir fácilmente con el tiempo astronómico con bisiestos. Igual que 2012, que tendrá un día más de lo habitual pero el salario de febrero para los trabajadores por cuenta ajena será igual que si el mes hubiera tenido un día menos.

Volviendo a la realidad, la economía global, o al menos la nacional, nunca progresará con una mentalidad que rehuye calcular el precio y coste real de las cosas teniendo en cuenta su valor en el tiempo. Especialmente en los pagos a plazos.

Una persona tampoco debe cobrar paro, o simplemente no pagar Seguridad Social, como todos los trabajadores, a la vez que hace trabajos a un coste inferior de lo que le cuesta al trabajador legal que paga costes sociales e impuestos.

La economía sumergida supone una lacra al país porque hay más sinvergüenzas que otros paises (aunque ni el más estricto y serio de los países es inmaculado, y muchos de los de aquí son de poca monta en comparación con otros), quizás contagiados por tantos y tantos casos que se escuchan a diario. Mangantes. Malversadores. Comisiones. Sobornos. Trajes. Recalificaciones. "Poco ejemplares".

Pero si hubiera una oleada de ética, cordura, equidad y conocer el valor de las cosas; Todo podría cambiar poco a poco. Y no sería muy diferente de lo que ha sido hasta ahora. Las cosas buenas serían más caras y las menos buenas menos caras. Pero no habría descontentos, trabajos basura, ni tantos y tantos ciudadanos indignados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.