viernes, 30 de diciembre de 2011

Se acabó

Se acabó el Diciembre Bloguero. Han sido 30 días escribiendo sin parar. Y con el de mañana serán un total de 31 artículos escritos de forma auto-impuesta.

No es que me haya devanado mucho los sesos. Creo que no he parado de hablar de las mismas cosas que he hablado siempre a lo largo de los últimos años en este mismo blog. Es posible que hasta me haya "plagiado" a mí mismo en más de una ocasión dentro de estos últimos 30 artículos.

Lo que más me "auto-sorprende" es que la mayoría de artículos hayan sido etiquetables dentro de la categoría "sociedad"; reina indiscutible de mis posteos en el blog. Teniendo en cuenta que no estoy especialmente interesado en el mundo de la sociología.

Después de esa etiqueta están muy próximas las de psicología o filosofía. Y son cosas que nunca he estudiado en serio. Sin embargo creo que tengo alguna predisposición a ello.

El número de relatos de ficción que he escrito es bastante escaso. Apenas llega al 10%  de los artículos.

He usado varias veces el que sería "último recurso" del #DiciembreBloguero. Compartir fotos o vídeos de mi viaje a Japón. Estoy seguro de que muchos desean ver más del viaje, y yo soy el primero que lo desea compartir. Pero es probable que no comparta casi nada nuevo hasta al menos dentro de un mes más. Y es que, hasta que no reciba lo que me mandé de allí, me faltan materiales para hacer un trabajo exhaustivo incluyendo fechas y costes exactos de mis gastos.

He contado alguna que otra anécdota personal, como se supone debería ser un Diario / Blog en el sentido estricto de su significado. Aunque poca gente hace eso en los blogs.

Lo que creo que no logro del todo es escribir desde un punto de vista objetivo o constructivo. Aunque creo que no me he pasado nunca de la raya.

Algunos exabruptos sí que he soltado. A veces intencionadamente para provocar.
En busca de algún comentario o respuesta afín, o en contra.

Pero ya he explicado alguna vez que no hice el blog para que fuera leído por otros como meta principal sino más bien para mi propio disfrute, como ejercicio personal. Porque me gusta echar atrás y recordar lo que escribí hace tiempo.

Mirando estadísticas, hay algunos posteos de años atrás que son bastante mejores que lo que he escrito este mes en general. Me sorprende que el artículo sobre Anime que escribí hace casi tres años reciba cientos de visitas al mes aún hoy día, mientras el resto del blog va a un ritmo de lectura más modesto.

También me resulta curioso e incluso molesto la cantidad de "dentistas" o aprendices de dentista que se pasean por los artículos de mi blog en busca de alguna información "académica" por lo que escribí en 2008 cuando iba narrando el tratamiento al que me sometí a lo largo de varios meses. Lo borraría para eliminar ese tipo de visitas pero por lo general lo contaba de forma amena y original; y está integrado con otras actividades interesantes que hice por entonces.

Otro dato sorprendente es que en Otro Blog de Anime uno de los artículos más visitado es el de un tomo suelto de un manga, Servicio de Entrega de Cadáveres Kurosagi (vol. 2), que en España aún no ha pasado del tomo 11, aunque en Japón vi que ha salido incluso un manga spin-off de la misma serie. Las visitas a la reseña de ese tomo manga han superado en las últimas semanas incluso a la única reseña de un anime hentai que hemos publicado en el blog colaborativo.
Es hablar de tet4s y recibir una horda de fanáticos del pr0n. Je.

Si comparto el blog con todo el mundo es porque también me gusta comunicarme y recibir comentarios, como a cualquiera; críticas o alabanzas (Aunque sin pasarse; que no me gusta que se me moje el culo.).

Al escribir imagino que hablo con el mundo entero o con personas de unas ideas o gustos concretos. Y discuto con todos o comparto pasiones comunes.

Pero si no hay comentarios, al final, da la sensación de que hablas con la pared y eso no motiva mucho.

Pero vamos, que me da igual. (póngase aquí la cara de Yao Ming). Blogs mucho mejores están también criando telarañas en su sección de comentarios así que no me puedo quejar. Porque la verdad es que este se lee; que ya es bastante. Y hay algo de feedback en el mismo blog y en otros medios como el amado Twitter. Aunque nunca me parecerá suficiente. Je, je.



Nos leemos mañana. No sé ni yo sobre qué escribiré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.