martes, 5 de junio de 2012

Tudela

Escribo este artículo sobre mi ciudad natal porque parece que no había escrito ninguno sobre ella.

En esta ocasión, no quiero ensalzar "nuestras" verduras, famosos arquitectos, nuestro cine, fiestas, eventos u otros intereses histórico-artístico-culturales de la población. Nada.

Quiero explicar lo que representa una "ciudad natal" como ésta para mí.
  (2011 - Escorzo Films. M.I. Ayuntamiento de Tudela)

Por lo general tiendo a restar importancia a mi ciudad natal, y a mi país de origen, al haber visto tanto mundo. Quizás no he visto tanto como los que viajan más o ni siquiera residen en Tudela pero se pasan la vida con nostalgia de volver a "su tierra"; Pero como la canción I've seen it all de Björk, he visto paredes y aunque no haya estado en la Gran muralla china, soy capaz de imaginar como sería estar en lugares como ése.

Tener parientes de otros paises y haberlos visitado creo que me distingue de los que hablan siempre de que "la iglesia de su pueblo es la mejor del mundo". O no paran de hablar de su localidad como si no hubiera nada más allá.

Donde más me eduqué socialmente fue en la cosmopolita ciudad de Barcelona donde estudié durante algo más de tres años, mezclándome con otros estudiantes y trabajadores del lugar y de orígenes tan diversos como el Pais Vasco, La Rioja, Alicante, Colombia, Francia, y otros países extranjeros, como Madrid. (es coña, pero no demasiado. Madrid no es España. ;)).

Fue precisamente estudiando fotografía en Barcelona donde un profesor destacó que a la hora de escoger qué fotografiar solemos tener más curiosidad por una ciudad ajena que por la propia. ¿No es así? Seguro que muchos de los tudelanos que pasan por su peculiar Plaza de los Fueros, primero ni se dan cuenta de lo peculiar que es, dado lo acostumbrados que están a verla siempre igual. Y, segundo; ni se dan cuenta de los detalles que contiene, que un buen fotógrafo de fuera quizás sí destacaría en sus fotos.

De lo peculiar que es esa plaza cuadrada con sus balcones empecé a darme cuenta hace unos años cuando invité a amigos de fuera a tomar algo en la terraza de uno de sus bares y uno llamó por teléfono inmediatamente desde allí para contar todo detalle acerca del lugar en el que se encontraba.

También recuerdo una anécdota de la mujer de un amigo que cuenta como se asombraba su hijo de pequeño al pasearlo con el cochecito bajo el arco lateral de la catedral y admirar con ojos curiosos una arquitectura majestuosa y atípica de la ciudad.

Consciente de éso, y aprovechando la polémica que suscitan las fiestas taurinas que, nos guste o no, tienen identidad propia en Navarra y (aunque suene tópico) una tradición muy arraigada; hice este vídeo hace unos años entre otras cosas para mostrar a los tudelanos más escépticos que los toros llevan siglos entre nosotros y pasamos todos los días delante de ellos y ni nos damos cuenta.



Por lo general las tradiciones locales, y folclore de cualquier región, tiende a aburrirme soberanamente. Hace años que, por conflicto de intereses, me pierdo la mitad de las fiestas mayores que suelen coincidir con otro evento al que asisto habitualmente. Muchos amigos no han venido conmigo porque prefieren estas fiestas donde el alcohol y el desenfreno fluyen sin control. -Claro; Igual ibas a pillar cacho y te lo pierdes... O una cirrosis. (fin del comentario sarcástico)

Pero aunque somos una ciudad con muchos puntos positivos. Lo de "ciudad" nos queda un poco grande. Tenemos ideas de ciudad. Cultura de ciudad. Mucha fusión cultural de emigrantes, de dentro y fuera del país, que se adaptaron a Tudela. Pero realmente no le veo atractivo a una ciudad que en 30 años lo único que ha crecido es en el número de supermercados y bancos. Con escasa oferta de ocio, cultura y servicios, pues hay mayor población concentrada a 90 Km. al norte, este y oeste (Pamplona, Zaragoza, Logroño) donde resulta más rentable montar grandes comercios. Y precisamente Navarra no es un "target" muy apetecible por su escasa población, aunque sí por su alto nivel adquisitivo. Pagamos más que los demás por mismos productos o servicios. Así de "tontos" somos.

Afortunadamente, nuestra situación geográfica en el eje del Ebro y conexión con Francia via Pamplona/Pirineo navarro es algo que muchos han sabido aprovechar. Y prosperan ideas de negocios y polígonos industriales y logísticos. Pero falta la eternamente demorada estación de tren de Alta Velocidad. Que, ya puestos, yo ya aguardaría al MagLev. Que ya toca.

En contra del progreso de esta ciudad han estado los viejos pequeños y medianos comercientes y sus lobbys representados y "titereados" desde Pamplona. El lento proceder del ayuntamiento para salvar trabas burocráticas a grandes negocios interesados en instalarse. Como el caso de E.Leclerc, que salió huyendo antes de escaldarse. Y hoy, en su lugar tenemos un Carrefour más pequeño que el de Úbeda por el sin fin de trabas que les pusieron. A Decathlon les hicieron tres cuartos de lo mismo que a Carrefour. Pero no voy a negar que poco a poco van llegando inversiones a la zona que hacían falta. Sin embargo, aún no tenemos una sola galería comercial a la que puedas IR a pasar la tarde, como por ejemplo el Centro Comercial Arcca de Calahorra.

Nunca tendremos grandes paseos, cines y un puente en la bahía hacia una isla artificial porque no tenemos mar. Si lo tuvieramos, habría más población, más servicios y seguro que menos tranquilidad en verano como contraprestación.

Trasvase del Ebro a las Bardenas Ya (Coña número 2).

Y hasta aquí escribo hoy.

Puede que no vuelva a escribir en el blog sobre Tudela en otros 5 años que hace que inicié éste. Aunque un día me gustaría recuperar algunos vídeos privados que hice hace muchos años que creo llegaron hasta una tercera parte de "Tudelitis".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.