martes, 17 de julio de 2012

Japón 2011 -día 2-

Lo siguiente es casi un copia y pega de lo que escribí en su día, pero lo completo un poco y añado más fotos, como haré en siguientes posts relatando el viaje.

El miércoles 19 de octubre de 2011. Fue mi segundo día en Japón, pero el primero "normal" de turismo, sin el ajetreo de un recién llegado. 
Antes de despedirme de Ikebukuro y Tokio, hasta mi regreso una semana después, comencé la mañana con un desayuno continental que me había reservado para empezar el día con energía en el hotel Grand City.

Fui a la estación de Ikebukuro y me dirigí hacia Kawasaki. Primero con la línea Yamanote y luego con otro tren hacia Kawasaki. En la Yamanote me sorprendió que un japonés de mediana edad contestase un móvil en voz alta. Todos los japoneses le quitan el sonido en los transportes públicos y no hablan con él. Sólo mandan mails, tuits, juegan o escuchan música con cascos.

El tren a Kawasaki, a medio camino, empezó a ir más despacio de lo habitual y parece que llegamos con algo de retraso al destino. Luego me contaron que alguien se había tirado a la vía.

Dejé mi maleta en consigna y me acerqué a conocer a Iñaqui que trabaja de cocinero en un restaurante español de Kawasaki. Después de comer, me acompañó a Yokohama y mientras lo visitábamos me habló de sus primeras visitas al barrio chino, que ostenta el título de segundo "barrio chino" más grande del mundo, casi idéntico al mayor del mundo en San Francisco.

Después, Iñaqui regresó a su trabajo en Kawasaki y me dirigí a Queen Square en Minato Mirai, donde dejé mi maleta en consigna; para lo cuál tuve que lograr monedas con el cambio de una máquina expendedora de bebidas (una de tantas en Japón). Compré una "Kamen Cider" con decoración de Kamen Rider, que aún conservo sin abrir, y era de los refrescos más baratos que había en esa máquina; 100 yen.
De allí anduve hasta Osanbashi Pier pasando por Akarenga Souko (Red brick warehouse - Los almacenes de ladrillo rojo). Y quedé anonadado por la vista de la zona moderna de Yokohama, con la torre Landmark, la noria y el edificio Pacific al fondo. Y los colores del atardecer. Eran de postal pero a simple vista, sin filtros de color. No me lo podía creer.
Al volver, subí 275 metros en 40 segundos. En el ascensor (elevator) que alcanza 700 metros por minuto en algún momento, embotándose un poco los oídos, de la Torre Landmark. Y es probablemente el más rápido del mundo. En el edificio más alto de Japón con un obervatorio en la planta 69F (Lo que en España llamaríamos un piso 68° porque en Japón la planta baja empieza a contar como piso 1; 1F. Y un sótano empieza a contarse como B1F, B2F, etc Aunque creo que es algo que tiene bastante lógica y te acostumbras pronto.)

Desde la torre Landmark pude ver la Torre de Tokio a lo lejos y todo el paisaje urbano nocturno de alrededor. Y me encontré 4 malagueños y malagueñas, que estaban casualmente en el mirador, que me contaron que ese día tuvieron una experiencia "Matrix" al ver salir montones de Salaryman vestidos de "Agente Smith" en la estación de Tokio en hora punta.

Antes de abandonar la torre Landmark visité un poco su centro comercial donde entré en una Jump Shop llena de manga (aunque no tan grande como un Mandarake y otras tiendas que visité después) pero sí con muchas cosas frikis de merchandising de One Piece, Bakuman, Naruto, HunterxHunter, Bleach, etc etc etc etc. Pequeño Paraiso otaku. Me compré los manga originales Bakuman 1 y el último que había salido, el 15. Y un nendroid de Eiji Niizuma. También compré un llavero de One Piece para un pariente fan de la serie.

Esa noche cené en McDonalds. No tuve suficiente imaginación o estaba muy cansado para buscar algún lugar distinto. Aunque en el restaurante español de Kawasaki ya había comido al estilo "japonés". :)

Tras recoger mi maleta de la consigna me dirigí al segundo hotel de mi viaje, que tenía reservado en Yokohama para dos noches.

Tras dejar la maleta en el hotel intercambié algunos emails con Ale, de Alicante afincado en Fukuoka, que me estuvo apoyando durante las dos semanas de mi viaje, aunque sólo nos vimos el lunes 24 para comer y pasar la tarde. Entonces me ayudó a encontrar un Yodobashi Camera en Yokohama que abría hasta tarde.

El Yodobashi era un paraíso geek aunque no tuve tiempo de entretenerme a verlo con calma y fui directamente al mostrador de la zona de accesorios que buscaba. Una segunda batería de repuesto (para tener tres) para mi vídeocamara Toshiba. Me dijeron que Toshiba ya no hacía vídeocamaras (o quizás se referían a ese modelo) pero podía usar una batería compatible marca Pentax. Después me dijeron que no tenían disponible al interpreté español (tampoco hacía falta :)) pero me explicaría algo el de portugués "que es parecido", me dijo.  :) Tras decirme que -debía recargar la batería del todo antes de usarlaー pagué y volví al hotel. 

Solo llevaba dos días en Japón y ya sabía que mi próximo viaje sería igual de fantástico que lo estaba siendo e iba a ser este. Sin temor a que Gojira haya acabado con un país de fábula que no me defraudó nada más llegar, ni en ningún otro momento. Y sin incertidumbre de que alguien cualquiera, como yo, pueda hacer vida normal, o de turista, aquí.
Japón 2011 -día 2-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.