sábado, 28 de junio de 2014

Publicidad

Creo que una de mis obsesiones es la forma en que personas débiles o cosas de poco valor aprovechan no su propia debilidad o inutilidad sino el hecho de que al compararse con otros salen perdiendo y que la gente se pone en masa de parte del perdedor para volverlo inmediatamente en ganador.

Denunciar una situación de injusticia, me parece necesario en muchos casos. Pero se debe considerar que el resultado de la denuncia en ocasiones puede tener consecuencias algo desproporcionadas para el denunciado.

Estoy seguro de que hay estudios sociológicos sobre el tema. Y que Gandhi es uno de los paradigmas del estudio. Al ser el mayor chivato de la historia mundial, promotor de desobediencia civil, capaz de mostrar al 4º poder, la prensa internacional, como recibían su ración de jarabe de palo por hacer algo que estaba prohibido (aunque en otros países no); Y logrando así acabar con unas leyes injustas en la India. Y un paso más en el desmoronamiento del imperio británico.

Pero, el caso es que, hay quien aprovecha intencionadamente su debilidad al compararse con otros productos para vender falsos medicamentos, como la homeopatía. Y lo logran simplemente porque hay mucha gente que está en su contra. Por mucho que la gente con sentido común proteste ante el sinsentido y falta de estudio científico; Cualquier declaración en contra de lo que otros dicen que "les funciona" no es más que ayuda extra para promocionar al que debería ser ninguneado y condenado al mayor ostracismo posible.

Así es como se ganan simpatías la industria del tabaco, las congregaciones religiosas, el consumo de alcohol, la apuestas deportivas. Y montones de costumbres más o menos arraigadas que realmente no hacen ningún bien a nadie. O, mejor dicho, enriquecen a unos pocos a cambio de hacer mucho mal a muchos.

De modo que hablar mal de cualquier cosa es contra-producente. Y se produce la paradoja de que no puedes quejarte de algo que sabes que es malo porque les estás haciendo un favor. Les haces publicidad.

Lo mismo pasa con la política. Los políticos actuan siempre de la misma manera sean del color que sean porque las leyes les obligan a comportarse así según sean gobierno u oposición. Pero dar imagen de diferencia, con ayuda del 4º poder, o medios de desinformación masiva, ayuda a extender debates que les dan publicidad tanto al "malo" como al "bueno"; Cuando en realidad no importa quién nos represente mientras realmente haga lo que necesita la mayoría para progresar en su país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.