miércoles, 2 de junio de 2010

En qué mundo (musical) vivo

Via Twitter alguien me hizo notar que no estoy muy puesto sobre el panorama histórico-artístico musical español y en especial del de las regiones más próximas tras ver el concierto de Bunbury 3D en un FNAC de Zaragoza.

Esto más bien se debe a una falta de interés en recordar nombres, procedencia y algunos detalles de los artistas de un grupo conocido, o solistas de temas que he escuchado en pocas ocasiones.

Pero no significa que no conozca nada de nada. :)

Supongo que no soy el único que desconoce el nombre de la primera vocalista de Nightwish. (Podría tirar de Wikipedia pero voy a pasar de éso por ahora. Si alguien me lo recuerda igual me suena...) Y es que no he oído a mucha gente decir -A mí me gustaba Nightwish cuando estaba Tarja Turunen- (ah! Ahora entiendo porque no me sabía el nombre... qué complicado es el finlandés! ;)) sino que dicen -me gustaba Nightwish con la antigua cantante-.


Para que la memoria funcione hay que ejercitarla y como generalmente me dedico a repetir las mismas rutinas año tras año no hay hueco para meter mucha información que desconozco. Temo que cuando aprenda japonés se me olvide el castellano. ;)


Por seguir un orden cronológico voy a tratar de recordar lo que escuchaba en mi infancia hasta la actualidad. Alguno se echará unas risas y otros se solidarizarán con la nostalgia.

Mis primeros recuerdos musicales supongo que serían los de mi madre dando clases de piano o danza.
Hoy pienso que un solo de piano tiene más fuerza que una orquesta sinfónica completa, sin desmerecer a la segunda.

A los seis o siete años me ponían unos LPs con los típicos grupos infantiles como Parchis, Arco Iris,... Recuerdo una larga temporada de madrugones para ir al colegio con Tablas de multiplicar cantadas, o el Te tienes que levantar, o el Sopa de Amor de Antonio y Carmen. De ese famoso tema algún amigo mío ya se burlaba; Quizás él se creía ya demasiado maduro para esas canciones infantiles pero ahora se dedica a perseguir a un tipo con sotana blanca, antiguo miembro de juventudes hitlerianas, por todos los rincones del mundo. Yo creo que no ha madurado mucho. ;)



Mi hermana o hermano mayores ya me llevaban 7 u 8 años de ventaja en culturizar su oído y de refilón me alcanzaban algunos temas dentro de sus gustos musicales con grupos setenteros como Boney M., Bananarama, Supertramp y Pink Floyd.



De todos modos yo seguía queriendo ser yo mismo y escuchaba músicas de dibujos animados y otros programas infantiles de TV que a veces se recopilaban en cassette. Puede que aún conserve uno de esos casettes con temas de Banner y Flapy, Orzowei, Sandokan, Comando G, y un sin fin de músicas de drama y fantasía.



La serie de animación Don Quijote y Sancho Panza tenía un tema que El Reno Renardo, 30 años más tarde, ha convertido en épico.



El año pasado, inaugurando la Encounter. Ojo! Letra explícita:


Después llegaron culebrones televisivos como Dinastía, Falcon Crest, Vacaciones en el mar, El equipo A, El gran heróe americano, el coche fantástico y muchas series que nos pegaron el culo al sillón un tiempo más.



Mi acercamiento al cine al principio fue algo tímido, incluso asustadizo. Pero después de ver seis o siete veces E.T. aún tardé tres o cuatro años más en darme cuenta de lo grande que es el cine. Y por esa época también empecé a coleccionar música de cine e incluso cintas de efectos sonoros.

En el 84 se popularizó un tema de Ray Parker (¿así se llamaba el artista?) que aún sigue vivo en la memoria de muchos mozalbetes de la época que vimos en el cine a los Cazafantasmas armar un buen revuelo en Nueva York. Who you gonna call?


Ghostbusters theme [Grooveshark]

El crítico Carlos Pumares sonaba casi todas las madrugadas en el programa "Polvo de Estrellas" de Antena 3 (radio) y quizás tuvo algo de culpa en que empezase a tenerle algo de manía a John Williams, dentro de lo que representa para la música de cine, después de "amenazar" con jubilarse tras La lista de Schindler y no cumplirlo.



Pumares comparó dos cachos de la música de E.T. y de El turista accidental; y mostraba todos los pasajes virtualmente idénticos que denotan el estilo fanfarria de Williams e incluso la escala músical y melodias empleadas.

Ya por entonces había escuchado música de Danny Elfman, un genio aventajado dentro del mundo de la música de cine, aunque tardé bastantes años en conocerlo por su nombre y su obra.

Además de Scrooged, lo primero que me impactó del músico (suena en el minuto 6'43" del siguiente vídeo), compuso la música para Eduardo Manostijeras, Bitelchus, Batman, Razas de noche, El ejercito de las tinieblas (cabecera), Cuentos asombrosos, Pesadilla antes de navidad, la novia cadaver, Charlie y la fábrica de chocolate, Alice in wonderland, y un largo etcétera que, en fin, merece post aparte.



Sin dejar de lado la música "normal" que escuchaban los jóvenes "normales" de mi edad a mis 13-16 años compraba recopilatorios de éxitos en cassette o CD, como los Boom 5, 6, 7... y así cada año. Ahora mismo me he encontrado el Boom 3 en cassette! Que incluye el famoso "rickRolled" memetizado por la red más recientemente:



Algunos amigos ya por esa época eran algo más heavys y escuchaban música más cañera. Yo en cambio me aficionaba un poco al hip-hop, al techno y músicas de remixes. Así como algo de rap con letras más o menos soeces, para según qué estado de ánimo.



Un tema que recuerdo con el toque de nostalgia de un momento emocionante en mi vida sonaba el último día de clase al terminar la E.G.B. donde todos los alumnos del curso nos reunimos con el tutor (poeta, gran profesor de matemáticas, ciencias, plástica y de vida) en una clase grande y luminosa; y celebrábamos la fiesta haciendo sonar el tema de Tino Casal (ni idea de su nombre por entonces, me sonaba pero si no lo miro ahora tampoco lo recuerdo. Lo que importa es el título de la canción), Eloise.



Con la llegada de mi primer ordenador adelantado a su tiempo (que largo se está haciendo el año 89 y circa), el Amiga 500 (y los modelos que lo sucedieron) la música de Bandas Sonoras de Cine, Mecano, Booms de éxitos, hip-hops y remezclas empezó a ser reemplazada por música de monstruos de la demoscene que componían módulos protracker de 4 canales stereo o incluso retro-música en formato SID y similares con instrumentos chiptuneros.

Los estilos eran muy amplios. Desde música orquestal o estilo new age, baladas de piano a otras con más caña con temas bakaladeros procedentes de sceners valencianos o el doutch-techno más salvaje que hayáis escuchado jamás.

Tápense los ojos los más sensibles, porque voy a citar una letra de canción que unos 15 años más tarde de escucharla aún recuerdo palabra por palabra...:

"Te voy a arrancar las tripas y te las voy a meter por el *lo pedazo de hijo de la gran *rra"; Dicho todo seguido sin parar a respirar y de un tirón.

Este fragmento pertenece a una canción que se titulaba "El espíritu de Hitler" (Explicit!!) y empezaba preguntando si estaban aquí para bailar o iban a estar *diendo toda la *ta tarde, atajo de *erros! xD




Los demosceners combinaban la música de sus musicians, con los gráficos de sus "graphicians" y lo mostraban todo en real-time en Demos increibles que se generaban cual video-clip en nuestros monitores o en la pantalla gigante de la demo-party de turno:



Hoy día siguen realizándose demos, intros y otras obras de "electroarte" que exprimen la capacidad ya no de las máquinas de las que disponemos hoy día sino de los propios creadores con talento que se empeñan en expresarse por lo general en donde nació esta corriente artística que es el norte de Europa, España y Portugal.



Verlo en Demoscene.tv

Y tras una década de alegrías con el ordenador Amiga entramos en tiempos oscuros de paso al PC, mucho currar, 11S, 11M, 7Js, "No a las guerras" y "Prestiges", Aznares, Huseines, Berlusconis, Binladens y Bushes, y algún allegado con larga enfermedad, que hace que mi memoria prefiera olvidar.

Al llegar 2007 poco a poco me metí de lleno en el mundo otaku y se puede decir que hoy día el 80% de la música que escucho no tiene nada que ver con todo lo anterior.

A comienzos de 2007, dejándome llevar un poco por la moda de algunos otakus que bailaban con extrañas plataformas o alfombras de baile a juegos musicales, empecé a bailar temas de música anime sin haber visto la mayoría de las obras que bailaba pero que más tarde empecé a ver con algo de curiosidad y mordí el anzuelo de Japolandia!



Kenji Kawai ya había sonado entre mi repertorio de Bandas Sonoras de Cine pero ahora cobraba más fuerza al estar también involucrado en otro tipo de Bandas Sonoras; las del Cine y Series de TV de Animación. El anime me empezó a pegar fuerte (revisar este blog que tendrá más de una referencia de lo que estaba viendo a partir de 2008, cuando se comenzó, casi a la vez que el dedicado al anime Otro Blog de Anime) y con cada serie había un opening y un ending asegurado, multiplicado por el número de temporadas o cambios de ritmo añadidos a la serie que por lo general implican un cambio en las canciones.


Mushishi (Opening) [Grooveshark]


The Sky Crawlers (Kenji Kawai) [Grooveshark]

Kenji Kawai también merece post aparte por sus aportaciones en Ghost in the Shell, Innocence, Higurashi no naku koro ni, la película Sky Crawlers y otras partituras. Pero si hay una diosa entre las diosas de la música para anime esa es la compositora, productora musical y teclista pelirroja (natural?) Yuki Kajiura.


Mezame (Yuki Kajiura / Anime: Mai-HiMe)

Yuki Kajiura ha hecho la música para varias series juveniles con una gran profundidad y estilo propio. Su música incluye una estupenda selección de vocalistas, y un J-Techno-Rock acústico con toques de violín, sintetizadores y guitarras.

Y si alguien piensa que lo de antes es lo más que ha podido dar Yuki Kajiura, se equivoca de pleno; También de un spin-off/secuela de la serie anterior, tenemos esta joya, Materialise:


Materialise (Yuki Kajiura / Anime: Mai-Otome)

Dejando por un momento el olimpo de los dioses también tenemos temas musicales más modestos pero que también llenan de vitalidad dentro de su estilo. Por ejemplo: Sakura Saku como opening rockero de la serie Love Hina. O Sakura Saku como tierna balada o canción de cuna:



Esta canción en su versión más rockera ya la bailaba antes de aficionarme al anime. Y siguiendo con el DDR (Dance Dance Revolution), el año pasado seguí cultivando mi afición por el juego de baile y me tocó competir con una canción (que escogí sin haberla bailado antes) que no era de un anime pero que al vencer (de pura casualidad) a una veterana del juego, que lleva invicta varios años, se convirtió en una de mis favoritas (sobre todo por la cara de mala leche que puso al perder el primero de dos temas a elegir por cada contrincante. Después me arrasó, pero me quedé igual de feliz ;)), además la canción Shima Uta tiene detrás una curiosa historia de la adaptación para himno de Argentina en el mundial de futbol Corea-Japón cantada en japonés por un no-japonés, Alfredo Casero (además tocayo) La canción original es del grupo de j-rock The Boom hecha en los años 90 con un toque melancólico hacia los hechos acaecidos en Okinawa durante la II Guerra Mundial y con un toque ecologista, o sintoista (diría yo).




En terrenos de series de shonen-ai (chicos que se gustan), le di una oportunidad a Gravitation, especialmente por ser una serie recomendada de humor histriónico y su música pegadiza, aunque el otro ingrediente... igual hasta me acostumbro si no se sale de la ficción animada. ;)

The Rage Beat (Kinya Kotani / Anime: Gravitation)


Para contrarrestar, también escucho al jugar a Stepmania a estas famosísimas quinceañeras japonesas que marcaron la moda que sigue hoy día en el candelero de las discotecas Para-Para de Tokyo que son la música de "ending" del anime de estilo ecchi Ichigo 100%.



Subiendo puestos en la lista de más bailados por su menor dificultad o ritmo mejor marcado están algunos temas de Higurashi no naku koro ni, el video juego de Mai-HiME (Last moment, de las Yousei Teikoku) y el estrambótico anime Getsumen to heiki Mina:


Lights, camera, action! (HALCALI / Anime: Getsumen to heiki Mina)

¿En qué mundo vivo? :) En el de Bunbury y su generación ciertamente no. Desde luego.
Pero no le hago ascos a casi ninguna música que caiga por mis orejas.

Más música a saco:

Mi playlist "musical" de lo encontrado por YouTube en los últimos años (aún perduran unos 88 clips, pero el incrustado a continuación solo muestra los 36 primeros disponibles, que no han sido borrados por sus usuarios o los sobreprotectores de la propiedad intelectual):




Mi canal Last.FM: http://www.lastfm.es/user/freddyncalm (Hace tiempo que estoy registrado pero no le pillo el tranquillo del todo)

Mi perfil Spotify: http://open.spotify.com/user/freddyncalm

Si falla algún vídeo de los incrustados (youtube es muy sensible con estos temas) avisa con un comentario para poder corregirlo. Domo Arigatou.
Actualización [24 sep 2011]: Por ahora, y hasta que no lo derribe algún desaprensivo de alguna multinacional, lo que mola para música es Grooveshark. Aquí está mi perfil Grooveshark me gustaría que alguien me agregase y me compartiera su música como hago yo.

2 comentarios:

  1. WOW! Menudo repasillo, pero muy interesante, hay tantas cosas que podría comentar... pero me quedaré con el "mi abuela", hacía millones de años que no escuchaba esa canción, ¡qué risa! xD

    ResponderEliminar
  2. Verdad. Me acordé al hablar de "rap". Creo que lo tenía en alguno de esos discos recopilatorios.

    ResponderEliminar

Comentarios de humanos, bienvenidos.