jueves, 1 de octubre de 2009

¿Qué ves aquí?

"Tekkon kinkreet" es la historia de Blanco y Negro: Dos niños huérfanos que viven en un conflictivo barrio conocido como "Treasure city".

Esta película fue llevada al cine en 2006 por el director estadounidense Michael Arias auspiciado por los estudios japoneses de animación "Studio 4ºC" con la ayuda de todas las productoras de la industria de animación japonesa y parte de sus semejantes asiáticas.


También tuvo ayuda del creador del manga original, Taiyô Matsumoto. Y, entre otras envolturas, su música  magistral fue aportada por los británicos "Plaid" sumidos en la estricta forma de trabajar japonesa, que no deja mucho margen al error ni la pereza.

Reciéntemente he visto el fantástico documental, incluido con la película, que narra en unos 43 minutos el detallado diario de 300 días, siguiendo al director minuto a minuto, desde el momento de inicio de la producción con plazos ajustados, pasando por la combinación de técnicas de animación, personajes y escenarios, hasta la aplicación de efectos sonoros, edición, re-edición y el estreno final.

En casi todos esos meses se ve a un director debutante, que ya participó en el equipo técnico de grandes superproducciones de Hollywood, muy humilde ante sus compañeros y con un carácter algo melancólico. Aparece como una persona sensible a la que realmente le "tocó" una historia como ésta y que pasó diez años soñando con llevarla al cine.

Las primeras veces que ví Tekkonkinkreet, quizás no supe ver qué es lo que estaba contando la historia. Pero sí notaba que me gustaba un montón.

Es una historia de contrastes: Yakuzas y Policías, Aliens y Nativos, Indiferencia y Preocupación, Día y Noche, Destrucción y Construcción, Blanco y Negro.

Es la vida en la "cárcel de cemento"; La ciudad mutante que cambia constantemente.

Pero lo que parece que quería resaltar su director por encima de todo es que las cosas no son ni blancas, ni negras; Que dependen de cómo se miran.
Y que una vez has recorrido el camino adecuado puedes verlo TODO.


Cuando recibimos "un palo" en la vida, podemos verlo como una afrenta y empecinarnos con la venganza o el auto-compadecimiento; O verlo como una oportunidad de ser mejores, evitar repetir otra situación similar en el futuro y aunque volviese a suceder no darle más importancia de la que tiene. Siendo sobre todo felices. Para lo cual no hace falta nada más que desear serlo. Solo si quieres.

Se feliz, se feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.