sábado, 1 de octubre de 2011

Rincón del Conocimiento Otaku: Ikebukuro y las Fujoshi

La primera parada a pasar noche en mi viaje por Japón (¿No lo había dicho? Me voy a visitarlo este mes de octubre.) será por el barrio de Ikebukuro.

Para algunos es el nuevo Akihabara porque no se suben a la parra con los precios. Aunque comprar por Internet suele ser mejor porque al haber más competencia y tener menos costes es más barato. Pero los que quieren ir de compras saliendo de casa y tienen el presupuesto ajustado prefieren este barrio al de Akiba.

En Ikebukuro se encuentra el Otome Road.

Un lugar lleno de tiendas de manga, anime y "Butler Café" orientados fundamentalmente a público femenino. Clientes que, por lo general, son yaoi fangirls y otro tipo de fujoshi descarriadas.

Las fujoshi son un auténtico peligro; mayor que visitar un local de la yakuza y largarte sin pagar en Kabuki-cho.

Cuando ven un hombre medianamente bien parecido lo empiezan a imaginar en retorcidas historias de amor con otros hombres. Lo etiquetan de distintas maneras según sea uke (muerde-almohadas) o seme (sopla-nucas). Y mientras van preparando mil y una historias derivadas de la situación chillarán esperando que el personaje real se comporte como esperan de su personaje imaginado.

Según las fujoshi ningún hombre que conozcan o hayan visto es heterosexual.

La inocente Tsukasa del show "Lucky Star" tiene una visión muy diferente de lo que es el "Otome Road", traducible como "La senda de las Damiselas", mientras Patricia-san explica qué es:


Se dice que cualquier fangirl del anime es una fujoshi. A diferencia de los más obcecados otakus, que son una especie única autóctona de Japón, las fujoshi son legión y extienden su influencia retorcida por el mundo entero.

Tampoco ayuda la costumbre de hacer chistes o "fanservice" para que ellas disfruten más en las series que más ven estas chicas chillonas. Dado el poder de las fujoshi cuando se juntan, hace que la serie pueda quedar estigmatizada para siempre.

Es una pena porque hay series muy buenas que mucha gente no va a ver por el "qué dirán".

Hetalia o Instituto Ouran Host Club son series que en absoluto cuentan historias de romances gays, pero en ocasiones las confunden por series de ese palo incluso quienes no han visto la serie.

Y no digo que sea malo ver un tipo de animes u otro. Sólo que llamar leche al agua o chorizo a la nocilla no tiene ningún sentido.

Estas series pueden encajar aparte de en el género del humor, en manga bishonen (jovenes atractivos). Es precisamente en ese area donde las fujoshi campan a sus anchas como buitres, picoteando y creando dojinshis desmadrados. Convirtiendo las series en lo que no son.

Me hirvió la sangre cuando en el Salón del Manga de Barcelona de 2010, en Hospitalet, presentaron un número de cosplay de Hetalia con las palabras equivocadas; -...Esa serie del Yaoi-
Argh! Fujoshis hasta en la sopa! Hetalia no es yaoi.

Si quieres yaoi hay una lista interminable de obras de menor a mayor intensidad. Incluso le recomiendo a cualquiera Gravitation pues tiene buenos gags y música.

Pero por Buda!!! Las historias que ya tienen bastante fantasía, humor u originalidad de por sí, no hace falta que venga una plaga de fujoshi a darles una vuelta de tuerca más.

Si voy diciendo por ahí que me gusta Ouran High School Host Club, y encima Panini le pone tapitas de color rosa al manga, mi reputación, si quedaba algo, puede caer por los suelos.
Aunque me importa poco desde que bailo a DDR; y ví aquel anuncio que decía "cuando llegas a cierta edad te da igual lo que piensen los demás".

Hetalia no tiene ningún personaje gay. Salvo quizás Polonia; Esto lo digo un poco en coña, pero verdaderamente sus camisas rosas y su amor por los ponis, y comportarse como una "loca" no le disculpa.

Instituto Ouran tampoco retrata ningún personaje con inclinaciones gays. Los gemelos Hitachiin explotan el tabú de hermanos incestuosos, precisamente como un fan-service para contentar a las "clientas" del club del instituto, pero el progreso de la serie distingue lo que es papel fingido y sus verdaderas aspiraciones; ambos quieren salir con una chica. Y aún sin ver todos los episodios se muestra claramente desde el principio que todos los protagonistas fingen, bromean o exageran cuando se trata de pasar un rato en el club haciendo de "hosts" o "chicos (de instituto) de compañía".

¿Tanto cuesta entender lo que es ficción dentro de una ficción? :}

En fin, no seré yo quien se ponga a dar chillos al ver a la otaku Renge pretendiendo a Haruhi Fujioka (creyendo que es un chico) pero ¿quién puede llevarles la contraria a las fujoshi cuando dan estos chillos?:
Cosplay Instituto Ouran Ganadores Comedia. Fanime Con 2007. San Jose. California.


Me gusta el peligro así que daré un vistazo al Otome Road un día de estos. Porque no creo que en día de labor vea muchas fujoshi, pero estaré alerta porque Tokio nunca duerme. (Ah! No. Corrijo. Ese lema es de Nueva York. ;)) Tokio sí que duerme. En torno a las doce de la noche muchas líneas de tren urbano y metro cierran, y la gente suele recogerse pronto.

Y no; No visitaré un Café de Mayordomos. A no ser que me den un arubaito en uno; Al fin de cuentas me llamo como el popular mayordomo de Batman. B-]

6 comentarios:

  1. Jajajaja muy buen tema, las fujoshis estan en todas partes..

    ResponderEliminar
  2. Creo que la ficción supera la realidad porque en Japón, una vez en la planta de las fujoshi en el Animate, no sentí ninguna amenaza; o quizás las pillé de impreviso y no me vieron. Todas estaban concentradas echando un vistazo a las novedades.

    Aquí hay un ejemplo claro de lo que te puede pasar si te cruzas con una de estas fujoshi. Mio-chan. B]
    www.twitvid.com/embed.php?guid=EUQEZ

    ResponderEliminar
  3. fujoshis dominaremos el mundo jojojojojo jojojojojo (al tono de renge)

    ResponderEliminar
  4. Creo que deberías dejar de generalizar, esa falsedad de que todas nos imaginamos a los chicos gay y haciendo fantasias esta salido de tema. Separamos la realidad de la ficción o en este caso el anime, no confundas puede que algunas sean así pero no todas, así que bajele al tono cuando no sabes de todo...nunca des por sentado que tienes razón. De restro gracias por la info.

    ResponderEliminar
  5. ¡Vamos! ¡Qué es broma! :)
    Creo que se nota en todo el post.

    Supongo que el punto conflictivo es la frase "Se dice que cualquier fangirl del anime es una fujoshi". No es algo que piense realmente aunque el post está contado con ironía porque me hace gracia el uso del término.

    No conozco personalmente a ninguna auténtica fujoshi. Aunque si tienen aficiones secretas no me importa realmente. X-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en mi comentario anterior hice como cuando Eric Cartman le dice a Kyle: -Lo siento, tío. Retiro lo que he dicho. Tu no eres ningún judío. -Sí que lo soy!

      Y por supuesto cuando escribí esto hace un año generalizaba a niveles desorbitados. Sin tomármelo muy en serio, aunque pueda parecerlo.

      Me pregunto por qué no hay más fujoshi en el mundo. Le dan más vidilla a los salones del manga! :]

      Aunque a algunos les molestan, está bien que les moleste. :) Si les pica atrás que se arrasquen. Tolerancia.

      Eliminar

Comentarios de humanos, bienvenidos.