viernes, 1 de mayo de 2009

Imaginación

- La técnica está bién y has sido un alumno aplicado. Has practicado muchísimo.
(...)
- El examen teórico lo hiciste bien.
(...)
- Pero las fotografías de tu trabajo final no tienen estilo, Alfredo.
(...)
- Puedo ofrecerte el título con un aprobado raso o puedes tratar de mejorar nota con otro trabajo.

Poco antes de cumplir los 16 años tenía que verme por última vez con el director de la escuela de fotografía diciéndo básicamente que a mi trabajo le faltaba originalidad.

Por entonces yo ya había empezado a aprender cine y me encontraba un peldaño por encima de la imagen "estática".
También aprendía que el estilo tiene dos vertientes el tema y la "imagen".

Nunca fuí a una escuela independiente para aprender "Bellas Artes" ni me interesó lo más mínimo el "estilo". Pero sí que me obsesiona la originalidad.

Y sin embargo ¿qué es la originalidad?. ¿Hacer algo que nadie ha hecho? o ¿hacer las mismas cosas de manera diferente?

La originalidad es relativamente fácil de obtener, pero hasta que punto vale lo que cuesta? ¿Es tan importante?

De hecho la gente no quiere cosas raras. Huye sistemáticamente de aquello a lo que no están acostumbrados.

Pero a la hora de escoger, lo que atrapa la vista de la gente; lo que hace que la gente piense, para que el sujeto atraiga más que lo demás; lo importante es una buena dosis de imaginación.

Puedes ofrecer algo nuevo que no recuerde a nada, o algo viejo que la gente reconozca pero haya sido desprovisto de un elemento cuya ausencia misma llame la atención.

Si no se busca transmitir un mensaje o forma específica, simplemente se está imitando el comportamiento de otros creadores; pero imitar no debería ser el fin de la creación.

Con la imaginación se persigue hacer interesante lo cotidiano; Representar lo desconocido; O hacer tambalear los cimientos de la mente humana.

Provocar cualquier tipo de emoción es un éxito para que el mensaje se transmita y perdure. Y ese es sencillamente el mayor triunfo de la imaginación.

Creo que lo que todo artista persigue a la hora de expresarse es dar a conocer sus obras.

El eclecticismo consiste en ofrecer algo original pero que no sea demasiado raro. Alimentarse de lo que hacen otros, adoptándolo al modo personal de uno mismo, sin corromper el espíritu original de todo lo que se absorve.

Casi 20 años después de aquella charla se me ocurre una respuesta que hubiera subido mi nota en el momento.

- Es que yo soy ecléctico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.