lunes, 24 de diciembre de 2012

Sujetar el timón

Las supersticiones son creencias ancestrales que han llegado a nuestros días.

Mi escepticismo suele impedirme ver algunas supersticiones como algo útil y tampoco he sido nunca muy amigo de mirar al pasado. Prefiero vivir el presente con la vista puesta a un mejor futuro. Así que las supersticiones menos exóticas y rancias me siguen pareciendo aborrecibles. Pero creo que no merece la pena gastar energías en oponerse a ellas, ni por supuesto darles publicidad.

Cada día nos enfrentamos a multitud de problemas que sobrellevamos de forma rutinaria como mejor hemos aprendido. Pero la rutina y los imprevistos pueden impedir ver con claridad el rumbo al que dirigimos nuestra vida de aquí al día siguiente, el año que viene o la próxima década.

Consciente o inconscientemente, muchos se dan cuenta y buscan apoyo para conducir sus vidas o dejan que las conduzcan otros. En este último caso se corre el peligro de convertirse en esclavos involuntarios de otros. Y de nuevo tendrán esa sensación de no estar siguiendo su rumbo.

Nuestra mente es más simple de lo que cabe esperar. Por eso quienes han estudiado nuestro comportamiento y forma de pensar saben qué pasa por nuestra cabeza antes de abrir la boca. Especialmente las cabezas de los españoles. Lo peor es que también hay quienes además de comprender nuestro modo de pensar se dedican a convencer a personas de voluntad débil para que obedezcan estímulos externos, como perro de Pávlov.

Aunque seamos los más intransigentes, y duros de llevar la contraria a nuestra voluntad a muchos nos controlan en el super con las ofertas de 3x2. En la publicidad diseminada de mil y una originales maneras. O en sociedad, por culpa de amigos que te cuentan que alguien que conocen conoce a alguien que ha logrado un éxito gracias a una "estupenda" fórmula piramidal avalada por "gente muy lista" con títulos de lejanas universidades.

Incluso si estamos prevenidos basta con que controlen a algún allegado o persona de confianza para que nos fastidien nuestros planes por culpa de actos ignorantes de terceros.

Si se es tan recto que logramos evitar toda injerencia tampoco sabremos si vamos en la dirección correcta; Hace falta un poco de manga ancha, flexibilidad, divertirse; tener sueños y reflejarlos en un "rezo", un amuleto o algo atípico. Este tipo de actos actúan en nuestra mente para ayudarla a recordar sus metas y aprender a no distraerse con tonterías y pueden motivarnos a sujetar el timón de la vida en la dirección que quieres ir; en vez de en la dirección que quieran los demás que vaya tu propia vida.

domingo, 11 de noviembre de 2012

XVIII Salón del Manga

En España hay muchísimas actividades relacionadas con el manga, anime y la cultura japonesa. Sin embargo hay un referente que no necesita presentación, ni matización alguna, el "Salón del Manga" (o, simplemente, El Salón) es por supuesto el Salón del Manga de Barcelona. Y este año 2012, en su decimoctava edición, por primera vez se celebró en La Fira (tampoco hace falta decir La Feria de Muestras de Barcelona, aunque seas un troll negado con el catalán).

Con 6000 metros cuadrados más que en ediciones anteriores (17.000 m²) esta edición ha contado con una buena oferta de puestos y stands habituales dedicados a la venta de manga, vídeos de anime, películas, merchandising, fanzines, etc. Como novedad el espacio propició tener zonas separadas con escenario para actuaciones y pequeños concursos de karaoke, cosplay, trivial y otras actividades organizadas por la asociación FOC en lo que se conocía como "Showroom" aunque no era una habitación separada del resto del pabellón de exposición como podría pasar en ediciones anteriores.

Esto produjo ciertas molestias en ocasiones al Taller de Manga que se encontraba en la misma zona, especialmente cuando ponían un famoso éxito coreano de finales de este verano a todo meter y en el taller se intentaba traducir su charla o preguntas realizadas a algún invitado japonés.

Además se montó un pequeño matsuri cubierto donde se podía comprar un boleto a modo de おみくじ (me tocó "medio mala suerte" con ese resultado regalaban una pequeña chapa a elegir, casi todas de Naruto), se podía pescar unos globos y, también, conocer juegos como el go o el mahjong y otros.

Se dispuso de dos salones de actos en la planta superior del pabellón para proyecciones, conferencias, debates y presentaciones de libros o novedades de distintos ponentes.

Por falta de tiempo, no llegué a ver cómo era el Salón de actos 2, pero el 1 era algo pequeño para la demanda que hubo en ocasiones. No obstante la organización del lugar fue exquisita para que no se produjera ningún tipo de aglomeración pese a que se batieron records de asistencia que dejaron pequeño incluso al salón del cómic (en general) de este año con 112.000 asistentes en 4 días contra los 105.000 del Salón del Cómic que tuvo lugar durante 4 días de abril.

Sobre los voluntarios y miembros de la organización hay que decir que a veces se portaban con la gente que intentaba colarse en una fila o simplemente estorbaban de forma muy fría y cortante. Lo cuál es normal porque allí la gente va muy emocionada y con ganas de acaparar más que los demás y hay que bajar los humos un poquito.

La novedad de este año fue la zona dedicada a la gastronomía japonesa. Y fue lo que más me gustó. Decir a Roger un simple Enhorabuena se queda muy corto. Y aunque no pude disfrutar de todas los talleres de cocina que hubiera querido ver enteros; se pudo ver a maestros de distintas especialidades realizar okonomiyaki, sushi, dashi, kyara-ben, mochi, udon, etc...

Aparte de probar la comida que se preparaba en el taller de cocina, alrededor, y todos juntos, estaban distintos puestos de restaurantes o pastelerías japonesas de Barcelona o alrededores que vendían sus productos listos para consumir. Excepto el puesto de Daifuku que ya había venido a otras ediciones del Salón, y como hizo otros años, casi siempre traía sus productos medio congelados y así los vendía.

No obstante se podían comprar mochis al natural también en otros puestos.

Me sorprendió que en el puesto de la pastelería Ochiai el hijo del dueño, supongo que era, no sabía lo que era el Melonpan! Aunque sí lo conocían en la pastelería "Usagui" que no tenía puesto propio en el salón pero  pude contactar y me dijeron que hace un tiempo que no hacían porque esperaban recibir ingredientes desde Japón para dentro de 2 semanas (desde el viernes 2 de noviembre). Me quedé con unas ganas...!

El último día del salón aproveché para probar los takoyaki (bolas de pulpo) cocinadas en el momento con un pulpo a la vista mientras lo preparaban y condimentaban de forma esquisita, y tras una lista de espera, como de 20 ó 25 minutos, pude disfrutar de mi ración de 4 takoyaki por 4 euros que estaban buenísimos.

También pude probar los nikuman del puesto del restuarante Ikkiu en un par de ocasiones y por supuesto al menos un ichigo daifuku cada día.

Hiroyoshi Ishida, del mítico Mibu, demostró que era un gran maestro en la cocina y explicó como hacer un caldo japonés básico, dashi. Y repartieron un poco para todos los asistentes al taller. En cuanto di unos sorbos sentí como se asentaba en mi estómago. Fue como tomar una ambrosía que te llevaba al paraíso. Imagina si comes algo preparado con ese caldo... Pero, cuando iba el señor Ishida a preparar una sorpresa más, tuve que salir a saludar a un amigo y me quedé sin probar lo que hizo después. Habrá que hacerse socio del Mibu y viajar a Japón a ver si es posible en otra ocasión. Pseee. :-/

Los cosplay a concurso, como de costumbre, estaban bastante currados en general y hubo algo de polémica entre quién debió ganar y quedarse finalista para el WCS reivindicando un "Tongo, tongo" generalizado entre el público cuando les dieron el 2º premio (de reserva si fallan los 1º) a las que se esperaba hubieran ganado.

Las charlas que vi este año fueron todas muy interesantes aunque no pude grabar integramente ninguna por falta de memoria en la cámara para todos los días. Y fue una pena no haber podido asistir a algunas que se celebraban a la misma hora que los concursos de Cosplay y alguna otra que se me pasó.

Las que pude ver trataban sobre Yokai, la creación del manga Mibu-elBulli, el documental Songokumanía del Capitán Urías y Turismo Manga por Marc Bernabé. Que también se encargó de preparar una detallada exposición en colaboración con Roger "ComerJapones.com" Ortuño, sobre Manga "A la carta". Y al que destaco entre las "desvirtualizaciones" más esperadas de este año en el salón al cuál no pude desvirtualizar en los 3 salones anteriores (2008, 09, 10) a los que fui. También conocí por fin en persona al Profesor Hurías, tras varias promesas incumplidas de hacerse ver por uno de estos actos. B)

Y por último, la razón por la que aún sigo recordando el Salón del Manga, tras haber pasado una semana desde su conclusión es que, parte de mí se quedó allí queriendo ver más cada oferta, cada ejemplar curioso de manga, novela ligera, packs de oferta, figuras, dakimura (dakimura, dakimura. Algún día compraré uno. jejeje), camisetas, y merchandising relacionado con lo que todo al otaku del manga, anime y cultura japonesa puede interesar.

Mi presupuesto era limitado, tirando a cero pero aún así no me resistí a comprar estas cositas renunciando a bastantes cosas que también me interesaban, creo que a los precios que indico, aunque me puedo equivocar:
- HunterxHuner tomo 1 (Panini, en oferta de lanzamiento: 2€), Hikari Club (EDT, 15€),  Mibu・ElBulli (Manga exclusivo. 10€), Madoka Magica 1 (Ivrea, 6,5€), Charaman (Guía de caracteres de Bakuman, Norma 7,5€), Yotsuba 1 (Norma 7€), Toriko 1 y 2 (Planeta, oferta lanzamiento: 9.90€), La melancolía de Haruhi Suzumiya (Novela. Ivrea 7€), Madoka Magica vol.1 (Selecta Visión. Combo BD+BSO y libro. Oferta Salón. 24.99€), Colorful (Selecta Vision. BD. Oferta Salón. 10€).

Por descuido no compré una alfombra DDR que estaba "tirada" de precio a 3 € en el stand de Chunichi Comics. En principio buscaba una mejor y pregunté si tenían, pero no tenían otras. Y como las que tengo son iguales pero están algo viejas y fallan un poco pensé en comprar de todas formas ya que eran una ganga; y quizás por pensar en el viaje de vuelta en tren (este año no quise llevar el coche a "la megalopolis de la zona azul") me olvidé de ello.

A todo eso hay que añadir los 2 últimos fanzines de Studio Katz que compramos entre un amigo y yo porque no hay quien se resista a la labia que tienen los fanzineros, y la parodia en plan coña que hacen de todo lo que se cruza en su camino.


También compré una figura a escala 1/8. La más grande hasta ahora en mi colección junto con el Ryuk alado de Death Note. Aún no la he sacado de la caja porque temo que vaya a mi dormitorio en mitad de la noche a despertarme de un tortazo y me enseñe su secreta afición otaku. Everybody loves Kirino. ^_^

Puntos negativos de este año:
Ruidos que entorpecen las conferencias dadas en el Taller de Manga en el pabellón.
Que un botellín de agua costase 2,20 € en algunas cafeterías del pabellón. Normal cuando hay mucha demanda.
Que no se regalase un manga con la entrada como se había hecho cada año. Malditos recortes.
Que fuera imposible ver todas las actividades simultáneas que podían ser de interés para una misma persona.
Que se pusieran en el horario proyecciones de la web antes del Salón  una película novedosa por error que luego se cambió a pocos días del acto.

Las colas del viernes y el sábado fueron bastante largas. Para el domingo espabilamos más y parece que no hubo tanta gente. Pero nada a lo que no fuera ya prevenido de casa, tras vivir tres salones del manga en La Farga.


Todo lo demás fue positivo. En general acabé encantado y no tengo duda de que el próximo Salón que se comenta estará dedicado al deporte, aunque no soy fan de los deportes en general -y menos del fútbol en particular- no tengo duda de que haré lo posible por asistir el año próximo en otroño de 2013.

Si quieres ver más fotos y vídeos del salón. Atento al blog y mi Twitter porque publicaré alguna cosa más.


miércoles, 24 de octubre de 2012

Mi primera clase de japonés

Prólogo
No recuerdo cuando fue la última vez que fui a una clase a estudiar. Probablemente sería un taller de cine o algo parecido hace más de 15 años. Y si excluimos las materias relacionadas con mi profesión e intereses de toda la vida (tecnología, audiovisuales, comunicación, ordenadores) es probable que haya que remontarse a hace más de 20 años sin estudiar nada diferente. :-o

Así que decir que estoy oxidado en lo que se refiere a estudiar en una clase con profesores es poco. No hace tanto tiempo que he impartido charlas, conferencias o cursos sobre audiovisuales o desarrollo web pero enseñar creo que es más fácil (no lo será tanto enseñar bien o motivar) pero puestos a contar cosas... como se puede ver puedo ser muy "parlanchín".

En cualquier caso, los que me conocen sabían desde hace años que estaba interesado en aprender japonés y de hecho, de forma casual, por blogs, manga, anime, un audiolibro en inglés, etc; he ido aprendiendo algunas cosillas sueltas por mi cuenta.

Algunos amigos me animaban a que me apuntase a clases de japonés en mi ciudad pero quizás por algo que leí y por la experiencia de toda la gente que he ido conociendo que estudiaba ya o lo había hecho no me convencía la idea de momento.

No de empezar a estudiar sino lo de hacerlo del modo convencional y fuera de Japón.

En torno a marzo de 2009 compré el libro "Kana para recordar" de la editorial Herder; Donde en relativamente poco tiempo, y si se tiene un poco de imaginación y se siguen unos pasos simples, se puede aprender en aproximadamente 6 lecciones de media hora cada una (en 3 días! por ejemplo: una a la mañana y otra a la tarde). Yo tardé 3 días en aprender todo el hiragana aunque mi tiempo de estudio fueron en total un poco más de las tres horas previstas por el libro: 4 horas y 7 minutos. Y en seis días (porque me pilló ocupado), poco después, aprendí el silabario katakana, pero en tiempo de estudio fueron menos horas: en total 3 horas 35' para estudiar las otras 6 lecciones.

Con eso por supuesto no es suficiente, requería practicar y seguir estudiando. Pero quizás no le dediqué la constancia necesaria después (porque...). De todos modos sí que practiqué los meses siguientes. Y conseguí no liarme (mucho) con el ツ en katakana y el シ que tanto se parecen y otros problemas similares.

Lo bueno es que con esta base ya tenía bastante para conocer el orden del diccionario en japonés y siempre que consulto lo hago mostrándome las pronunciaciones en kana en vez de en romaji.

Y el katakana se convirtió en una herramienta estupenda para entender palabras japonesas que proceden del inglés.

Lo que me convenció de seguir en plan autodidacta fue, en mi impulso por seguir adelante, comprar algunos libros como, la sucesión lógica de "Kana para Recordar" que fue, Kanji para Recordar 1. Y también compré "Japonés para gente Manga 1 - 4".

Pensé que acabaría siguiendo el método informal y desordenado de "Japonés para gente Manga" porque es más práctico pero enseguida noté que requiería mucha concentración y tiempo para seguirlo, mientras que el de Kanji para Recordar 1, que no es un libro realmente para aprender japonés sino conocer los significados de todos los kanji del sisema oficial me ofrecia la ventaja de tal vez expandir mi imaginación, algo muy útil cuando tratas de escribir un guión de cine.

El autor del libro original James W. Heisig en su introducción comenta el alto índice de fracaso entre los occidentales que se aventuran a aprender japonés en comparación con los chinos cuya estadística se invierte con un porcentaje muy alto de éxito en el aprendizaje pese a que chino y japonés son muy diferentes como lenguas.

El nexo común que facilita la tarea a los asiáticos de China son las letras chinas que en pocos casos hay algunas que son puramente japonesas y en muchos más comparten el mismo ideograma o pictograma.

A los occidentales que usamos letras latinas, o romaji, los kanji nos "suenan a chino", nunca mejor dicho. Y al no estar inmersos en ellas es un auténtico muro con el que se termina por perder la paciencia si no se aprenden bien.

El método radical de Heisig es por tanto un sistema que propone memorizar todos los kanji. No los ~50.000 sino los alrededor de 2000 oficiales y algunos nombres propios. Y sobre todo propone un método para aprender nuevos kanji por cuenta del estudiante una vez concluido el primer libro.

 Y "allá" que me fui. Me lié la manta a la cabeza aprendiendo kanji hasta llegar a unos 500 (sin sus respectivas pronunciaciones) pero aprendiendo el orden de sus trazos y significados clave. En un momento dado, por lo que fuera, hice una pausa muy larga, quizás un año y noté que había olvidado algunos, aunque curiosamente no todos y es que el método mnemotécnico es bastante ingenioso. Y los kanji más complejos pueden salir con total naturalidad.

El método funciona según se hayan seguido seis pasos clave y no siempre funciona con una persona si la imaginación no es lo suyo. Yo procuro dedicar mucho tiempo al paso en el que hay que usar la imaginación, aunque quizás es contraproducente para la agilidad del método.

Dicho todo esto, y dado que me iba a gastar un dineral (para estar los tiempos como están) en el viaje al próximo Salón del Manga (por cuarta vez desde que fuera en 2008) se me ocurrió que no sería mala idea apuntarme a un curso presencial de japonés en serio teniendo oportunidad donde vivo con profesorado nativo. Y encontré una oferta a muy buen precio aunque al no cubrirse plazas tuvo que hacerse en un grupo más reducido, algo más caro pero en plazos trimestrales algo más fáciles de sobrellevar.

La primera clase
Llegué a la dirección de la clase cerca de un cuarto de hora antes y vi que había alguien esperando fuera, que también iba a aprender japonés. Me acerqué a ver el letrero de la entrada y me volví para preguntar si iban a la clase. Somos un grupo muy reducido. Conté la anécdota de este mismo día, 23 de octubre hace un año, cuando cogí un tren bala y llegué con pocos minutos de antelación (para lo que yo considero razonable) pero era más que de sobra para un japonés.

El caso es que no nos atrevíamos a entrar con demasiada antelación a la clase y me puse a revisar mi móvil. Entonces me di cuenta de los nervios que tenía por empezar. Pues me temblaban las manos al tocar la pantalla del móvil. Y soy un tipo muy tranquilo. 本当に本当

En cuanto entramos ya estabamos todos. Y empezamos inmediatamente a saco con el hiragana y frases sencillas. Yo metía baza a la mínima conteniéndome un poquito a veces. Matizando cosas y consultando lo que no sabía.

Tomar apuntes para mí ha sido una odisea. Porque quería atender al mismo tiempo y la (mucha) falta de costumbre y, lo "especialito" que soy (me gusta ponérmelo difícil) que quería apuntar lo que estaba en romaji en hiragana me ralentizaba bastante.

Ha sido una clase básica pero muy práctica. Algunas frases las había escuchado casualmente el día anterior en el MP3 de mi móvil donde por casualidad se puso en vez de música de mi colección el "Japanese for dummies" con frases como "train は nihongo de nan desu ka?"...

He tenido otras "primeras clases" de japonés cuando he ido a talleres de japonés en el Festival de Anime de Navarra o eventos similares donde también he practicado algo de 書道, aunque al ser informales y como una diversión para pasar el rato de lo único que llegas a enterarte es de lo complicado que puede llegar a ser si no se estudia con un método, motivación y constancia.

Respecto a decidirme a aprender en grupo presencial, me interesaba sobre todo conocer más interesados en el idioma japonés y la cultura moderna y tradicional japonesa.

También quería asegurarme de aprender bien la pronunciación que aunque me zambuyo con animes y webs online es importante aprenderla directamente de japoneses nativos y sabía que podía estar cogiendo malos hábitos... como cuando he dicho "handakuten" y me han corregido que se pronuncia como "handakten".

Además necesito empezar con lo más básico para ser capaz de desenvolverme mejor en un futuro en Japón cuando vuelva. Ya que, al no estudiar más que los kanji, me falta mucho que aprender por delante. Partículas, mucha gramática y normas curiosas que requieren mucha práctica.

Lo ideal sería que cuando sepa bastante digamos como para aprobar un Noken 4 ó 3 me pudiera ir a hacer un curso intensivo en Japón que elevase el nivel. Pero estoy adelantando acontecimientos... Quizás dos o (unos cuantos) más años de acontecimientos.

Cuando haya terminado el libro de Heisig, que he recomenzado hace un mes para afianzarlo, empezaré el libro 2 donde se aprenden las pronunciaciones y los kanji compuestos. Ese momento creo que será el indicado para estudiar en serio en Japón. Así lo planifiqué hace un par de años, cuando empecé con los kanji.

Sin embargo ponerme una clase semanal de japonés me obligará a tomármelo más en serio o acabar en las tristes estadísticas de abandono definitivo... いいえ! Abandonar no es una opción.

sábado, 13 de octubre de 2012

Japón, hace un año.

Este mes de octubre se cumple un año de mi primera visita al país del sol naciente. Recuerdo los meses previos de tensión calculando al milímetro el plan para un viaje en solitario perfecto. Inicialmente iba a ser con amigos, pero pasaban los años y siempre eran los otros los que no podían así que una vez reservado el billete empecé a marcar la ruta por mi cuenta. Pero hice caso de un consejo que me dieron y traté de tener algún contacto allí para no estar solo del todo.

Creo que no hubiera sido lo mismo sin la inestimable ayuda de Ale "Karawapo" y también Iñaqui, pariente de amistades de Tudela, al que pude visitar en mi segundo día por Japón en su trabajo, en un restaurante de Kawasaki.



Tras 3 años interrogando, cual agente de la Gestapo o el Mosad, a todo aquel que se cruzaba en mi camino que hubiera visitado o si quiera olido algo que tuviera que ver con Japón, me lancé a reservar mi viaje y a un mes de volar hacia allí empecé a actuar "raro". Cambié mi ritmo circadiano para dormir a la hora de Japón y evitar lo más posible los efectos del jetlag. Fue un poco tontería. Porque en el avión de ida dormí poco o nada. Tal vez de la emoción, o tal vez por el ruido. Y finalmente el día de mi llegada me vi forzado a echar una siestilla de cerca de una hora en torno a las 15h que me sentó estupendamente. Aunque el resto de días no tuve tiempo de dormir mucho. Solo faltaba, hacer más de 10.000 kilómetros para pasar el día durmiendo. Pero tampoco me estresé demasiado. Todo el tema de horarios y prisas pasadas y lugares que visité está más o menos relatado en este blog y en elotakutranquilo.posterous.com dos veces (Posterous desapareció: Alternativa: japonsincalma.tumblr.com), hace un año a finales de octubre 2011 y a finales de julio 2012,  aunque no es que haya ido allí dos veces. En verano volví a narrar el viaje otoñal añadiendo algunas fotos y detalles extra. Alguno se pensó que había estado ya en Japón más de una vez.

Lo primero que se fue de mi cabeza, incluso antes de llegar a Japón, fue la idea de ir preguntando -¿por qué no viste tal cosa o tal otra?!- como reprobando a todo aquel que estuvo en Japón que no lo hubieran hecho.

Y es que sólo pensando las cosas que da tiempo a ver en un día se agotan las posibilidades de ver todo y muchas cosas dejan de ser de visita obligada. Y más en otoño/invierno que anochece en torno a las cinco de la tarde. Por mi parte me programaba visitas a sitios por la mañana y viajes en los que había que madrugar de modo que no hacía vida nocturna. Lo más fueron algunas escapadas a manga kissa las últimas noches por Tokio por el barrio de Shibuya o Ikebukuro. Una vez de poco me cierran el metro, que en torno a las doce de la noche se chapa como un reloj.

En dos semanas recorrí 2500 Kilómetros. Por tanto hice una media de 180 Km. al día. Aunque la mayor parte de esa distancia la recorrí en sólo 6 días. Así que se podía decir que la media estaba realmente en 400 Km. al día y los primeros y últimos días sólo me desplacé por Tokio y cerca. El día que más kilómetros hice fue desde Fukuoka a Shirakawa-go,  la friolera de 1030 Km., conduciendo yo mismo los últimos 50 Km. tras dos shinkansen y un tren paisajístico de fabula entre valles, ríos, lagos y montañas.

Y al día siguiente no me quedé manco regresando a Tokio con en torno a 580 Km. más entre Rental Car, tren panorámico, y un shinkansen más.

Al palpar el país y estar ahí, desapareció de mi cabeza todo el bombardéo mediático estilo "Show de Truman" que nos metían para que no salgamos de casa; Y más con el que hubo tras el gran terremoto de Tohoku donde la prensa occidental en pleno "se volvió" (siempre lo está) totalmente loca. Pero gracias a Twitter pude intuir y observar con mis propios ojos lo mucho que exageraban (ver este vídeo antes de ir a Japón fue muy curioso; pues sale mi foto en un tweet cuando aparece el portátil de Marc en el shinkansen) y no tenía ningún temor al respecto cuando planificaba mi viaje, aunque si afectó a mi relación con allegados que parecían estar reticentes a mi visita al lugar. Pero como soy muy independiente no pudieron hacer nada para impedirlo aunque urdieron tretas de lo más villanas como decir que me iban a conseguir contactos que nunca llegaron.

En definitiva, cuando estuve por Odaiba o pasé por el río Sumida bajo el Puente Rainbow, después de haberlo visto desmoronarse en obras de ficción como "Tokyo Magnitude 8.0", verlo entero de una pieza me dejó una sensación de que Tokio y el resto de Japón seguirán estando ahí cuando vuelva. No exactamente igual, pues con el colectivo que lo habita, probablemente a poco que nos descuidemos nos habrán dejado atrás en el tiempo. Aunque como el pueblo japonés es muy amable y se deja llevar puede que se paren un poquito para permitirnos seguir su paso.

Dejando a un lado el estilo poético voy a dar algo de información útil para aquellos que aún suspiran con visitar el país por primera vez.

La web y aplicación de móvil de Hyperdia resulta imprescindible si se pretende viajar minimamente entre sitios diferentes de Japón en tren. Hay que tener algo de intuición para encontrar los nombres exactos con los que se listan algunas estaciones. Todo el mundo usa el tren en Japón. ¡Todos!

Alquilar una tarjeta SIM (o smartphone, o un MiFi -pocket wifi-) para disponer de Internet si no sabes japonés viene muy bien aunque sea para consultar mapas y horarios de los trenes. Cuando fui yo no encontré ningún turista con acceso a Internet Móvil pues también es cierto que para no residentes ese servicio puede salir caro.

Para comer barato se suelen buscar lugares de segundas o terceras calles después de una estación. Como en cualquier parte, lo más céntrico es más caro.

Para dormir lo más caro suele ser un alojamiento de tipo oriental como un Ryokan , que cada vez hay menos en Japón, aunque se están volviendo a abrir nuevos por los turistas extranjeros. O un balneario con onsen. Lo más económico (aunque requiere dejar el equipaje en una consigna -de modo que puede ser necesario sumar 400 yen por noche con equipaje pequeño/medio en una consigna de monedas de alguna estación cercana) y contratar al llegar por horas toda una noche (que tiene descuento al contratarse con antelación) en una sala de Karaoke cuyos sillones suelen ser cómodos, o un Manga kissa, donde además puedes ver películas, conectar a Internet, leer manga e incluso comer caliente de maquinas expendedoras y usar duchas. Más práctico dentro de lo barato son los cápsula pero si eres mujer hay que mirar más pues algunos alojamientos asequibles como estos no aceptan mujeres porque no disponen de segundo aseo / duchas para ellas. No obstante existen alojamientos de tipo occidental, family hotel o business hotel, y albergues con dormitorios comunes mixtos o sólo de mujeres o individuales. Ojo a los letreros y al tipo de suelo por si hay que descalzarse antes de entrar cuando vais a un hotel que no sea de tipo occidental.

Los alojamientos en Tokio son más caros y pequeños que en otras ciudades, y puede no merecer la pena alojarse en Tokio para recorrer lugares de alrededor, teniendo Yokohama, Kawasaki y otras ciudades muy cerca y bien comunicadas. Aún así el barrio más asequible cercano al centro de Tokio es Ueno, lo cuál no significa que vaya a ser lo más cómodo. Aunque realmente hay muchos lugares turísticos en las proximidades.

Sólo puedo hablar de la propia experiencia y lo más cerca que estuve de Ueno fue al pasar por Akihabara y Asakusa.

Para pagar trenes de la linea JR, metro y algunos transportes fuera de Tokio, incluso en Hiroshima o Fukuoka se puede usar la tarjeta Suica (con chip de proximidad RFID). Esta tarjeta no funciona en Osaka y zona de Kansai donde se usa una análoga para la línea JR llamada Icoca. En Kioto es mejor moverse en autobuses cogiendo un pase de día en el primero que se aborde.

Las tarjetas como la  SUICA se paga 3000 yen iniciales y te da 2500 de saldo recargable con 500 de depósito que te devuelven si devuelves la tarjeta en las máquinas de recarga o el mostrador de una estación donde se adquiere. Permite pagar también en quioscos de prensa, maquinas expendedoras, algunas consignas de monedas y en combini, o tiendas de conveniencia.

Cuando entras en una estación se acerca la tarjeta o la cartera mismamente donde la lleves a la puerta automática y un letrero te indica el saldo actual de la tarjeta a la par que accedes al anden. Al salir hay que volver a aproximar la tarjeta IC y la pantalla te indica el saldo que te queda después del trayecto. Si no queda saldo tendrás que retroceder a alguna máquina cercana que habrá para recargar la Suica. Aunque conviene ir vigilando eso y no abusar de compras sin calcular el gasto. Los viajes de la línea Yamanote o cualquier otro de líneas metropolitanas JR cuestan igual. Eso está bien porque aunque te pases de parada puedes dar media vuelta y hasta que salgas de una estación o vayas a otra línea que no sea de la JR no te cobran la tarifa estandar (que no se si andaba en torno a 240 yen).

El JR Pass es un vale que permite coger trenes de largo recorrido incluídos en el precio. Sólo se puede contratar desde fuera de Japón y se formaliza en una estación de Japón. Y sale a cuenta sólo con hacer un viaje de ida y vuelta entre Tokio y Osaka en tren bala. Además te permite coger transportes de la JR incluídos en el precio durante el periodo escogido para el pase. Eso incluye la Yamanote e incluso el Ferry que va de Miyajimaguchi a Miyajima. Los billetes para distintos trenes se pueden reservar con antelación al coger el propio JR Pass para evitar masificación.

Al respecto de la masificación, me preguntan mucho si había mucha gente. Y no sé. Quizás tuvo que ver la depresión tras el desastre de Tohoku pero yo no sentí excesivo agobio por gente. Aunque quizás no me moví mucho por los lugares más céntricos en horas punta. Es cierto que hay vagones sólo para mujeres, pero precisamente tienen un horario y también se pueden usar por hombres fuera de las horas punta.

Todo esto y mucho más en el wiki que abrí para preparar el viaje. http://fon.gs/wikijapon (colaborativo)

Siento que aunque haya pasado un año, parte de mí aún no ha vuelto de allí. Algo tiene Japón que nos encandila a todos.

Nada más por ahora. Espero que os gusten las 20 capturas inéditas que he recopilado de mis vídeos. Otro día, más.










jueves, 13 de septiembre de 2012

Tendencias suicidas de la vida moderna

10 formas horribles de morir

No tomarse esto demasiado en serio. Es sólo un monólogo basado en la realidad con trasfondo humorístico. (¡Qué triste es que tenga que explicar esto en mi blog! pero hay fujoshi y estudiantes de odontología que se lo toman en serio. ;))


  • Muerte por Espera Eterna
Este tipo de muerte es una de las más peligrosas ya que llega lentamente sin darse cuenta. Sucede cuando una persona "poco puntual" cita a la víctima en un lugar y no aparece a la hora acordada. O bien cuando se emplea una aplicación de ordenador o dispositivo electrónico que se toma su tiempo para realizar operaciones y hace esperar al usuario más de lo que cabía imaginar para concluir.

Los afectados son personas colmadas de paciencia capaces de esperar hasta el día del juicio final para ver si termina la espera.

Para evitar este tipo de muerte conviene aprovechar el don de la paciencia para interrogar a la persona con la que se ha citado y su entorno de allegados y conocidos en lo que respecta a si son puntuales o no. Si es el caso se recomienda no citarse nunca con el sujeto o poner un límite de 2 minutos de demora para casos especiales. Aunque las personas normales dan 10 ó 15 minutos de margen. Si la persona aparece al minuto 3 y no encuentra al susodicho aprenderá a ser más puntual.

En el caso de que la espera sea provocada por un objeto en vez de una persona, también debemos tener paciencia y leer manual de instrucciones y toda la información posible relacionada con el funcionamiento del aparato o aplicación para saber de antemano la duración de los procesos y como solventar cualquier fallo que surja en sistemas complejos.

Si no somos pacientes para estudiar personas o sistemas, no hay riesgo de Muerte por Espera Eterna. No esperaremos más de la cuenta e interrumpiremos sin pensar cualquier demora de forma tajante.

  • Muerte por Sopa de la Abuela
Este tipo de muerte sucede cuando se confía la seguridad alimentaria a personas de avanzada edad o que nunca aprendieron a cocinar en condiciones más alla de lo infrahumano. También son causantes de esta horrible muerte madres sobreprotectoras que consideran que su hijo debe ingerir diariamente el equivalente a varias veces el peso de la criatura. O colman la despensa únicamente de un único ingrediente como "maná", remedio de todos los males desabasteciéndo el lugar del resto de alimentos básicos.

En ocasiones la persona que cocina confunde un compuesto venenoso con una especia indispensable que emplea como si fuera salsa para cubrir lo cocinado por completo en vez de echar una pizca de sabor y aroma, como dictan los cánones para cocinar con especias, y algo que podría haberse saldado con unos simples retorcijones o un lavado de estómago se vuelve letal.

Para evitar este tipo de muerte conviene encargarse uno mismo tanto de hacer la compra de ingredientes y alimentos apropiados para nuestra constitución, como de prepararlos y cocinarlos; O acudir a establecimientos especializados, restaurantes, bocaterías, etc.

  • Muerte por Vestimenta Estranguladora
La MVE es un mal endémico en la sociedad actual y sucede por culpa de ropa que viene de fábrica con unas dimensiones muy ajustadas aun en tallas denominadas "supergrandes" y el problema se agrava al introducir las prendas en la secadora tras su lavado y centrifugado.

Los fabricantes de ropa actuales, sobre todo de ropa interior, no tienen en cuenta las diferentes tallas de las personas, especialmente en adultos. Y hacen creer que unos calcetines elásticos con una abertura de cuatro centímetros de diámetro valen para cualquier persona con diez o más centímetros de diámetro en los talones produciendo una compresión brutal en venas de los piés, dificultando o impidiendo la circulación sanguínea. Lo mismo se aplica a la cintura elástica de prendas como calzones que comprimen la zona del diafragma y dificultan o impiden la correcta respiración del afectado.

Evitar este tipo de muerte es complicado si no logras un sastre para hacer la ropa a medida y un cuidado exquisito observando las normas apropiadas de lavado y conservación de las prendas de vestir.

  • Muerte por Impaciencia
Este tipo de muerte es una variante de la MEE del mismo tipo pero en el nivel opuesto. Por lo general las personas impacientes son las que hacen esperar más tiempo a los demás porque no se aplican el refran "Vísteme despacio que tengo prisa" y por llegar antes a los sitios terminan llegando más tarde o fracasando definitivamente en el intento matándose sin querer (con el agravante de que por su culpa pueden provocar otra Muerte por Espera Eterna).

Este tipo de muerte sucede cuando por nervios o inquietud no se presta la debida atención a la seguridad personal. Y por ejemplo se mete la mano sin mirar en un cajón lleno de clavos oxidados buscando otra cosa, o en un lugar lleno de animales potencialmente letales, como cocodrilos, o un nido de víboras.

Las víctimas de este tipo de muerte cuando se ven en situación de esperar para llegar a un destino, o encontrarse con una persona, o la conclusión de una tarea, no tienen paciencia y recurren a formas irresponsables de sobrellevar la espera u omiten realizar sus necesidades básicas mientras realizan una tarea que requiere mucho tiempo concluir no prestando atención a su alrededor y los peligros que se derivan de un estado de ansiedad que ciega su mente.

En estos casos, siempre se debe evitar el consumo de alcohol y otras drogas que alteran la percepción del afectado. Y se debe pensar al menos dos veces cada acto a realizar para evaluar la situación y comprender las consecuencias antes de que sea demasiado tarde.

  • Muerte por Zapping
Este tipo de muerte ocurre cuando en casa ajena, o en un lugar donde no se tiene autoridad sobre el mando de la televisión, la victima es bombardeada con imágenes que alguien cambia continuamente sin visos de que vaya a terminar de cambiar de canal jamás, ni dar tiempo si quiera a ver que están poniendo en cada canal.

La televisión en sí misma es un elemento peligrosísimo, especialmente si se sintoniza canales como Telecinco o Intereconomía. Y en manos irresponsables puede volverse aún más volátil e impredecible. Aparte de casos de epilepsia y vértigo causado por sucesión rápida de imágenes y sonidos aleatorios, el zapping convulsivo por parte de algún cazurro que pulsa botones sin ninguna mesura produce en las víctimas estados de locura y multiple personalidad pudiendo alcanzar grados de psicopatía poniendo en peligro su propia integridad y la de los que le rodean. Especialmente si se alterna entre un documental de La 2 y un Reality Show de Discovery Max o la MTV.

La única solución es abandonar el salón donde se encuentre un televisor encendido sobre el que no se tenga control lo antes posible, o tratar de convencer al dueño del mando a distancia para que se abone a Crunchyroll o Funimation, o un canal similar de anime japonés que calme su espíritu inquieto.


  • Muerte por Código Máquina
Este tipo de muerte es una extraña afección que afecta a quien se empeña en aprender lenguaje máquina de un procesador. Sucede al tratar de leer un libro sobre código máquina intentando comprender todo lo que se explica desde el primer párrafo al último de cada página.

Las víctimas son aquellas que no se aplican el refrán "La curiosidad mató al gato" y no dejan que sean los ingenieros los que corran el riesgo en su lugar.

No existe cura para este mal. Si alguien empieza a leer uno de estos libros morirá irremediablemente. Puede que antes de 7 días. E incluso antes de 6 minutos y 40 segundos sin necesidad de escribir tu propio nombre en un Death Note ni de tener un espejo para tener la propia cara de la víctima en mente.

  • Muerte por Charla Intrascendente
Este tipo de muerte es muy traicionera y casi cualquier persona del mundo es susceptible a ser afectado por ella. Sucede cuando la víctima se queda sola con otra persona que tiene obsesión por hablar de un tema concreto y la víctima para no pecar de desconsideración no sólo permite hablar sin parar a su interlocutor sino que incluso le da coba para que siga hablando más de un tema, quedando bien aunque no le interesa lo más mínimo el asunto.

Los causantes pueden ser seguidores de series de televisión como The Wire o Fringe. Así como fanboys o fangirls de cualquier ideología bien sea deportes, productos de Apple, creencias religiosas, ecologistas o políticas.

Para evitar la MCI se debe recibir entrenamiento especial para aplacar cualquier Charla Intrascendente al menor atisbo de presencia. No existen de momento academias para ello pero lecciones de "patada voladora" con Chuck Norris y de "Zas!, en toa la boca" con Peter Griffin pueden ayudarnos para reaccionar a tiempo correctamente.

Si se quiere quedar bien bastará con decir a tiempo -No me lo cuentes. Quiero descubrirlo por mí mismo.

  • Muerte por Envidia Insana
Este tipo de muerte sucede cuando la víctima, demostrando que el hombre procede del mono, intenta imitar lo que ve a su alrededor aunque no tenga nada que ver consigo mismo y sus circunstancias. Así pues la víctima propicia de MEI se hace un tatuaje y piercing en la lengua a domicilio en condiciones anti-higiénicas con un curso por fascículos encontrados en un mercadillo de un pueblo perdido en la zona rural más profunda del país después de ver que la vecina del 4ºB del portal de al lado hizo exactamente lo mismo.

Otro ejemplo del tipo de víctima a la que afecta la Muerte por Envidia Insana es la persona que gasta todo dinero que cae en sus manos en mercancias sin valor únicamente porque las venden en ediciones limitadas y sólo la van a poseer en el mundo un millar, quinientas, cien personas o menos. A menor número mayor serán las ganas del sujeto por adquirir la posesión. Pero esto no se aplica con mercancias realmente valiosas que son únicas y se venden en subastas importantes. Ya que este tipo de víctima dejará de desear el objeto si nadie más tiene otro igual.

La afección es extraña pero sucede continuamente debido al innato impulso de imitar o contraimitar de la especie. La solución pasa por que la víctima logre ayuda externa con ejemplos más prácticos que imitar como llevarlo a una convención de proctólogía o apuntarse a un cursillo de encaje de bolillos.


  • Muerte por Estupidez Atolondrada
El MEA es un tipo de muerte que afecta a las víctimas de todos los casos anteriores. Ya que cualquier muerte ridícula se debe a la propia estupidez al ignorar las medidas apropiadas para tener cuidado con lo que sucede o puede suceder alrededor.

Se debe actuar de una determinada manera para evitar la MEA. Aparte de no hacer cosas estupidas, hay que realizar también actuaciones inteligentes para mantenerse con vida.

Para combatir la ignorancia lo más apropiado es leer. Aunque se debe tener cuidado para no acabar como Don Quijote buscando utópicas Dulcineas y atacando molinos de viento por creer cualquier cosa sin demostrarse de forma empírica cualquier convicción adquirida.


Panico A Una Muerte Ridicula by Def Con Dos on Grooveshark

sábado, 11 de agosto de 2012

Bad Apple de Touhou Project

Agosto es un mes de calor por estos lares. Y parece que la pereza me puede así que voy a reciclar un post que hice en Facebook para tener algo escrito en mi blog ya. Igual me animo y escribo algo nuevo antes de que acabe el mes.

Gracias a Stage7 averigüé el título de un videoclip que llamó mi atención en la EE19, la Encounter del año pasado.

Bad Apple - Touhou project



Lo curioso es la de versiones que se encuentran por la red y la creatividad que rezuman.
A continuación, unas cuantas más hasta llegar a 14 vídeos en total:

Laser

Así es como lo vi la primera vez; con un sistema laser casero que convertía el vídeo directamente de Youtube, después de ponernos el Trololo y algún otro.

Live Concert

ASL en este caso no son mis iniciales sino las de "Animelo Summer Live". El mayor concierto anual de anisongs (canciones de anime) en Japón. Qué ganas de ver uno en vivo. :)

Real Apples

¿Cuántas manzanas hacen falta para representar un videoclip de Touhou project?

Violín versión

‎3D MMD

3D MMD ¿mejor?

Arena

Real Cosplay

Gameboy


Busca Minas


Windows Error


NES


Quién es quién en el mundo de Touhou project.


domingo, 22 de julio de 2012

Japón 2011 -día 13- (y 14)

30 de octubre de 2011, domingo. 13º día en Japón. El último día en Tokio seguí mi plan y acabó siendo un auténtico éxito. 

En primer lugar me dirigí hacia la estación de Nippori donde, tras hacer "check-out" del hotel de Chiyoda, dejé mi ligero equipaje en una consigna.

De nuevo en la línea Yamanote me encaminé a Shibuya, viendo Hachiko por fin a plena luz del día y encaminándome hacia el Parque Yoyogi, pasando por Harajuku.
Al acercarme a la entrada de Yoyogi no vi mucha cantidad de "frikismo" que se comenta solía haber los domingos aunque algo quedaba. Quizás ya se me había hecho bastante tarde. O que realmente se están limitando estas buenas costumbres. Pero pude ver algo de moda lolita y otras tribus urbanas.

Cuando iba a retratar unas chicas que estaban siendo fotografiadas por otra mujer que pasaba por ahí y posaban alegres con unas pintas que llamaban mucho la atención, un indigente pagado (seguramente) por ellas se interpuso mostrándome un letrero "¡No photo!". -Arigatou Gozaimasu.ー Le dije; y el hombre repetía ーNo foto! No foto.ー con cara incrédula de que le diera las gracias, mientras me alejaba. :) Fue desagradable pero aguanté el tipo. Si soy un poco menos tímido (y preparo las frases a decir en japonés) me acerco y les pido una foto como la que le había hecho la señora anterior, pasando del desconcertante vagabundo.

En el parque estaban los incansables Rockabillies que bailan cada domingo casi sin parar. Y había algunos músicos a lo largo del enorme parque en medio de la ciudad tocando percusión y otros instrumentos.

Al volver vi que la sede de la NHK está muy cerca de ahí. Además había multiples actividades, un concierto, rockodromo y distintos puestos de tiendas de recuerdos y comida; y una actividad solidaria del día de La Tierra, o algo así. Y una instalación con más puestitos para recaudar fondos para damnificados del terremoto y posterior tsunami de Tohoku del 11M.

Y ya se me estaba haciendo tarde para comer así que me encaminé hacia Akihabara (para la primera visita "oficial" :)). Busqué el Maid Café Popopure, que se anunciaba como "estudio de doblaje de animación" además de Maid Café; Y pregunté a unas "maid" que estaban anunciándolo abajo del mismo edificio donde se encontraba el Café; Una de ellas me acompañó en el ascensor hasta la puerta del Maid Café donde me recibieron y sentaron en la misma mesa (luego he podido comprobar) que salen los Backstreet Boys en el vídeoclip Bigger rodado en el mismo sitio. Aunque cuando fui yo no había tantas maidos, a lo sumo salían a las mesas seis o siete especialmente a la hora de despedir al amo-cliente con una reverencia.

Concretamente me sentaron en el mismo sitio donde aparece el que canta al principio del vídeoclip, en el segundo 57" (a la izquierda de la imagen). No soy fan de estos cantantes pop pero sale algún sitio de Japón y especialmente el Popopure, en el vídeo musical.http://youtu.be/-UOoNZWZyKQ

La experiencia fue fabulosa. Quise probar todo. Comida, postre, doblaje de animación y foto con una maid a mi elección. :)

ーOishiku nare! Moe, Moe, Kyun!ー Decía la Maid mientras yo debía repetir las últimas expresiones de "Maido magic"- xD antes de comerme mi tortilla de arroz frito decorada con KETCHUP con un personaje manganime a mi elección.

La variedad de refrescos no era lo que yo estoy acostumbrado; No había ni limonada, ni naranjada; Así que tomé un Melon-soda junto con el postre especial de Halloween.
Después lié a mi guapa "sirvienta", Haju, que me atendía porque hablaba inglés (mejor que yo) para hacer el doblaje en japonés sin tener prácticamente ni idea del idioma, para lo que solicité que me transcribieran en hiragana el diálogo que tenía que recitar yo. Se podía hacer en inglés si se quería. (pero yo no quería llevarme el recuerdo así. :)) Se hacen 2 ensayos antes de grabar el definitivo. Al primer ensayo me dí cuenta de que necesitaría más agilidad para hacerlo bien. Y al hacer la transliteración otra camarera expresó -¡Oh! Romaji!ー :)

Finalmente salió bastante bien. Me dejé alguna expresión en la que dos personajes hablaban a la vez y puede que no atinase con el momento idoneo en todas mis frases; aunque era una pieza breve y hecha para que no se note mucho cuando los actores de doblaje son inexpertos. Conejitos sin boca y similar. Además Haju hizo el papel de dos personajes con tonos diametralmente opuestos. Lo hizo de maravilla. Toda una seiyu profesional. Al terminar hubo tímidos aplausos entre el público; el resto de clientes del restaurante. E incluso uno se me acercó y me dijo que lo había hecho bien. -Congratulations.ー

Con mi nuevo DVD auto-producido bajo el brazo sólo me faltaba un servicio por probar del Popopure; Una foto con una maid. Escogí a Aki porque me chocaba su mini-gorrito negro típico de moda japonesa. :) Me habría gustado hacerme también foto con Haju para tener el recuerdo completo, de su decoración de la tortilla de arroz, del doblaje y su faz pelirroja. Pero todo no se puede. :)

Al posar para la polaroid te preguntan cuál de tres poses quieres que hagan... -Neko Nyan, Nyan... (gato, miau, miau) y otras dos que he olvidado. Dije la primera sin dudarlo. :) Y allí posamos haciendo el gesto de gatos traviesos.
Un cliente anterior creo que no escogió ninguna de las 3 opciones... Quiso que su maid se alzase mientras el se postraba con una reverencia como de 90º mientras exclamaba un sonoro "GOMENNASAI"! xD

Aki estuvo decorando un buen rato mi foto de 500 yen con motivos de halloween y finalmente me despedí del Maid Café hasta otra ocasión. :)

Siguiendo en Akihabara visité el Animate planta por planta. Ya había visitado el de Ikebukuro y este tampoco estaba mal. Encontré el bluray de Kalafina "Red Moon" por 6000 y pico yen (60 y tantos euros). No es un precio que acostumbre a pagar por nada... pero después de twitear la portada y el precio, pensé que no me conformaría con eso y -un día es un día. No reconocía ningún título del concierto, pero más tarde fue fabuloso comprobar que salía el tema 光の旋律 del anime Sora no Woto; que vi después de mi viaje por Japón. Y me encantó.

El último sitio que visité en Akihabara fue el Yodobashi Camera. Ya había echado el ojo a un teclado de goma enrollable con teclas en hiragana por 1100 yen o algo así, no muy caro, cuando estuve en el Yodobashi de Kyoto. Así que esta era mi última oportunidad y tras cotillear un poco las secciones del de Akihabara me compré el teclado. Tengo que buscar alguna aplicación para practicar a teclear en hiragana directamente.

El regreso en la Yamanote hacia Nippori fue bastante emocionante... las despedidas siempre lo son. Los sonidos de megafonía. La melodía de la estación Takadanobaba (Astroboy). Despedirme de la gran ciudad y practicamente de Japón hasta dentro de unos años... no era triste. Para mí era un momento muy feliz. Todo lo que había visto se venía conmigo y ya sabía que Japón seguiría ahí la próxima vez, sin Godzilla, ni más bombas atómicas, ni catástrofes como la del anime Tokyo Magnitude 8.0. Tendrán sus altibajos, pero aunque no creo en las "razas" la japonesa puede superar todo lo que les echen y más.

Aún me quedaba un buen momento ese domingo en el hotel de la ciudad de Narita, donde cené de Combini y visité su "onsen artificial". El sentô estaba enriquecido con radio para agregar propiedades minerales al agua. Y no me importó bañarme con otros 5 ó 6 jovenes que estaban de chachara. Quizás demasiado parlanchines para el momento de relax, eso sí.
A la mañana siguiente, lunes 31 de octubre 2011, día 14º temprano, cogí el tren hasta la terminal del aeropuerto desde el pueblo de Narita. Deposité mi tarjeta SIM alquilada en el sobre que me habían facilitado y doblándolo un poco más fue al pequeño buzón que hay en la terminal.

Compré por tercera vez un ejemplar de la Weekly Shonen Jump (nº 47 2011). La primera vez también lo compré en el aeropuerto de Narita, cuando llegué, el martes 17 (nº 45 2011), que traía en portada a Luffy de One Piece (y que ya he regalado a un fan de la serie). Y el nº 46 2011 lo compré en la estación Hakata (Fukuoka) el lunes 24. Por entonces había leído unos 6 tomos de Bakuman en español y ya conocía la periodicidad semanal de la revista que sale "diseccionada" en el manga. Escogí bien las fechas para poder comprar un número casi el día que sale; cada lunes.

Finalmente hice el check-in de mi equipaje y tras la espera habitual embarqué en el avión hacia Zurich (Suiza) donde cambiaría a otro de la misma compañía con destino Madrid.
Antes de despegar de Narita un operador de pista nos despedía con la mano.
Desde lo alto, esta vez con ventanilla en ambos vuelos, pude ir despidiendome de Japón, prestando atención al pasar por Hokkaido incrustando los últimos trozos de paisaje en mi retina.

La compañía aérea Swiss aún tenía una sorpresa en su repertorio de comidas y refrigerios para irme con buen sabor de Japón. Probe un Onigiri que estaba buenísimo. Traduje el envoltorio y decía algo como que era un onigiri "de lujo".
Tras los largos vuelos de 10.000 Km. hasta Madrid llegué el mismo día que había despegado, por el cambio de hora, aunque no tuve tiempo de coger un transporte que me llevase a casa ese día ya y tuve que hacer noche antes de terminar en Atocha, ya siendo martes 1 de noviembre por la mañana temprano donde reservé dos trenes para llevarme de vuelta a Tudela.
Japón 2011 -día 13- (y 14)
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

sábado, 21 de julio de 2012

Japón 2011 -día 12-

Y allá vamos con este "remake" (o ahora lo llaman "Reboot") de mi penúltimo día de viaje por Japón, en octubre de 2011. Esta vez con 137 fotos en vez de las 21 que publiqué originalmente de sitios de Tokio que visité.

Sábado, 29 de octrubre de 2011.

Décimo-segundo en Japón. Fue un día de impaciencia.

Se acababa mi viaje en Japón y me había reservado para el día siguiente algunas de las cosas que más ganas tenía de ver.

Este día, antes de dirigirme al famoso templo tokiota Senso-ji, decidí anticipar una visita fugaz a Akihabara para ver algo, antes de lo planeado; y hacerme con algún folleto de maid-cafés para el día siguiente. Además visité la tienda Gamers.

Al ir al barrio de Asakusa, camino de Senso-ji me encontré con un espectáculo de cosplay callejero que hacía un crossover entre Dragon Ball y Saint Seiya. Fue sorprendente y se me escapó alguna que otra carcajada.
Después de ver los puestitos de Senso-ji (y comprobar que tienen tanto baños modernos como tradicionales) me dirigí hacia el río Sumida con la intención de embarcar en un barco turístico que me llevase hacia Odaiba. Vi el Himiko y algún otro en el muelle más próximo, pero me asustó la enorme cantidad de gente que había ahí. Así que decidí subir río arriba en busca de otros embarcaderos menos congestionados, para hacer antes. Pero de hacer antes, nada! Porque no encontré ninguno que tuviera en horas próximas parada en ellos. Sin embargo, pude disfrutar de un largo paseo viendo la majestuosa Tokyo Sky Tree muy cerca y algunos otros aspectos de la vida callejera en Tokio.
Finalmente regresé al embarcadero principal, la espera no fue tan larga, y con pocas indicaciones cogí ticket de la máquina para el barco más barato disponible, que hacía escala en otro embarcadero donde había que cambiar de barco para llegar a la isla artificial Odaiba.

Pude disfrutar de un bonito viaje por el Sumida grabando por las ventanillas la ciudad mientras una azafata recitaba lo que podía verse a babor y estribor conforme pasábamos.
En Odaiba, eché un vistazo al centro comercial Aqua City y tras reponer fuerzas visité la Fuji TV, donde conocí a alguien de Barcelona que iba hablando con el personal en inglés; al principio me despistó pero luego nos quedamos hablando un buen rato, sobre tapas de WC y otras cosas chocantes de Japón, mientras veíamos ponerse el sol en la bahía de Tokio.

Después de encontrarme con el resto de las instalaciones de la FujiTV cerrando al pegarme tanto tiempo admirando el "astonishing" paisaje nocturno de la bahía de Tokio, me dirigí al monorail que sale de Odaiba, creo que en dirección opuesta a la ciudad, aunque va en círculo y terminaba saliendo de la isla. De ese modo vi desde el tren, fugazmente en la oscuridad de la noche, el Tokyo Ariake Big Sight (donde se celebra el Comiket). Después me perdí un poco entre las calles de la estación para encontrar un enlace a la Yamanote u otra línea céntrica, y decidí visitar Ginza con la idea de buscar un "shabu shabu" para cenar, cosa que finalmente quedó pendiente para otra ocasión.

En Ginza vi varios restaurantes españoles (muchos) y en otra calle alguno italiano y de otros tipos. Los shabu-shabu que encontré eran de precios prohibitivos y con salones demasiado lujosos para mi gusto, yendo solo. Ginza es Ginza.
Por si acaso un joven me ofreció "señoritas de compañía" de host club -pretty girls, mista!! A lo que respondí "Sólo busco un restaurante, gracias". xD

Tras recorrer bastantes manzanas entre un par de calles abandoné el exclusivo barrio de Ginza y acabé en un kaitensushi próximo a la estación de Kanda donde probé por fin sushi de Japón en Japón.

No les quedaba 大トロ (o-toro) y me tuve que "conformar" con chu-toro, pero estaba bien bueno igualmente junto con otros cuatro platillos distintos más.
Como siempre me presentaba en cualquier sitio con un "nihongo ga amari hanasemasen" (casi no hablo japonés) en este restaurante lié un pequeño barullo al personal porque se preocuparon en exceso en explicarme que me ponían un platito que equivalía al precio de la bebida, y era un explicación innecesaria pero como la camarera no sabía ni papa de inglés (o yo no la pillaba el hilo) se molestaba en vano en explicarme mientras yo buscaba preocupado en mi diccionario de japonés qué era eso "tan importante" que intentaba decir. Finalmente vino otro camerero preguntándome "-¿Qué le preocupa?" y entendiendo ya casi todo lo que sucedía señalé a la camarera con el dedo como diciendo -La que está preocupada es ella! (Uops!) no yo. Que está todo muy bien explicadito en este letrero con los colores y los precios!

Aunque en un restaurante de España a esa anécdota nadie le daría importancia, noté que mi tono estaba un poquito por encima de lo habitual y me dolió algo no haberme contenido ese feo gesto (en Japón) de señalar con el dedo, o hacerlo de modo más cordial; a la japonesa.

Dejando aparte el momento "lost in translation", el giratorio de sushi era muy curioso. Los platos iban pasando pero no se cogían directamente de la cinta. Esos eran de exposición. Se marcaba en una pantalla táctil lo que querías y un trenecito por una vía superior te lo traía recien preparado.

Después volví al hotel para pasar mi última noche en Tokio. (La siguiente, y última en el país, sería en Narita.)
Japón 2011 -día 12-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

Japón 2011 -día 11-

28 de octubre de 2011, viernes. Undécimo día. De mis dos semanas en Japón, este día era el menos planificado. Lo dejé a posta como "free day". Hay 148 fotos del día al final de la parrafada!
Al no haber podido visitar la Toei Animation el día anterior; y con los mil y un sitios por ver en Tokio, más otros imprevistos, hizo éste un día muy intenso.
Mi primera visita del día fue el museo "Toei Gallery" recomendado por el libro "Tokio para Otakus" y realmente interesante. La historia de estos estudios de animación es amplísima y tienen obras famosas desde hace más de medio siglo que están representadas en murales, cuadros y figuras repartidas por varias salas del edificio de la Toei Animation, una grande y alguna más pequeña.
Sus mayores éxitos del momento son One Piece y Pretty Cure. Pero Astroboy, Tetsujin 28, Calimero, Mazinger Z, Candy Candy, Dragon Ball, Sailor Moon, Saint Seiya y un largo etcétera han desfilado por su exitosa maquinaria de producción.
Al volver (por cuarta vez) a la estación Ouizumi Gakuen, y sólo entonces, me fijé en la reproducción del Capitán del Galaxy Express 999; y que, pese a haber pasado antes por ahí 3 veces, no me había dado cuenta hasta la última oportunidad del homenaje que había montado.
El mismo día también visité Nakano Broadway, y me metí en dos Mandarake (uno enfrente del otro). Y salí de ahí con varias bolsas de manga en japonés. Casi 40 euros de manga a precios normales (mitad que en España) o de oferta como el pack de 10 tomos de Jungle ha Itsumo Hare nochi Guu que salían a 100 yen el tomo (un euro).
De Ale pillé el truco de fijarse en la editorial para localizar algunos títulos que me interesase tener. Pregunté por el 4-koma de Lucky Star, que no encontraba, y por lo visto los de Kadokawa comics estaban en el Mandarake de enfrente.
Después de pagar los que compré en el primer Mandarake, donde sonaba un popurrí de músicas de famosos anime, me agencié los 8 tomos disponibles de らき★すた entre otros títulos.
Después de la visita relámpago y consumista-de-manga por Nakano Broadway volví a toda prisa al hotel para enviarme todo el sobre-peso que tenía acumulado en un paquete por correo antes de que cerrasen la oficina. Pues el fin de semana no abrían la oficina más próxima y el lunes era día de volver a casa. :-(
Al llegar al hotel me di cuenta que mi tarjeta-llave había volado. Se me cayó del bolsillo, probablemente en el metro, porque la llevaba suelta junto a la Suica. Afortunadamente no perdí la Suica. Y pese a mi preocupación por haber perdido la tarjeta-llave de la habitación del hotel en recepción me atendieron con una sonrisa, me hicieron una copia sin ningún sobre-cargo, ni gesto de desaprovación, ni de -ya_te_vale gaijin despistado!
Después de eso vacié mi maleta y la llené con todo lo que quería mandarme y llegué a la oficina de Correos de Chiyoda más próxima con ella, a menos de media hora de tiempo para el cierre de la oficina. Un empleado que sabía inglés me atendió y ayudó en todo el trámite. Me facilitó una caja, metió plasticos para acolchar y ayudó a rellenar el papel para, con la opción más económica (por barco), me llegase todo 2 meses y medio después. El paquete pesó más de 11 KG y me salió por unos 7400 yen. Aunque luego en España me hicieron pagar como 25 € de audana por declarar que su valor era de unos 5000 yen. (Error!) Debí haber indicado que era "PRIVATE USE" o indicar que valía menos de 21 € (creo que es el límite ahora para estar exento de aduana en los envíos por Correos). Pues había cosas como el diccionario de mi propiedad que yo había traído y me estaba librando para aligerarme de peso.
Después de eso, ya de noche (¡qué pronto oscurece a finales de octubre! :-/ ), visité la Torre de Tokio. También era demasiado tarde para disfrutar de la parte más alta (entradas agotadas) y tuve que conformarme con ver las vistas desde el piso intermedio, igualmente espectacular, también visité algunas de las atracciones para turistas como el museo de cera y alguna cosa más. Pero cerraron muy pronto para ver todo lo demás con calma. O, mejor dicho, me tomé mucho tiempo en ver las vistas. :)
Después se me antojó ir a Shibuya por primera vez y me encontré con Hachiko y me acerqué a un Mangakissa (me pareció más cómodo que el de Ikebukuro) para subir algunas fotos a mi blog.
Después de un paseo, casi (sin casi) perdiéndome a posta por las calles próximas regresé casi (sin casi) a la hora de cierre del metro, y de pocas me quedo dentro de la estación destino próxima a mi hotel.

Japón 2011 -día 11-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

viernes, 20 de julio de 2012

Japón 2011 -día 10-

27 de octubre de 2011. jueves. Décimo día en Japón. Y 92 fotos al final de esta publicación.
La vista desde el piso 21F del Toshi Center Hotel, dominando el norte, noroeste y nordeste (Tokyo Sky Tree) desde Chiyoda me dejaba con la boca abierta cada día.
Pude haber escogido un hotel más barato pero aproveché que iba a estar 4 noches para tener un precio más ajustado en un hotel de categoría. 6750 yen la noche. Por ese precio podía haber pasado 10 noches en el Cabin de Fukuoka. Pero en fin, una vez en la vida y vale. ;)
Este hotel acababa de cambiar la planta de fumadores por una de No-fumadores y yo lo notaba a veces en el sistema de ventilación teniendo que taparlo con una toalla para que no entrase el olor. Algo que indiqué en mi carta de sugerencias al despedirme. Lo malo (o bueno, quien sabe) es que no se podía abrir la ventana... (como para caerse desde el piso 21. :)
La noche más cara fue la de Shirakawa-go, pero incluía cena y desayuno. 9200 yen.
Este día me levanté pronto para viajar a Mitaka y ver el museo Ghibli, como había reservado el día que llegué. 
Allí no se podían hacer muchas fotos. Sólo en el exterior... Y aproveché un momento de "intimidad" para hacer fotos de la original decoración del W.C.
La disposición del lugar permite moverse al visitante con libertad por los distintas secciones del museo, con la salvedad de que las proyecciones tienen un horario limitado y se aconseja ver el corto exclusivo Ghibli lo primero. En esa fecha me tocó un viejo corto bastante infantil pero lleno de imaginación titulado Kujiratori, que ya había sido exhibido fuera del museo en alguna rara ocasión.
Pude ver también los storyboards de "Kokuriko zaka kara", que no abrí para no "spoilearme" (espero que la hayan hecho mejor que Cuentos de Terramar) y repasé la parte final del storyboard de "Karigurashi no Arietti" (Arriety). Que en el papel emocionaba tanto como en el film.
Del museo me despedí tras visitar la parte de fuera donde está el robot jardinero de "Lapta, el castillo en el cielo" y ver cada cosa de la tienda aunque sin comprar nada para los compromisos. ¡Qué vengan los amigos a comprarse lo que quieran! Je.
Después regresé a Tokyo y di un breve paseo por Shinjuku comiendo en el "buffet libre de pasteles" de la cadena Sweets Paradise. Donde tras algún plato de pasta, ensalada y carne me inflé a tartas y otros dulces dentro del limitado plazo de tiempo en ese importante barrio en hora de comer. Lo habitual en la franquicia son 90 minutos pero en este eran 70 minutos; aún así me sobró algo de tiempo.
Después de comer me acerqué a la estación de Nakai. No me preguntéis por qué si no habéis visto la película "La chica que saltaba a través del tiempo". Alli estaba su curioso reloj carrillón. Pero no lo vi sonar yendo a la hora del film. Debe hacerlo sólo en determinados días y horas. Al menos puede apreciarse que es idéntico y tiene una campana en cada lado.
Después de Nakai fui más lejos aún, Oizumi Gakuen, en cuya estación encontré varios motivos de Leiji Matsumoto, al estar próxima la casa de este mangaka, autor de Galaxy Express 999. De allí tuve que caminar bastante hasta llegar a los estudios Toei Animation. Y al faltar menos de media hora para el cierre ya no me permitieron entrar, de modo que tuve que aplazar la visita al día siguiente. Con el consiguiente paseo de vuelta y al día siguiente otro largo doble paseo. Hubiera sido mejor buscar ruta en autobús o alquilar una bicicleta.
Para terminar la noche me acerqué al ya conocido barrio de Ikebukuro y visité el Animate (planta por planta), un Book-off (en el que recibí encargo de buscar CDs de Aya Ueto), y un mangakissa (el primero que visité en Japón).
Tras mucho "trasnoche", antes de las doce -como el cuento de Cenicienta, antes de que cerrasen las líneas de metro y caducase la vigencia de mi JR Pass volví al hotel para disfrutar del panorama nocturno desde mi habitación.

Japón 2011 -día 10-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

Japón 2011 -día 9-

Miércoles, 26 de octubre de 2011. 9º día en Japón. Antes de regresar de Shirakawa-go a Tokio visité junto a la pareja de turistas de Singapore, que se alojaron en el mismo minshuku, algunos sitios del lugar. Al final de esta publicación pueden verse más de 200 fotos de la jornada!
Amaneció algo lluvioso pero poco a poco fue clareando. Y fue saliendo el sol para llegar a admirar el momiji; enrojecimiento de las hojas de los árboles, en su mejor momento. Algo que también venían buscando los de Shikoku según nos contaron y nos regalaron mandarinas (Mikan) a los demás inquilinos.
Desayunamos todos juntos en el mismo lugar que la cena de la noche anterior. Y nos hicimos las últimas fotos de rigor en torno a la casa donde habíamos pasado la noche.
La mayor sorpresa del día fue descubrir las plegarias frikis del templo Myôzen-ji. Lee y su pareja iban haciendo fotos y curiosenado el lugar, como yo. Y en un momento a ella le llamaron la atención. Eran extrañas y me acerqué a verlas. Todas hacían alusión al famoso anime que me trajo al lugar. No había casi ninguna que no tuviera dibujos de personajes de la serie. Y las que sólo tenían letras hacían alusión a la serie también. Una del mismo día (26 de octubre 2011) rezaba: "Oyashiro-sama Power!" Y la serie en anime se estrenó en 2006, y 5 años antes salía la novela visual para ordenador y consolas PS2 y NDS. Así que hablamos de algo tan popular que 10 años después de su nacimiento sigue atrayendo masas de fans.
Después de pasear por Ogimachi y alrededores subimos al mirador desde el que se podía ver todo el valle, y vi el mirador que sale en el anime, que estaba menos escondido de dónde lo busqué el día anterior.
Me dieron unos mapas y me aconsejaron visitar el Takayama Jinya, unas instalaciones gubernamentales de la era Edo, hace casi tres siglos, único en todo Japón; el último que queda de este tipo. El lugar tenía incluso salas de tortura y todo tipo de reliquias de la época.
El Hida de vuelta de Takayama (14:39) a Nagoya (17:02), que va al revés durante los ~20 Km. que hay entre Gifu y Nagoya, tenía turistas locales que regresaban a sus casas. Un grupo de jubilados, antiguos alumnos de una universidad, se reunían cada año para hacer viajes juntos. Uno quiso cambiarme el sitio para estar junto a su amigo, el organizador. A lo que me negué porque él tenía pasillo y precisamente yo tenía reservado el sitio en ventanilla para disfrutar el paisaje. Y algo así no se ve todos los días. (Bueno, para mí el día anterior, también. ;))
El caso es que no pude ver mucho paisaje porque el organizador me estuvo "dando la chapa" en un perfecto inglés, casi más rápido de lo que podía seguir, de sus andanzas con el grupo. Y de algunos de sus viajes por España. Me contó hasta que era fan de Sergio Dalma. Creo que con ese último dato notó mi cara #WTF y no habló más del tema. Jeje.
En un momento dado se intercambió de sitio para hablar con otro y le dirigí algunas palabras al que se puso a mi lado como si fuera el mismo, hasta que me dí cuenta de que no nos entendíamos tan bién. Je.
Pasé por la estación de Tokio para recoger mi chaqueta, que me dejé en Nagoya, en el segundo shinkansen del día anterior, por las prisas y nervios porque no tenía casi margen de tiempo para el transbordo entre el shinkansen y el Hida Wide View, y me di cuenta ya sentado en mi sitio a punto de partir hacia Takayama; Gracias a Ale pude entenderme mejor con el revisor que escribió un texto con todo lujo de detalles y el revisor enseguida me comunicó que habían encontrado la chaqueta y que la podía recoger al día siguiente en Tokio en la oficina de objetos perdidos de la estación; Y allí fui y me la guardaban aparentemente más limpia y planchada de lo que la tenía,  pero no se me ocurrió salir a ver la fachada de la original estación (de estilo clásico occidental), aunque creo que en esa época estaba de reformas, y de noche no la hubiera podido retratar bien.
Finalmente me encaminé hacia el que sería mi hotel durante cuatro noches más, en Chiyoda.
Allí cené de combini tras ver las espectaculares vistas de Tokio de mi habitación. Y vi en la tele noticias sobre Europa y la Merkel y mujeres que se visten de hombre (teatro Takarazuka).

Japón 2011 -día 9-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")