martes, 2 de junio de 2015

El lenguaje es ambiguo. 40 insultos que no deberían serlo.

Si no tuvieramos el lenguaje, la única manera de quejarse que tendría la gente sería con lloros, gruñidos y acciones violentas.
En ocasiones, parece que las palabras se utilicen sólo para quejarse.

No estoy seguro si existe ya algún estudio etimológico así pero estoy convencido de que muchas palabras usadas actualmente para calificar movimientos políticos, religiosos u orientaciones sexuales nacieron por parte de opositores que los señalados terminaron por aceptar de buen grado.

Del mismo modo la palabra "friki", sajonismo de freak (bicho raro, o fenómeno de feria), hoy día es motivo de orgullo. Sobre esto, ya he escrito en el blog en años anteriores. Especialmente para el "Nexo TLQM" hace 5 años, "Día TLQM del Orgullo Otaku". Y otro año después, ¿Por qué Orgullo Friki?.

Pero ahora pretendo extrapolar esas ideas a otras palabras calificativas que se emplean con mucha alegría sin preocuparnos de su verdadero significado y origen.

Y sin preocuparnos tampoco de lo que piensan los demás que significan.

Constantemente somos testigos de como lo que para unos es ofensivo para otros no lo es.

Aunque hace muchas décadas en el mundo moderno, la vida de casi todo el mundo, de cualquier país, es similar en hábitos y formas de subsistencia gobierne quien gobierne su país, hay quién se empeña en hacer ver a los demás e incluso creerlo ellos mismos que existen izquierdas y derechas, como ideología política.

Seguramente los de un "color" inventaron el término para calificar a los del otro, como algo insultante. Y los otros, y sus creativas subdivisiones, hicieron lo propio con los demás. Ponerles un mote para llamarlos por una palabra que los califica como defectuosos, malos, tarados.

Con el tiempo unos y otros se acostumbraron y sintieron cómodos con el término y decidieron prolongar su uso para distinguirse de los demás.

En las religiones pasa algo parecido. Hoy día hay muchos ateos orgullosos. Pero todavía hay quién ve como algo malo un estado natural del ser. Y se les señala como proscritos. Eludo esa etiqueta para definirme ya que esconde un origen acusador e insultante.

Lo mismo puede pasar con los LGBT. Y me da la nariz que la abreviatura "hetero" tampoco la inventó alguien heterosexual.

Emplear calificativos para señalar diferencias con respecto a tí o tu "tribu" es tan infántil como llamar cuatro-ojos a alguien que lleva gafas. O calvorota a un individuo que carece de pelo en la cabeza.

Pero se sigue haciendo. Se insulta con palabras que quizás para otros no son insultantes. Que en el fondo esconden tanta intensidad ofensiva como la palabra "guitarra" (Espero que no tenga mala connotación en ningún ámbito. jeje.)

La lista siguiente es una elucubración sin pensarla demasiado, con fines contestatarios y humorísticos.

Ni me parecen insultos todos los términos ni me dejan de parecerlos algunos. Es algo muy, muy subjetivo. Que es de lo que estoy hablando.
 
Hagánselo mirar los que usan peyorativamente términos como:

"chinao" hacia el que le gusta Japón.

"sóviets" a quienes pretenden devolver el poder a la ciudadanía.

"liberal" a quien vive en un estado público pero sólo quiere pagar lo privado.

"perroflauta" a quienes salen a la calle a pedir dignidad.

"fanboy" o "fangirl" a quienes demuestran gran admiración por una figura pública o grupo.

"facha" a quién no es comunista.

"comunista" a quién no es de izquierdas.

Lo de las izquierdas ya es un laberinto porque se han definido izquierdas de muchos tipos. Y en el fondo todos sabemos que los extremos se tocan.

"cabeza cuadrada" a quién sabe de ordenadores o equipos de lógica informática.

"empollón" al que saca buenas notas por estudiar lo que debe.

"veleta" a quien ofrece su apoyo incondicional un día a uno y otro día a otro.

"populista" a quien logra el aplauso fácil aunque no lo pretenda.

"cotilla" a quien se interesa por la gente. (jajaja)

"hermitaño" a quien no se interesa por la gente.

"pajillero" a quien se le ve sano y fuerte.

"promiscuo" a quien ofrece amor de sobra.

"calienta braguetas" a quien se viste pero no se desviste.

"asexual" a quien tiene otros asuntos en mente.

"cardo borriquero" a quien tiene belleza escondida.

"cara vinagre" a quien no acostumbra a reir.

"viva la virgen" a quien procura aprovechar su vida.

"pirata" a quien se hace una copia privada financiada por el canon de Naniano que aún está vigente via impuestos directos aunque lo quitaron de los soportes con canon indirecto.

"gamer" a quien no hace más que jugar al LOL, al CoD, o al WoW.

"Bobo solemne" a quien no hace la política que quiere el opositor.

"Mata elefantes" a quien se va a Botswana a cazar elefantes.

"Patriota de hojalata" a quien acude a "coñazos" de desfiles militares.

"esquizofrénico" a quien está como una chota.

"arrimaparedes" a quien le da por hacer kabe-don a diestro y siniestro.

"mormón" al que viene a darte un aburrido sermón.

"agnóstico" a quien no se moja y pasa de defender a unos u otros.

"ateo" a quien nació sin conocer dioses y morirá igual.

"creyente" a alguien que nació cerca de Crevillente.

"cristiano" a los que se envía para alimentar a los leones.

"musulmán" a quien no come cerdo, no bebe, ni fuma, salvo cuando se va a otro país.

"judío" a quien sólo piensa en dinero.

"polaco" idem.

"soriano" idem.

"catalán" idem.

"racista" a quien ordena tanto objetos como personas.

"multiracial" a quien defiende relaciones intergalácticas.

"opusero" a seguidores de grupo heavy de los 80s' que beatifican niñas moribundas.

Y, me gustaría seguir, pero con 40 palabrotas ya es suficiente por hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.