jueves, 1 de mayo de 2008

Hagaselo Usted Mismo

Muchas veces confundimos entidad con persona. Y no tenemos en cuenta el valor de un individuo. Pero son los individuos los que mueven todo nuestro mundo.

Cuando varios individuos forman parte de un equipo deja de llamarse trabajo individual e identificamos al grupo o la empresa como artífice de sus logros.

Eso pasa siempre excepto tal vez en el cine o en la política. El cine se califica desde tiempos de François Truffaut como obra artística colectiva que es a la vez el resultado de un único autor o director cinematográfico.

Pero ¿de qué forma podría una sola persona producir, escribir, dirigir, interpretar y vender sus propias películas de cine?

Trabajar en equipo es muy complejo pero necesario en esta misión.

Teniendo en cuenta que las personas somos incapaces de estar pendientes de poco más que de una cosa (o tres a lo sumo) al mismo tiempo realmente hace falta un equipo o un método que tenga en cuenta todas las necesidades de una producción de cine.

A la hora de preparar el proyecto hace falta un contable que se encargue de la parte financiera y un productor que pueda valorar la viabilidad del proyecto.

La parte de la escritura del guión es de suma importancia y puede requerirse alguien experto, no en estructura de guiones sino en ideas impactantes para incorporar; y de nuevo requerimos un productor que cuide la calidad del producto antes de que se acabe el borrador del guión.

Después volvemos a requerir distintas habilidades de secretariado y producción para analizar el guión y ponerle precio a las partes necesarias para producir el producto y organizar el orden lógico en que debería ser rodado con un margen razonable entre imprevistos y economía de tiempo y dinero.

Más pronto que tarde también requerimos unos aguerridos ejecutivos capaces de echar chispas al teléfono para lograr que un buen número de capitalistas aporten una buena suma del costo de la película y lograr sinergias con otras empresas para que la difusión y promoción del producto final funcione. No menciono la posibilidad de amortizar una pequeñisima proporción del presupuesto con subvenciones públicas que requieren una dosis altísima de paciencia con burocracia, requisitos especiales, pegas e incertidumbre.


Y una vez está a punto de comenzar el rodaje ya no hablamos de dos o tres cargos distintos haciendo distintas cosas para la película; hablamos de decenas y decenas de equipos de gente involucrada en varios aspectos para llevar a buen puerto el asunto.

- Dibujantes, viñetistas o diseñadores para hacer un storyboard en papel o animado por ordenador, que den una idea más clara a los miembros clave del equipo.

- Un director artístico y diseñador de decorados. Carpinteros. Pintores. Diseñadores de vestuario. etc...

- Cinematógrafo que escoja el equipamiento, lentes y luces idóneas para cada secuencia. Y toda la gente que necesita para ayudarle. Como operadores de cámara, auxiliares, foquista, eléctricos.

- Ingenieros de sonido para captar el sonido en el set.

- Maquilladores. Peluqueros.

- Actores, actrices y extras.

- Atrezzista o PROPorcionador de accesorios.

- Asistente del director que ponga orden en el caos.

- Script o controlador de continuidad.

- Especialistas en efectos visuales e infografía que durante el rodaje aconsejen métodos para economizar la postproducción y anoten los planos que han de llevar efectos y cualquier dato necesario.

- Servicios de Catering que den de comer a todo el equipo.

- Conductores y transportistas.

- Fotógrafo para la publicidad.

- Equipos de vídeo para reportajes promocionales o "making off".

- Asistentes de producción para cualquier contingencia.

- Un director con anillo único para controlarlos a todos y un par...

Porque solo con que un solo miembro del equipo de rodaje no haga su trabajo o se lleve mal con cualquier otro el desastre está servido.

¿Cómo va a hacer una sola persona el trabajo de toda esta gente?

Y no he mencionado todo lo que viene detrás, que los que prepararon el rodaje también hubieron de tener en cuenta para que montaje, música, el sonido, la publicidad, la distribución y absolutamente todo lo que requiere el competitivo negocio del entretenimiento en pantalla grande se haga con todas las garantías.

Sin embargo todo comienza por un solo individuo con voluntad muy contagiosa capaz de poner en marcha los recursos necesarios para el proyecto.

Saber hacer de todo es lo más demandado hoy día por la grandes empresas que ganan mucho y gastan poco.


Tengo habilidad importante programando, diseñando y manejando sistemas informáticos que proporcionan herramientas creativas de edición, sonorización, musicalización, grafismo 3D y composición 2D. Practicamente todo lo aprendí solo desde los diez años con libros y una pasión importante que me conducía a donde yo quería ir.

Al mágico mundo del cine.

Después de estudiar fotografía, guión y varios años de dirección cinematográfica; tras hacer algunas piezas en pequeños cursillos y algún que otro experimento personal y llevar trabajando diez años como autónomo en el sector audiovisual y multimedia me he dado cuenta de que muy poca gente consigue entrar en la industria por méritos propios.

Hacer una película sin actores; con muñecos animados o infografía requiere una dosis muy alta de paciencia por la que cada vez me caracterizo menos. Además sigue siendo necesaria la fase de venta y difusión del producto para lo cual hace falta algo más que paciencia.

Aunque no tenga mucha paciencia soy bastante dócil lo cual hace de mí el esclavo ideal del que abusar para beneficio ajeno. Quizás por eso en el colegio querían que fuera delegado de clase.

Teniendo en cuenta mis metas creo que el camino más apropiado es formar un equipo de personas con ganas de ser alguien en la escena cinematográfica mundial con un carácter resistente y flexible al mismo tiempo; que sean capaces de ilusionarse mutuamente con cada proyecto y no piensen únicamente en el dinero que ganan o dejan de ganar, ni en si se puede mejorar el convenio colectivo.

En los últimos años he recibido peticiones de trabajo de gente que puede ser comercial u operadora de cámara o editor... e incluso el de algún músico compositor y van aumentando los contactos con un pequeño sector representativo de la industria de la producción y post-producción, además de la posibilidad de ir a festivales para reforzar estos contactos y queda mi vieja escuela donde Héctor Fáver, Gerardo Gormezano o José Luis Guerín, entre otros, reforzaron mi visión del mundo del cine. Pero ¿cuáles son los pasos a seguir para Hacerlo Nosotros Mismos? ¿Cómo se hace una película de éxito?

Nadie sabe nada. Aunque una de las ventajas de que nadie trate de ayudarte es que evolucionas a base de batacazos como en los grandes logros de la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.