lunes, 29 de diciembre de 2008

La ventana indiscreta

El domingo 28 de diciembre a las 11 de la mañana, mientras trataba de averiguar si un problema con los discos re-escribibles de mi unidad DVD era culpa de Vista o los programas de grabación o la propia unidad grabadora (Occam dice que será cosa de Windows), se asomó una vecina mayor del piso frente a mi ventana.

Verla fumando me resultó desagradable. Lo peor es que aprovechando que era festivo yo estaba en bata y pijama y se quedó mirándome.

Quedarse mirando a la gente, como señalar, es de mala educación. Resulta incómodo; y eso trataba de transmitirle con mi mirada. Pero nada; no dejaba de mirarme. Como siempre hago cuando alguien se acerca a las ventanas de en frente, a tender o lo que sea, me levanté y bajé mi persiana.


Al recrear lo que debió estar viendo la vecina una hora después me doy cuenta de que el "panorama" es realmente entretenido.

Debo cambiar mi vestuario de andar por casa y ordenar un poco el estudio.

Los muñecos de Death Note y South Park resultan curiosos mirándome. Así se incrementa mi sensación de ser observado.

Pero preferiría que si alguien quiere ver un espectáculo hecho por mí pague entrada.

Y mejor aquí en el blog que en la "realidad". Que aunque tengo poca vergüenza me gusta resguardar la poca intimidad que me queda.

Si me ha visto la vecina ¿por que no todo el mundo?


Ya se, ya se. La postura es de lo más curiosa, pero lo que tengo en la mano derecha es el ratón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.