martes, 2 de junio de 2015

El lenguaje es ambiguo. 40 insultos que no deberían serlo.

Si no tuvieramos el lenguaje, la única manera de quejarse que tendría la gente sería con lloros, gruñidos y acciones violentas.
En ocasiones, parece que las palabras se utilicen sólo para quejarse.

No estoy seguro si existe ya algún estudio etimológico así pero estoy convencido de que muchas palabras usadas actualmente para calificar movimientos políticos, religiosos u orientaciones sexuales nacieron por parte de opositores que los señalados terminaron por aceptar de buen grado.

Del mismo modo la palabra "friki", sajonismo de freak (bicho raro, o fenómeno de feria), hoy día es motivo de orgullo. Sobre esto, ya he escrito en el blog en años anteriores. Especialmente para el "Nexo TLQM" hace 5 años, "Día TLQM del Orgullo Otaku". Y otro año después, ¿Por qué Orgullo Friki?.

Pero ahora pretendo extrapolar esas ideas a otras palabras calificativas que se emplean con mucha alegría sin preocuparnos de su verdadero significado y origen.

Y sin preocuparnos tampoco de lo que piensan los demás que significan.

Constantemente somos testigos de como lo que para unos es ofensivo para otros no lo es.

Aunque hace muchas décadas en el mundo moderno, la vida de casi todo el mundo, de cualquier país, es similar en hábitos y formas de subsistencia gobierne quien gobierne su país, hay quién se empeña en hacer ver a los demás e incluso creerlo ellos mismos que existen izquierdas y derechas, como ideología política.

Seguramente los de un "color" inventaron el término para calificar a los del otro, como algo insultante. Y los otros, y sus creativas subdivisiones, hicieron lo propio con los demás. Ponerles un mote para llamarlos por una palabra que los califica como defectuosos, malos, tarados.

Con el tiempo unos y otros se acostumbraron y sintieron cómodos con el término y decidieron prolongar su uso para distinguirse de los demás.

En las religiones pasa algo parecido. Hoy día hay muchos ateos orgullosos. Pero todavía hay quién ve como algo malo un estado natural del ser. Y se les señala como proscritos. Eludo esa etiqueta para definirme ya que esconde un origen acusador e insultante.

Lo mismo puede pasar con los LGBT. Y me da la nariz que la abreviatura "hetero" tampoco la inventó alguien heterosexual.

Emplear calificativos para señalar diferencias con respecto a tí o tu "tribu" es tan infántil como llamar cuatro-ojos a alguien que lleva gafas. O calvorota a un individuo que carece de pelo en la cabeza.

Pero se sigue haciendo. Se insulta con palabras que quizás para otros no son insultantes. Que en el fondo esconden tanta intensidad ofensiva como la palabra "guitarra" (Espero que no tenga mala connotación en ningún ámbito. jeje.)

La lista siguiente es una elucubración sin pensarla demasiado, con fines contestatarios y humorísticos.

Ni me parecen insultos todos los términos ni me dejan de parecerlos algunos. Es algo muy, muy subjetivo. Que es de lo que estoy hablando.
 
Hagánselo mirar los que usan peyorativamente términos como:

"chinao" hacia el que le gusta Japón.

"sóviets" a quienes pretenden devolver el poder a la ciudadanía.

"liberal" a quien vive en un estado público pero sólo quiere pagar lo privado.

"perroflauta" a quienes salen a la calle a pedir dignidad.

"fanboy" o "fangirl" a quienes demuestran gran admiración por una figura pública o grupo.

"facha" a quién no es comunista.

"comunista" a quién no es de izquierdas.

Lo de las izquierdas ya es un laberinto porque se han definido izquierdas de muchos tipos. Y en el fondo todos sabemos que los extremos se tocan.

"cabeza cuadrada" a quién sabe de ordenadores o equipos de lógica informática.

"empollón" al que saca buenas notas por estudiar lo que debe.

"veleta" a quien ofrece su apoyo incondicional un día a uno y otro día a otro.

"populista" a quien logra el aplauso fácil aunque no lo pretenda.

"cotilla" a quien se interesa por la gente. (jajaja)

"hermitaño" a quien no se interesa por la gente.

"pajillero" a quien se le ve sano y fuerte.

"promiscuo" a quien ofrece amor de sobra.

"calienta braguetas" a quien se viste pero no se desviste.

"asexual" a quien tiene otros asuntos en mente.

"cardo borriquero" a quien tiene belleza escondida.

"cara vinagre" a quien no acostumbra a reir.

"viva la virgen" a quien procura aprovechar su vida.

"pirata" a quien se hace una copia privada financiada por el canon de Naniano que aún está vigente via impuestos directos aunque lo quitaron de los soportes con canon indirecto.

"gamer" a quien no hace más que jugar al LOL, al CoD, o al WoW.

"Bobo solemne" a quien no hace la política que quiere el opositor.

"Mata elefantes" a quien se va a Botswana a cazar elefantes.

"Patriota de hojalata" a quien acude a "coñazos" de desfiles militares.

"esquizofrénico" a quien está como una chota.

"arrimaparedes" a quien le da por hacer kabe-don a diestro y siniestro.

"mormón" al que viene a darte un aburrido sermón.

"agnóstico" a quien no se moja y pasa de defender a unos u otros.

"ateo" a quien nació sin conocer dioses y morirá igual.

"creyente" a alguien que nació cerca de Crevillente.

"cristiano" a los que se envía para alimentar a los leones.

"musulmán" a quien no come cerdo, no bebe, ni fuma, salvo cuando se va a otro país.

"judío" a quien sólo piensa en dinero.

"polaco" idem.

"soriano" idem.

"catalán" idem.

"racista" a quien ordena tanto objetos como personas.

"multiracial" a quien defiende relaciones intergalácticas.

"opusero" a seguidores de grupo heavy de los 80s' que beatifican niñas moribundas.

Y, me gustaría seguir, pero con 40 palabrotas ya es suficiente por hoy.

domingo, 10 de mayo de 2015

Detrás de un Elephone P3000S Plus 3GB con NFC

Seguro que este artículo atraerá visitas de ávidos compradores de móviles chinos con cacareadas prestaciones. Aunque esto no es ninguna tienda, ni un blog especializado. Sólo una reflexión de un geek con interés por la tecnología que busca ahorrar todo lo posible.

Hace más de dos meses, en marzo 2015 empecé a mirar qué móvil 4G podía interesarme, que me sirviera para reemplazar el mío.

No soy de cambiar el móvil cada dos por tres. Al menos comparándome con la gente que habla de móviles sin parar. Ellos suelen cambiárselo un poco más a menudo que yo.

Para mi gusto esta vez es incluso pronto. Pero ya hace más de 3 años que compré un "Huawei Ascend P1" que reemplazó el primer móvil Android "HTC Tattoo" que tuve durante otros 4 años más.

Mi motivación para cambiar ya, es un próximo viaje a Japón y la llegada casi-casi definitiva (a final de 2015) del fin del "roaming" a nivel de Europa; con el plan de igualar las frecuencias 4G/LTE, que aquí se usará la banda de 800Mhz, canal 20 en LTE-FDD (creo que se denomina). Una vez hecho en España el re-apagón televisivo (digital).

Echando un vistazo a willmyphonework.net/ es posible averiguar si un modelo concreto de teléfono va a funcionar en redes móviles de un determinado país, empleando una tarjeta SIM de algunas de las compañías que dan servicio allí.

Aunque en Japón es más difícil lograr una SIM yendo como turista extranjero. Pero no imposible. prepaid-data-sim-card.wikia.com/wiki/Japan

Aún no tengo muy claro qué SIM contrataré. La última vez pagué un ojo de la cara por tener voz y datos sin límite; Y fue ideal teniendo en cuenta que no sabía casi nada de japonés. Para ver mapas, horarios, hacer y recibir llamadas, etc. Puede que esta vez use una SIM sólo de datos de So-net. O quizás una de BOJ-Mobile.  www.prepaid-sim-japan.com/ que ofrece curiosos descuentos para actividades (demasiado) turísticas (para mi gusto). Aunque algunas ofertas sólo tienen tamaños de tarjeta micro y nano-sim. Olvidándose del SIM de tamaño standard como el que usa mi móvil actual.

Además, como la ranura de SIM de mi móvil actual me la cargué (por bruto y un maletendido U-SIM es Universal SIM, no μ-SIM, micro SIM) y la tengo sujeta con un palillo o similar, cambiar de una SIM a otra es tarea de relojería. Aunque también tengo localizado un repuesto de ranura SIM, pero el bricolaje no es lo mío, aunque llegué a desmontar, remontar, y volver a desmontar y montar varias veces hasta que quedó todo conectado en el Huawei. jajaja. Permiso concedido para reir. :)) Esta razón me empuja más a cambiar de móvil antes de viajar de nuevo al extranjero. Ya que no es plan de hacer roaming alegremente con la misma tarjeta puesta. Que uno no es tan tonto.

El caso es que suelo meditar bastante qué móvil será el que reemplace el anterior y cuánto gastaré en ello. El primero fue más caro que el segundo. Y confiaba en que el tercero (con Android) fuera también más barato que el actual dando un gran salto en prestaciones.

Y por precio (unos 200$) y prestaciones anunciadas elegí el Elephone P3000S modelo de 3GB de RAM.

Pero han surgido unos cuantos PEROs.

Primero salía en abril. Había que esperar.


Luego, la marca tiene una reputación muy dudosa por su forma de proceder. Cambiando elementos a última hora después de anunciarlos y si algo falla compensando de manera muy pobre. Con cambios de última hora en cámara o batería.

En cualquier caso, estoy procurando ser optimista y no hago mucho caso a las quejas de la red; que, a fin de cuentas, la gente que está contenta con el producto es menos visible que la descontenta.

Encontré más tarde ejemplos de producto que no mostraban unas malas prestaciones o calidad, según lo anunciado. Aunque la duda, o incluso la certeza de que no es exactamente lo que anuncian sigue ahí.

El PERO más gordo me lo llevé pocos días antes de la fecha prevista de lanzamiento, 15 de abril, que tras como 2 semanas de campaña pre-lanzamiento, donde muchas personas se apuntaron a comprarse el aparato en distintos distribuidores, anunciaron que: "Donde dije Digo, digo Diego" - Aunque dijeron que el móvil traería chip NFC (Near Field Communication), el primer lote de 100.000 unidades no lo traería porque así se ahorraban 5 US dollar. -WTF! A muchos les ofrecieron una compensación de 5 dólares para descontar en otra compra en las tiendas, y los que tuvieron suerte fueron avisados por si querían esperar al segundo lote que sí traería ese maravilloso chip. Yo no me inscribí en pre-venta de ninguna tienda pues no tenía claro cómo adquirlo en Europa del modo más ventajoso posible sin un sangrado de impuestos o aranceles. Pero quise saber cuándo saldrían los modelos con NFC y ¿cómo diantres distinguiremos unos de otros? Habrá que estar atentos a si traen o no traen NFC. Y teniendo en cuenta que ya hay modelos viejos llamados P3000S con 2GB de RAM que traen NFC. La cosa se hace liosa.

Pregunté a Elephone directamente y sólo obtuve la respuesta de que la nueva "camada" de móviles con NFC sale en mayo.

Y ya estamos en MAYO. Y veo el slogan de Elephone cual tortazo en la cara con la mano abierta:

Conserva la expectativa. 
Sigue esperando y te sorprenderás.

¿Y por qué me mantengo en mis trece ante tanta incertidumbre?

Creo que ya lo he explicado. Me pareció un modelo apropiado para mis necesidades. Y es más barato.
De hecho móviles de alta gama, triple de caros, no tienen todas las prestaciones que este sí tendrá. En teoría.

El SoC (System on a Chip), o lo que yo prefiero llamar Chipset es un MTK6752, que aunque ya se ha anunciado un chipset mejor para otros móviles, tampoco es plan de esperar más a estar a la última de la última.

Sus ventajas son un procesador Octactore de 1,7Ghz (salto de un dual core 1,5Ghz. no está mal :)). Con gráfica Mali T760 que aporta 16 núcleos GPU de procesamiento gráfico simultáneo. (abismal respecto al de mi Huawei con apenas 2 cores GPU y chip de 2007 tan viejo que ya lo usaba el iPhone4. Y no me extraña que me dé algunos problemas subiendo vídeo por Instagram, por ejemplo.)

El P3000S usa procesador de 64 bit lo que lo hace apto para Android 5.x (Lollipop) y posteriores. Aunque en principio viene de serie con un Android 4.4 (KitKat) y otras ROM opcionales. ROOTeado de serie. (Ojito no os lo carguéis sin querer).

Ya hay en el mercado móviles 4G más baratos con Android Lollipop pero sólo con 2GB de RAM o menos. Y teniendo en cuenta que hasta Android 5.10 no se ha corregido un BUG que hace que el sistema se coma como 600 MB de RAM o más; No me parecen buen "negocio".

Hasta que no salgan nuevas ROM para cada móvil; Algo que dada la inmensa cantidad de modelos de móviles que hay en el mundo y el sin fin de actualizaciones, versiones y sub-versiones, capas, personalizaciones y drivers especiales que aparecen para el Sistema Operativo Android y derivados; es normal que algo no vaya bien, o tarden mucho en aparecer actualizaciones. 

Por lo general en la vida de mis móviles apenas veo un update oficial importante y uno o dos más no oficiales, de aficionados que aún no han cambiado a otro modelo de móvil.

Si mi paciencia llega al límite y me da por comprar nuevo móvil ya, es muy probable que escoja el móvil más parecido que hay en el mercado que tiene alguna ventaja respecto al Elephone (su chip "GPS ruso" GLONASS, además del normal) . El Jiayu S3 Advanced. Con mismo chipset y 3GB de RAM.

Pero el Jiayu dispone de menos frecuencias 4G, que en casos de emergencia o saturación pueden ser bastante útiles y no es plan de descartarlas.

Claro que puestos en este extremo quizás sería mejor comprar el modelo anunciado como primero del mundo, de Elephone, con banda mundial, P4000. Pero me temo que no trae NFC.

Y es una pena porque el P3000S_3GB tal como está ahora no soporta frecuencias 4G de USA o México. Pero admite sus bandas 3G+.

En cambio, las frecuencias que se usan en Japón son muy parecidas a las que se usan en España y Europa, y hay muchos modelos de móvil que permiten usar las frecuencias actuales 4G tanto en España como en Japón.

El Jiayu S3 tampoco tiene sensor de huella dactilar. Que en principio no era algo que me atrajera lo más mínimo. Porque no sirve como medida de seguridad. Todo lo que tocamos, un vaso de cristal, una manilla, etc; queda impreso con nuestras huellas. 

Vale que no todo el mundo lleva encima un kit de detective para tomar huellas y replicarlas con algún tipo de impresora 3D; Pero no es para nada el más seguro de los métodos. En cambio me atrae las funcionalidades extra que permiten usar el control de huella como un botón extra, que permite subir y bajar la pantalla cuando estás navegando con un dedo sin tocar la pantalla (detesto tocar la pantalla táctil de los móviles y tablets; generalmente porque no reacciona en Tiempo Real; y puede producir efectos no deseados, enviar un email antes de tiempo, aceptar peticiones de FaceBook u otras redes sociales sin querer; razón por la cual no uso FaceBook en el móvil, etc...); Y también permite programar distintas funciones como tomar una foto, hacer una llamada a un número, abrir una aplicación, poner música dependiendo de con qué dedo tocas el sensor de huella, porque cada dedo tiene una huella diferente. Vamos que es la mar de interesante tener el sensor de huella.

Al igual que el chip NFC, que muchos móviles no traen. El NFC permite experimentar con etiquetas programables con cadenas de texto y ampliando esa funcion que te podrían dar los 10 dedos de una mano a tantas funciones como etiquetas tengas. Existen incluso cerraduras de puertas físicas que puedes abrir y cerrar con NFC. La tecnología inalámbrica ya la he probado en el metro, consignas de monedas y comercios de Japón con las tarjetas Suica (con su IC Integrated Chip), o la ICOCA. O en el metro de Sevilla o el Tranvia de Zaragoza. Y desde hace poco puedo pagar en el super, la farmacia u otros comercios locales con la tarjeta del banco sin meterla en ranuras; evitando desgaste y agilizando el trámite. Es algo que me parece cómodo a más no poder. No pienso renunciar al NFC.

Otras cosas interesantes que trae el P3000S 3GB: 
- USB OTG (para conectar teclados, ratones externos y otros periféricos USB); Mi móvil actual no tiene, pero la tablet sí y me viene de vicio.

-Pantalla de 5". Esto para mí me parece un handicap, pero habiendo visto en vivo algunos otros con pantalla grande, ver que el teclado virtual se hace más grande y más difícil de equivocarse de tecla. Puede que no esté tan mal. Además es la tónica. Y no parece que vaya a parar la "gigantización" de los phablets. El JiayuS3 tiene pantalla de 5,5".

- 4G/LTE Cat4. - Esta especificación permite alcanzar tasas de tranferencia de hasta 150 Mbps (15 MBytes en un segundo). Existe ya la especificación Cat6 en algunos aparatos móviles y redes 4G. Pero es muy raro que un operador ofrezca a sus clientes los 300 Mbps que alcanza esa característica. Y en muchos países creo que seguirá usándose Cat4 como máximo durante unos años más.

- Dual SIM. Dispone de ranura SIM standard, y ranura microSIM. Y admite ambas redes a la vez. Me viene perfecto porque actualmente tengo dos líneas de móvil y no necesito tenerlas en móviles diferentes. Además viendo que en algunos sitios la cobertura es pobre quizás pueda cambiar de compañía una de ellas y disponer de cobertura en donde no tenga con la otra. Para el viaje a Japón también puede ser útil si al final encuentro algún lugar que venda o alquile una SIM prepago asequible para llamadas por voz. Para complementar la que es exclusivamente para datos.

- Ranura microSD. En este aspecto el P3000S se queda corto porque no admite MicroSDXC, aparentemente. Y se limita a tarjetas de hasta 32GB. Aunque he visto anuncios que parece que sí lo admita pero deben ser otros modelos, no el nuevo de 3GB. :-/

- FullHD. Densidad 440 ppi. La definiciión de la pantalla es FullHD 1080. Quizás es demasiada definición para una pantalla pequeña pero eso permite mayor cantidad de elementos en una misma ventana o pantalla; y seguramente se verá muy bien. Desafortunadamente no ofrece salida de TV, ni siquiera Miracast; No hay rastro de esa opción en las especificaciones, ni en el chipset que usa.

-ROM 16GB. 16 GB de espacio interno. No está mal, contra los 4GB de espacio interno de mi viejo Huwaei, aunque quizás se me haga escaso. Pero para eso está la microSD.

- Cámara frontal, 5Mpx, Cámara trasera de hasta 13 Mpx. (aquí puede que haya trampa, pues -más que- sospecho) es de 8 Mpx -Igual que mi móvil actual) Y que logrará definición de 13 MP con algún interpolado por software; Porque algunas ROM ya disponibles solo ofrecen 8Mpx con el mismo móvil. La marca de la cámara que usa dice ser una con sensor Sony Exmor RS, con lente de bastante claridad f:/2.2 y flash Lo que permitirá hacer buenas fotos en condiciones de baja luz. (La mía actual es f:/2.4 que tampoco está mal. Aunque f:2.2 ofrece ligereramente mayor luminosidad, tampoco me parece que vaya a ser una gran diferencia) En cambio la grabación de vídeo en mi móvil actual a veces se atasca, puede que por los procesos de conversión o grabación en la SD. Espero que con Octactore la cosa vaya más fluida en ese aspecto.

- Wifi A/C: Creía que ofrecía esta característica pero volviendo a mirar sólo ofrece Wifi a/b/g/n. En cualquier caso para los que no lo sepan eso sería una velocidad abismal superior al 4G. Próximo a 1Gbps via WIFI. Hace falta router nuevo que lo soporte para aprovecharlo y no es un gasto que tenga previsto por ahora. Aunque hay alguna compañía que ofrece router con esa característica con su conexión.

-  Batería de 3150 Mah. Una buena cantidad de batería; dado que lo que más gasta en un móvil es la pantalla. Y 5" son muchas pulgadas de pantalla. Aunque parece ser que su gráfica y otros componentes, y la posible actualización a Lollipop en el futuro, puedan ser ventajosas en cuanto al consumo reducido de batería, respecto a otros dispositivos y sistema más viejos. Todo dependerá también del uso y apps instaladas.

- Sensores: Este parece otro punto FLACO del P3000S, pues puede que carezca de brújula o sensor magnético o algún otro sensor corriente, que están poniéndose de moda sobre todo con aplicaciones como Google Cardboard o el Youtube panorámico 3D. Aunque tengo que probarlo para ver hasta que punto da problemas, hay comentarios en foros que dan miedo con el tema de que alguna carencia afecta al GPS. De nuevo. Veremos si no tengo que desempolvar mi viejo GPS Datalogger con Bluetooth, cuya brújula electrónica funciona perfectamente.

- Dimensiones: 72 x 145 x 8,9 mm. Peso: 149 gramos. Pese a su pantalla grandota, no parece ser muy grueso. Menos de 9 milímetros. Y tampoco pesado.

El problema quizás será encontrarle un estuche de cinturón asequible. Suelen acompañarlo de una flip-case. Me dan repelús. No sé por qué están poniendo de moda estas fundas tipo libro en los móviles actuales. (Recuerdo que tenía así la vieja PDA Palm, en 2004.) La gente que usa esas fundas queda como si abrieran un librito largo con ventanita (que por cierto gasta batería si se emplea cierta función que cambia la imagen en pantalla a través de la funda), les da aire un poco de "empollón". Y aún más raros se ven cuando se ponen a hacer fotos con las flip-case desplegadas. Parece que estuvieran haciendo fotos con una "Moleskine" puesta de lado. Weirdo!

Datos técnicos: Antutu Rendimiento 40.192 - Eso lo hace más eficiente que el 91% de los móviles del mercado. Y seguramente supera en más de 4 veces mi móvil actual. 
Otros datos: www.kimovil.com/es/donde-comprar-elephone-p3000s-3gb

Web oficial: www.elephone.hk/P3000S-6752.html


sábado, 4 de abril de 2015

Gore

El género del cine gore es un divertimento que por lo general disfrutan más los que crean las películas que los que las ven.

Se hacen con artificios para fingir situaciones grotescas, que despiertan morbo o animadversión. Y, en algunos casos, miedo.

Peter Jackson y muchos otros cineastas consagrados se curtieron creando cine gore; Y en su versión de King Kong retomó un poco su vieja afición.

Mi acercamiento al género llegó en la adolescencia temprana con la proliferación de los videoclubs en VHS (junto al Beta y V2000, aunque nunca disfruté de esos formatos), a finales de la década de los 80'.

Entonces, algunos amigos y yo alquilábamos películas como Creepshow. Y oye, no estaban mal. Pero había una historia con cucarachas que me producía auténticas pesadillas.

En principio no era un género que me pareciese atrayente. Máxime cuando me desmayaba sólo con ver una aguja atravesar la palma de la mano de la profesora (con un hilo gordo de lana enhebrado) en clase de ciencias naturales, o al ponernos vídeos endoscópicos de documentales que ponían en TV (al menos dos veces más).

Pero tras unas buenas dosis de "Freddy Kruegger", Hellraiser y otras películas de autores de culto del cine gore aprendí a disfrutar de este tipo de ficción.

Sólo de la ficción. Muchos telediarios, hoy día, prefiero no verlos. (Aunque también emiten mucha ficción inventada mezclada con las noticias. #desastrofe)


En principio, casi me divertía más ver películas de "terror" en el cine, por el hecho de que hubiera otros espectadores, generalmente chicas, que chillaban en algunas escenas que a mí no me asustaban. Quizás mi vena "sádica" me hacía reir más ante semejante reacción por algo tan falso y manido.

Hoy día este tipo de cine no es santo de mi devoción. Quiero decir que no me empapo como a los 15 años de cine lleno de hemoglobina. Aunque aún tengo algo de debilidad por el sub-género de los zombies.


En cambio, desde 20 años después he disfrutado anime gore, quizás no lo más bestia que existe, sino series que incluyen el gore como parte del argumento. Es decir, que (normalmente) el gore no es el objetivo final del entretenimiento sino el medio que conduce la historia hasta límites desconocidos. Las series anime con el gore más gratuito que vi son quizas "Elfen Lied" o "Gantz", entre otros. Y gracias a conferencias como la de hace unos años en el FAN de "Anime Alternativo", de Jose Luis Puertas, y otras reseñas de otros aficionados, sé que eso no es, ni por asomo, lo más bestia que se ha producido en el mundillo. Aunque hay que tener algo de estómago para ver algunas de las series que yo ya he visto y me han gustado.

Cuando antes he puesto "terror" entre comillas, me refiero a que esas películas gore, o de sustos, no eran verdadero cine de terror.

El cine de terror no hace que te atemorices con una simple subida del volumen de una musica estridente o un ruido quejumbroso. El cine de terror hace que te inquietes por su trama, personajes y situación, sin que realmente tenga que mostrar el origen del terror.

Aunque no son los mejores ejemplos, "Alien, el 8º pasajero" o, los problemas presupuestarios y de fabricación del bicho, con "Tiburón" (Jaws), que apenas se mostraba en la película, producían en el espectador más miedo que si se mostrase explícitamente un ser monstruoso de apariencia realista.

Mucha gente afirma no gustarle el gore o "ese tipo de historias" y tal vez están eludiendo obras de arte que no son realmente gore de "albondiguillas" esparcidas como en un ventilador. Sino un soft-gore, con dosis de auténtico terror psicológico que hacen sentir al espectador que está viendo más de lo que ve.


Estas personas bien habrán visto esos últimos ejemplos en el cine; o películas de M. Night Shyamalan como "El sexto sentido" lleno de muertos y sustillos, y la han visto sin poner reparos e incluso les ha gustado por su intriga, suspense, vuelta de tuerca, o incluso por la acompasada partitura de James Newton Howard.

Y aquí es donde quería llegar. Una buena historia no necesita "albondiguillas" pero, si la buena historia trae "albondiguillas", no hay por qué rechazarla de plano. Depende de cómo sea su tratamiento; y tal vez de tu propia predisposición para disfrutar todos los elementos artísticos que contenga.



domingo, 29 de marzo de 2015

Enoshima day

Aprovechando que acabo de publicar un nuevo vídeo en Youtube de mi canal Sincalma hago una breve reseña para comentar algo sobre este vídeo.


Me he pasado años compartiendo material de mi por ahora único viaje por Japón. Que ya he descrito por este blog dos veces. La última vez re-escrito aquí.

Hablo tanto del viaje que ya hay quien cree que he ido a Japón más de una vez. Y seguro alguno ya piensa que vivo allí. Y no le quito razón porque mi cabeza nunca regresó.

Con un poco de suerte el próximo verano renovare los recuerdos de Japón con un segundo viaje. Pero esto me ha preocupado un poco porque siento que no he hablado suficiente del primer viaje. "Seriously!"

Tengo todavía horas de vídeo que grabé por mostrar. Me gustaría quitar cosas para que sea más dinámico y entretenido pero en esos casos pienso que estoy quitando demasiado.

En este vídeo se muestra el día que fui desde Yokohama, donde me alojé la segunda y tercera noches de visita por Japón, a Kamakura. Pasé el día recorriendo los alrededores; Al principio andando, subiendo por la ruta de senderismo "Hiking course" hasta el Saskuke Inari y bajando por el lugar normal, hasta el gran buda, Daibutsu, en el poblado de Hase. Y recorriendo las distintas estaciones entre Gokurakuji (極楽寺)y Enoshima con un pase de día del tranvía de la línea Enoden.

Como puede verse, es un tranvía muy pintoresco. Que en un momento dado deja las vías exclusivas para adentrarse en medio de las calles de Koshigoe(腰越)。

Por último, tras llegar a la estación de Enoshima(江ノ島)subí al observatorio de la isla desde el que puede verse la bahía de los pueblos de alrededor y hasta el monte Fuji en días claros. Además alberga un jardín botánico de flores de distintas especies tropicales.

La mayor parte de estos pueblos pertenecen a la municipalidad de Kamakura(鎌倉市)y es una visita obligada para cualquiera que visite Japón por sus paisajes, el estilo de vida alejado del urbanita del resto de ciudades de Japón; y la infinidad de rincones, y lugares de culto que alberga.

Aunque recibí recomendaciones de visitarlo posteriores, la primera recomendación que me hizo ver Kamakura como un destino a visitar fue por el lado "friki". Un admirador de la estética de la sangrienta serie anime "Elfen Lied" me advirtió que los escenarios donde se ambientaba la serie eran reales y fueron los que después visité en mi viaje.

Así que mi tercer día de japón fue un día de culto al frikismo. Un "sagrado" peregrinaje al mundo donde se ambienta el anime. Y que, este año pude volver a revivir en una exposición que se hizo en Pamplona durante las jornadas del FAN festival.

Y en las dos semanas que pasé por allí no fue el único peregrinaje-anime. Estuvo la visita más esperada que reservé para la mitad de mi viaje, por Shirakawa-go. Y, de hecho, el día antes de visitar Kamakura estuve un escenario de anime en Yokohama sin saberlo. Que tras volver de Japón pude ver en "Higashi no eden". Pero ya hablaré más de ello en otra ocasión.

sábado, 21 de febrero de 2015

Falda o pantalón

El eterno debate de quién lleva la voz cantante, en casa, en el trabajo, en un colectivo sociocultural o político y que algunas fujoshi se empeñan también en distinguir en cada integrante de parejas de mismo sexo que pasan ante sí, resulta que no tiene mucho sentido.

Todos dan y todos reciben de un modo u otro.


Todo tiende a contrarrestarse. Quizás no con la misma fuerza; y por esa razón hay quien se empeña más en dar o en recibir. Pero al margen de la broma del primer parrafo, no me refiero a roles sexuales, ni siquiera hablo de política ni, por supuesto, nada que tenga que ver con prendas de vestir.

La solidaridad, en manos de quien puede ofrecerla, en ocasiones es un gesto que los propios dadivosos necesitan hacer, tal vez para aligerar su cargo de conciencia por vivir bien mientras otros no tienen tantos posibles.


A veces se hace por algo tan mundano como pagar menos impuestos.

Pero, dentro de lo cotidiano, existe la costumbre de hacer regalos por mil razones en distintas ocasiones que aún no llego a comprender bien por qué extraña superstición se hacen; pero suelo acatar lo establecido aunque en muchas ocasiones me he opuesto al "regala y deja que te hagan regalos".

He visto auténticas batallas campales por pagar la cuenta en una cafetería o de una comida. Entonces no entendía del todo el significado de ese gesto. Pero todos sabemos que no hay nada más caro que lo regalado.

 

Por ejemplo: Tu compañía de telefonía móvil te "regala" el último modelo de móvil pijoterofusión plus, y a cambio tu pagas las cuotas mensuales más caras que te puedes permitir durante 12, 18, 24 meses, lo que sea.
¿Quién está haciendo el mayor regalo a quién?


En muchos casos el valor del regalo va aumentando exponencialmente conforme se tiene que devolver. Otro ejemplo es el "delito criminal" de invitar a alguien a una boda que obliga a pagar una cifra establecida cada vez mayor.

En Japón existe costumbre de traer omiyage (souvenirs) de cualquier viaje realizado, generalmente cosas de comer, que se entregan a compañeros de trabajo, vecinos, amigos, etc.

Hay costumbre de hacer "regalos" en forma de dinero también en bodas, pero siempre ha de ser de gente de confianza, a la que realmente le importes y tú te hayas comprometido con otros regalos antes.

En ofenderse por gestos que vayan contra su honor creo que los japoneses son campeones del mundo, y consideran una ofrenta muy grande que les hagan un regalo que no merecen. O mejor dicho, un regalo que tú no mereces que ellos te devuelvan en misma o superior proporción.

La letra china que usan los japoneses para referirse a "regalo" 贈 usa el mismo componente que "dinero" 貝 y "aumento"増

Y es que cuando entras en el círculo de los regalos, entras en un pozo que no parece tener fin y cuesta cada vez más dinero.


¿Y compensa? A mí desde luego que no.

Os regalo un post de mi blog.

A ver si se llena de comentarios, al menos.


P.D.: Mi cumpleaños es el mes que viene:
Cosas que me gustaría tener (wishlist en Pinterest)
Lista de deseos de Freddy (Wishlist en Amazon)
Regalos SinCalma 3.0 (Wishlist en SinCalma - algo obsoleta)