domingo, 22 de julio de 2012

Japón 2011 -día 13- (y 14)

30 de octubre de 2011, domingo. 13º día en Japón. El último día en Tokio seguí mi plan y acabó siendo un auténtico éxito. 

En primer lugar me dirigí hacia la estación de Nippori donde, tras hacer "check-out" del hotel de Chiyoda, dejé mi ligero equipaje en una consigna.

De nuevo en la línea Yamanote me encaminé a Shibuya, viendo Hachiko por fin a plena luz del día y encaminándome hacia el Parque Yoyogi, pasando por Harajuku.
Al acercarme a la entrada de Yoyogi no vi mucha cantidad de "frikismo" que se comenta solía haber los domingos aunque algo quedaba. Quizás ya se me había hecho bastante tarde. O que realmente se están limitando estas buenas costumbres. Pero pude ver algo de moda lolita y otras tribus urbanas.

Cuando iba a retratar unas chicas que estaban siendo fotografiadas por otra mujer que pasaba por ahí y posaban alegres con unas pintas que llamaban mucho la atención, un indigente pagado (seguramente) por ellas se interpuso mostrándome un letrero "¡No photo!". -Arigatou Gozaimasu.ー Le dije; y el hombre repetía ーNo foto! No foto.ー con cara incrédula de que le diera las gracias, mientras me alejaba. :) Fue desagradable pero aguanté el tipo. Si soy un poco menos tímido (y preparo las frases a decir en japonés) me acerco y les pido una foto como la que le había hecho la señora anterior, pasando del desconcertante vagabundo.

En el parque estaban los incansables Rockabillies que bailan cada domingo casi sin parar. Y había algunos músicos a lo largo del enorme parque en medio de la ciudad tocando percusión y otros instrumentos.

Al volver vi que la sede de la NHK está muy cerca de ahí. Además había multiples actividades, un concierto, rockodromo y distintos puestos de tiendas de recuerdos y comida; y una actividad solidaria del día de La Tierra, o algo así. Y una instalación con más puestitos para recaudar fondos para damnificados del terremoto y posterior tsunami de Tohoku del 11M.

Y ya se me estaba haciendo tarde para comer así que me encaminé hacia Akihabara (para la primera visita "oficial" :)). Busqué el Maid Café Popopure, que se anunciaba como "estudio de doblaje de animación" además de Maid Café; Y pregunté a unas "maid" que estaban anunciándolo abajo del mismo edificio donde se encontraba el Café; Una de ellas me acompañó en el ascensor hasta la puerta del Maid Café donde me recibieron y sentaron en la misma mesa (luego he podido comprobar) que salen los Backstreet Boys en el vídeoclip Bigger rodado en el mismo sitio. Aunque cuando fui yo no había tantas maidos, a lo sumo salían a las mesas seis o siete especialmente a la hora de despedir al amo-cliente con una reverencia.

Concretamente me sentaron en el mismo sitio donde aparece el que canta al principio del vídeoclip, en el segundo 57" (a la izquierda de la imagen). No soy fan de estos cantantes pop pero sale algún sitio de Japón y especialmente el Popopure, en el vídeo musical.http://youtu.be/-UOoNZWZyKQ

La experiencia fue fabulosa. Quise probar todo. Comida, postre, doblaje de animación y foto con una maid a mi elección. :)

ーOishiku nare! Moe, Moe, Kyun!ー Decía la Maid mientras yo debía repetir las últimas expresiones de "Maido magic"- xD antes de comerme mi tortilla de arroz frito decorada con KETCHUP con un personaje manganime a mi elección.

La variedad de refrescos no era lo que yo estoy acostumbrado; No había ni limonada, ni naranjada; Así que tomé un Melon-soda junto con el postre especial de Halloween.
Después lié a mi guapa "sirvienta", Haju, que me atendía porque hablaba inglés (mejor que yo) para hacer el doblaje en japonés sin tener prácticamente ni idea del idioma, para lo que solicité que me transcribieran en hiragana el diálogo que tenía que recitar yo. Se podía hacer en inglés si se quería. (pero yo no quería llevarme el recuerdo así. :)) Se hacen 2 ensayos antes de grabar el definitivo. Al primer ensayo me dí cuenta de que necesitaría más agilidad para hacerlo bien. Y al hacer la transliteración otra camarera expresó -¡Oh! Romaji!ー :)

Finalmente salió bastante bien. Me dejé alguna expresión en la que dos personajes hablaban a la vez y puede que no atinase con el momento idoneo en todas mis frases; aunque era una pieza breve y hecha para que no se note mucho cuando los actores de doblaje son inexpertos. Conejitos sin boca y similar. Además Haju hizo el papel de dos personajes con tonos diametralmente opuestos. Lo hizo de maravilla. Toda una seiyu profesional. Al terminar hubo tímidos aplausos entre el público; el resto de clientes del restaurante. E incluso uno se me acercó y me dijo que lo había hecho bien. -Congratulations.ー

Con mi nuevo DVD auto-producido bajo el brazo sólo me faltaba un servicio por probar del Popopure; Una foto con una maid. Escogí a Aki porque me chocaba su mini-gorrito negro típico de moda japonesa. :) Me habría gustado hacerme también foto con Haju para tener el recuerdo completo, de su decoración de la tortilla de arroz, del doblaje y su faz pelirroja. Pero todo no se puede. :)

Al posar para la polaroid te preguntan cuál de tres poses quieres que hagan... -Neko Nyan, Nyan... (gato, miau, miau) y otras dos que he olvidado. Dije la primera sin dudarlo. :) Y allí posamos haciendo el gesto de gatos traviesos.
Un cliente anterior creo que no escogió ninguna de las 3 opciones... Quiso que su maid se alzase mientras el se postraba con una reverencia como de 90º mientras exclamaba un sonoro "GOMENNASAI"! xD

Aki estuvo decorando un buen rato mi foto de 500 yen con motivos de halloween y finalmente me despedí del Maid Café hasta otra ocasión. :)

Siguiendo en Akihabara visité el Animate planta por planta. Ya había visitado el de Ikebukuro y este tampoco estaba mal. Encontré el bluray de Kalafina "Red Moon" por 6000 y pico yen (60 y tantos euros). No es un precio que acostumbre a pagar por nada... pero después de twitear la portada y el precio, pensé que no me conformaría con eso y -un día es un día. No reconocía ningún título del concierto, pero más tarde fue fabuloso comprobar que salía el tema 光の旋律 del anime Sora no Woto; que vi después de mi viaje por Japón. Y me encantó.

El último sitio que visité en Akihabara fue el Yodobashi Camera. Ya había echado el ojo a un teclado de goma enrollable con teclas en hiragana por 1100 yen o algo así, no muy caro, cuando estuve en el Yodobashi de Kyoto. Así que esta era mi última oportunidad y tras cotillear un poco las secciones del de Akihabara me compré el teclado. Tengo que buscar alguna aplicación para practicar a teclear en hiragana directamente.

El regreso en la Yamanote hacia Nippori fue bastante emocionante... las despedidas siempre lo son. Los sonidos de megafonía. La melodía de la estación Takadanobaba (Astroboy). Despedirme de la gran ciudad y practicamente de Japón hasta dentro de unos años... no era triste. Para mí era un momento muy feliz. Todo lo que había visto se venía conmigo y ya sabía que Japón seguiría ahí la próxima vez, sin Godzilla, ni más bombas atómicas, ni catástrofes como la del anime Tokyo Magnitude 8.0. Tendrán sus altibajos, pero aunque no creo en las "razas" la japonesa puede superar todo lo que les echen y más.

Aún me quedaba un buen momento ese domingo en el hotel de la ciudad de Narita, donde cené de Combini y visité su "onsen artificial". El sentô estaba enriquecido con radio para agregar propiedades minerales al agua. Y no me importó bañarme con otros 5 ó 6 jovenes que estaban de chachara. Quizás demasiado parlanchines para el momento de relax, eso sí.
A la mañana siguiente, lunes 31 de octubre 2011, día 14º temprano, cogí el tren hasta la terminal del aeropuerto desde el pueblo de Narita. Deposité mi tarjeta SIM alquilada en el sobre que me habían facilitado y doblándolo un poco más fue al pequeño buzón que hay en la terminal.

Compré por tercera vez un ejemplar de la Weekly Shonen Jump (nº 47 2011). La primera vez también lo compré en el aeropuerto de Narita, cuando llegué, el martes 17 (nº 45 2011), que traía en portada a Luffy de One Piece (y que ya he regalado a un fan de la serie). Y el nº 46 2011 lo compré en la estación Hakata (Fukuoka) el lunes 24. Por entonces había leído unos 6 tomos de Bakuman en español y ya conocía la periodicidad semanal de la revista que sale "diseccionada" en el manga. Escogí bien las fechas para poder comprar un número casi el día que sale; cada lunes.

Finalmente hice el check-in de mi equipaje y tras la espera habitual embarqué en el avión hacia Zurich (Suiza) donde cambiaría a otro de la misma compañía con destino Madrid.
Antes de despegar de Narita un operador de pista nos despedía con la mano.
Desde lo alto, esta vez con ventanilla en ambos vuelos, pude ir despidiendome de Japón, prestando atención al pasar por Hokkaido incrustando los últimos trozos de paisaje en mi retina.

La compañía aérea Swiss aún tenía una sorpresa en su repertorio de comidas y refrigerios para irme con buen sabor de Japón. Probe un Onigiri que estaba buenísimo. Traduje el envoltorio y decía algo como que era un onigiri "de lujo".
Tras los largos vuelos de 10.000 Km. hasta Madrid llegué el mismo día que había despegado, por el cambio de hora, aunque no tuve tiempo de coger un transporte que me llevase a casa ese día ya y tuve que hacer noche antes de terminar en Atocha, ya siendo martes 1 de noviembre por la mañana temprano donde reservé dos trenes para llevarme de vuelta a Tudela.
Japón 2011 -día 13- (y 14)
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

sábado, 21 de julio de 2012

Japón 2011 -día 12-

Y allá vamos con este "remake" (o ahora lo llaman "Reboot") de mi penúltimo día de viaje por Japón, en octubre de 2011. Esta vez con 137 fotos en vez de las 21 que publiqué originalmente de sitios de Tokio que visité.

Sábado, 29 de octrubre de 2011.

Décimo-segundo en Japón. Fue un día de impaciencia.

Se acababa mi viaje en Japón y me había reservado para el día siguiente algunas de las cosas que más ganas tenía de ver.

Este día, antes de dirigirme al famoso templo tokiota Senso-ji, decidí anticipar una visita fugaz a Akihabara para ver algo, antes de lo planeado; y hacerme con algún folleto de maid-cafés para el día siguiente. Además visité la tienda Gamers.

Al ir al barrio de Asakusa, camino de Senso-ji me encontré con un espectáculo de cosplay callejero que hacía un crossover entre Dragon Ball y Saint Seiya. Fue sorprendente y se me escapó alguna que otra carcajada.
Después de ver los puestitos de Senso-ji (y comprobar que tienen tanto baños modernos como tradicionales) me dirigí hacia el río Sumida con la intención de embarcar en un barco turístico que me llevase hacia Odaiba. Vi el Himiko y algún otro en el muelle más próximo, pero me asustó la enorme cantidad de gente que había ahí. Así que decidí subir río arriba en busca de otros embarcaderos menos congestionados, para hacer antes. Pero de hacer antes, nada! Porque no encontré ninguno que tuviera en horas próximas parada en ellos. Sin embargo, pude disfrutar de un largo paseo viendo la majestuosa Tokyo Sky Tree muy cerca y algunos otros aspectos de la vida callejera en Tokio.
Finalmente regresé al embarcadero principal, la espera no fue tan larga, y con pocas indicaciones cogí ticket de la máquina para el barco más barato disponible, que hacía escala en otro embarcadero donde había que cambiar de barco para llegar a la isla artificial Odaiba.

Pude disfrutar de un bonito viaje por el Sumida grabando por las ventanillas la ciudad mientras una azafata recitaba lo que podía verse a babor y estribor conforme pasábamos.
En Odaiba, eché un vistazo al centro comercial Aqua City y tras reponer fuerzas visité la Fuji TV, donde conocí a alguien de Barcelona que iba hablando con el personal en inglés; al principio me despistó pero luego nos quedamos hablando un buen rato, sobre tapas de WC y otras cosas chocantes de Japón, mientras veíamos ponerse el sol en la bahía de Tokio.

Después de encontrarme con el resto de las instalaciones de la FujiTV cerrando al pegarme tanto tiempo admirando el "astonishing" paisaje nocturno de la bahía de Tokio, me dirigí al monorail que sale de Odaiba, creo que en dirección opuesta a la ciudad, aunque va en círculo y terminaba saliendo de la isla. De ese modo vi desde el tren, fugazmente en la oscuridad de la noche, el Tokyo Ariake Big Sight (donde se celebra el Comiket). Después me perdí un poco entre las calles de la estación para encontrar un enlace a la Yamanote u otra línea céntrica, y decidí visitar Ginza con la idea de buscar un "shabu shabu" para cenar, cosa que finalmente quedó pendiente para otra ocasión.

En Ginza vi varios restaurantes españoles (muchos) y en otra calle alguno italiano y de otros tipos. Los shabu-shabu que encontré eran de precios prohibitivos y con salones demasiado lujosos para mi gusto, yendo solo. Ginza es Ginza.
Por si acaso un joven me ofreció "señoritas de compañía" de host club -pretty girls, mista!! A lo que respondí "Sólo busco un restaurante, gracias". xD

Tras recorrer bastantes manzanas entre un par de calles abandoné el exclusivo barrio de Ginza y acabé en un kaitensushi próximo a la estación de Kanda donde probé por fin sushi de Japón en Japón.

No les quedaba 大トロ (o-toro) y me tuve que "conformar" con chu-toro, pero estaba bien bueno igualmente junto con otros cuatro platillos distintos más.
Como siempre me presentaba en cualquier sitio con un "nihongo ga amari hanasemasen" (casi no hablo japonés) en este restaurante lié un pequeño barullo al personal porque se preocuparon en exceso en explicarme que me ponían un platito que equivalía al precio de la bebida, y era un explicación innecesaria pero como la camarera no sabía ni papa de inglés (o yo no la pillaba el hilo) se molestaba en vano en explicarme mientras yo buscaba preocupado en mi diccionario de japonés qué era eso "tan importante" que intentaba decir. Finalmente vino otro camerero preguntándome "-¿Qué le preocupa?" y entendiendo ya casi todo lo que sucedía señalé a la camarera con el dedo como diciendo -La que está preocupada es ella! (Uops!) no yo. Que está todo muy bien explicadito en este letrero con los colores y los precios!

Aunque en un restaurante de España a esa anécdota nadie le daría importancia, noté que mi tono estaba un poquito por encima de lo habitual y me dolió algo no haberme contenido ese feo gesto (en Japón) de señalar con el dedo, o hacerlo de modo más cordial; a la japonesa.

Dejando aparte el momento "lost in translation", el giratorio de sushi era muy curioso. Los platos iban pasando pero no se cogían directamente de la cinta. Esos eran de exposición. Se marcaba en una pantalla táctil lo que querías y un trenecito por una vía superior te lo traía recien preparado.

Después volví al hotel para pasar mi última noche en Tokio. (La siguiente, y última en el país, sería en Narita.)
Japón 2011 -día 12-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

Japón 2011 -día 11-

28 de octubre de 2011, viernes. Undécimo día. De mis dos semanas en Japón, este día era el menos planificado. Lo dejé a posta como "free day". Hay 148 fotos del día al final de la parrafada!
Al no haber podido visitar la Toei Animation el día anterior; y con los mil y un sitios por ver en Tokio, más otros imprevistos, hizo éste un día muy intenso.
Mi primera visita del día fue el museo "Toei Gallery" recomendado por el libro "Tokio para Otakus" y realmente interesante. La historia de estos estudios de animación es amplísima y tienen obras famosas desde hace más de medio siglo que están representadas en murales, cuadros y figuras repartidas por varias salas del edificio de la Toei Animation, una grande y alguna más pequeña.
Sus mayores éxitos del momento son One Piece y Pretty Cure. Pero Astroboy, Tetsujin 28, Calimero, Mazinger Z, Candy Candy, Dragon Ball, Sailor Moon, Saint Seiya y un largo etcétera han desfilado por su exitosa maquinaria de producción.
Al volver (por cuarta vez) a la estación Ouizumi Gakuen, y sólo entonces, me fijé en la reproducción del Capitán del Galaxy Express 999; y que, pese a haber pasado antes por ahí 3 veces, no me había dado cuenta hasta la última oportunidad del homenaje que había montado.
El mismo día también visité Nakano Broadway, y me metí en dos Mandarake (uno enfrente del otro). Y salí de ahí con varias bolsas de manga en japonés. Casi 40 euros de manga a precios normales (mitad que en España) o de oferta como el pack de 10 tomos de Jungle ha Itsumo Hare nochi Guu que salían a 100 yen el tomo (un euro).
De Ale pillé el truco de fijarse en la editorial para localizar algunos títulos que me interesase tener. Pregunté por el 4-koma de Lucky Star, que no encontraba, y por lo visto los de Kadokawa comics estaban en el Mandarake de enfrente.
Después de pagar los que compré en el primer Mandarake, donde sonaba un popurrí de músicas de famosos anime, me agencié los 8 tomos disponibles de らき★すた entre otros títulos.
Después de la visita relámpago y consumista-de-manga por Nakano Broadway volví a toda prisa al hotel para enviarme todo el sobre-peso que tenía acumulado en un paquete por correo antes de que cerrasen la oficina. Pues el fin de semana no abrían la oficina más próxima y el lunes era día de volver a casa. :-(
Al llegar al hotel me di cuenta que mi tarjeta-llave había volado. Se me cayó del bolsillo, probablemente en el metro, porque la llevaba suelta junto a la Suica. Afortunadamente no perdí la Suica. Y pese a mi preocupación por haber perdido la tarjeta-llave de la habitación del hotel en recepción me atendieron con una sonrisa, me hicieron una copia sin ningún sobre-cargo, ni gesto de desaprovación, ni de -ya_te_vale gaijin despistado!
Después de eso vacié mi maleta y la llené con todo lo que quería mandarme y llegué a la oficina de Correos de Chiyoda más próxima con ella, a menos de media hora de tiempo para el cierre de la oficina. Un empleado que sabía inglés me atendió y ayudó en todo el trámite. Me facilitó una caja, metió plasticos para acolchar y ayudó a rellenar el papel para, con la opción más económica (por barco), me llegase todo 2 meses y medio después. El paquete pesó más de 11 KG y me salió por unos 7400 yen. Aunque luego en España me hicieron pagar como 25 € de audana por declarar que su valor era de unos 5000 yen. (Error!) Debí haber indicado que era "PRIVATE USE" o indicar que valía menos de 21 € (creo que es el límite ahora para estar exento de aduana en los envíos por Correos). Pues había cosas como el diccionario de mi propiedad que yo había traído y me estaba librando para aligerarme de peso.
Después de eso, ya de noche (¡qué pronto oscurece a finales de octubre! :-/ ), visité la Torre de Tokio. También era demasiado tarde para disfrutar de la parte más alta (entradas agotadas) y tuve que conformarme con ver las vistas desde el piso intermedio, igualmente espectacular, también visité algunas de las atracciones para turistas como el museo de cera y alguna cosa más. Pero cerraron muy pronto para ver todo lo demás con calma. O, mejor dicho, me tomé mucho tiempo en ver las vistas. :)
Después se me antojó ir a Shibuya por primera vez y me encontré con Hachiko y me acerqué a un Mangakissa (me pareció más cómodo que el de Ikebukuro) para subir algunas fotos a mi blog.
Después de un paseo, casi (sin casi) perdiéndome a posta por las calles próximas regresé casi (sin casi) a la hora de cierre del metro, y de pocas me quedo dentro de la estación destino próxima a mi hotel.

Japón 2011 -día 11-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

viernes, 20 de julio de 2012

Japón 2011 -día 10-

27 de octubre de 2011. jueves. Décimo día en Japón. Y 92 fotos al final de esta publicación.
La vista desde el piso 21F del Toshi Center Hotel, dominando el norte, noroeste y nordeste (Tokyo Sky Tree) desde Chiyoda me dejaba con la boca abierta cada día.
Pude haber escogido un hotel más barato pero aproveché que iba a estar 4 noches para tener un precio más ajustado en un hotel de categoría. 6750 yen la noche. Por ese precio podía haber pasado 10 noches en el Cabin de Fukuoka. Pero en fin, una vez en la vida y vale. ;)
Este hotel acababa de cambiar la planta de fumadores por una de No-fumadores y yo lo notaba a veces en el sistema de ventilación teniendo que taparlo con una toalla para que no entrase el olor. Algo que indiqué en mi carta de sugerencias al despedirme. Lo malo (o bueno, quien sabe) es que no se podía abrir la ventana... (como para caerse desde el piso 21. :)
La noche más cara fue la de Shirakawa-go, pero incluía cena y desayuno. 9200 yen.
Este día me levanté pronto para viajar a Mitaka y ver el museo Ghibli, como había reservado el día que llegué. 
Allí no se podían hacer muchas fotos. Sólo en el exterior... Y aproveché un momento de "intimidad" para hacer fotos de la original decoración del W.C.
La disposición del lugar permite moverse al visitante con libertad por los distintas secciones del museo, con la salvedad de que las proyecciones tienen un horario limitado y se aconseja ver el corto exclusivo Ghibli lo primero. En esa fecha me tocó un viejo corto bastante infantil pero lleno de imaginación titulado Kujiratori, que ya había sido exhibido fuera del museo en alguna rara ocasión.
Pude ver también los storyboards de "Kokuriko zaka kara", que no abrí para no "spoilearme" (espero que la hayan hecho mejor que Cuentos de Terramar) y repasé la parte final del storyboard de "Karigurashi no Arietti" (Arriety). Que en el papel emocionaba tanto como en el film.
Del museo me despedí tras visitar la parte de fuera donde está el robot jardinero de "Lapta, el castillo en el cielo" y ver cada cosa de la tienda aunque sin comprar nada para los compromisos. ¡Qué vengan los amigos a comprarse lo que quieran! Je.
Después regresé a Tokyo y di un breve paseo por Shinjuku comiendo en el "buffet libre de pasteles" de la cadena Sweets Paradise. Donde tras algún plato de pasta, ensalada y carne me inflé a tartas y otros dulces dentro del limitado plazo de tiempo en ese importante barrio en hora de comer. Lo habitual en la franquicia son 90 minutos pero en este eran 70 minutos; aún así me sobró algo de tiempo.
Después de comer me acerqué a la estación de Nakai. No me preguntéis por qué si no habéis visto la película "La chica que saltaba a través del tiempo". Alli estaba su curioso reloj carrillón. Pero no lo vi sonar yendo a la hora del film. Debe hacerlo sólo en determinados días y horas. Al menos puede apreciarse que es idéntico y tiene una campana en cada lado.
Después de Nakai fui más lejos aún, Oizumi Gakuen, en cuya estación encontré varios motivos de Leiji Matsumoto, al estar próxima la casa de este mangaka, autor de Galaxy Express 999. De allí tuve que caminar bastante hasta llegar a los estudios Toei Animation. Y al faltar menos de media hora para el cierre ya no me permitieron entrar, de modo que tuve que aplazar la visita al día siguiente. Con el consiguiente paseo de vuelta y al día siguiente otro largo doble paseo. Hubiera sido mejor buscar ruta en autobús o alquilar una bicicleta.
Para terminar la noche me acerqué al ya conocido barrio de Ikebukuro y visité el Animate (planta por planta), un Book-off (en el que recibí encargo de buscar CDs de Aya Ueto), y un mangakissa (el primero que visité en Japón).
Tras mucho "trasnoche", antes de las doce -como el cuento de Cenicienta, antes de que cerrasen las líneas de metro y caducase la vigencia de mi JR Pass volví al hotel para disfrutar del panorama nocturno desde mi habitación.

Japón 2011 -día 10-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

Japón 2011 -día 9-

Miércoles, 26 de octubre de 2011. 9º día en Japón. Antes de regresar de Shirakawa-go a Tokio visité junto a la pareja de turistas de Singapore, que se alojaron en el mismo minshuku, algunos sitios del lugar. Al final de esta publicación pueden verse más de 200 fotos de la jornada!
Amaneció algo lluvioso pero poco a poco fue clareando. Y fue saliendo el sol para llegar a admirar el momiji; enrojecimiento de las hojas de los árboles, en su mejor momento. Algo que también venían buscando los de Shikoku según nos contaron y nos regalaron mandarinas (Mikan) a los demás inquilinos.
Desayunamos todos juntos en el mismo lugar que la cena de la noche anterior. Y nos hicimos las últimas fotos de rigor en torno a la casa donde habíamos pasado la noche.
La mayor sorpresa del día fue descubrir las plegarias frikis del templo Myôzen-ji. Lee y su pareja iban haciendo fotos y curiosenado el lugar, como yo. Y en un momento a ella le llamaron la atención. Eran extrañas y me acerqué a verlas. Todas hacían alusión al famoso anime que me trajo al lugar. No había casi ninguna que no tuviera dibujos de personajes de la serie. Y las que sólo tenían letras hacían alusión a la serie también. Una del mismo día (26 de octubre 2011) rezaba: "Oyashiro-sama Power!" Y la serie en anime se estrenó en 2006, y 5 años antes salía la novela visual para ordenador y consolas PS2 y NDS. Así que hablamos de algo tan popular que 10 años después de su nacimiento sigue atrayendo masas de fans.
Después de pasear por Ogimachi y alrededores subimos al mirador desde el que se podía ver todo el valle, y vi el mirador que sale en el anime, que estaba menos escondido de dónde lo busqué el día anterior.
Me dieron unos mapas y me aconsejaron visitar el Takayama Jinya, unas instalaciones gubernamentales de la era Edo, hace casi tres siglos, único en todo Japón; el último que queda de este tipo. El lugar tenía incluso salas de tortura y todo tipo de reliquias de la época.
El Hida de vuelta de Takayama (14:39) a Nagoya (17:02), que va al revés durante los ~20 Km. que hay entre Gifu y Nagoya, tenía turistas locales que regresaban a sus casas. Un grupo de jubilados, antiguos alumnos de una universidad, se reunían cada año para hacer viajes juntos. Uno quiso cambiarme el sitio para estar junto a su amigo, el organizador. A lo que me negué porque él tenía pasillo y precisamente yo tenía reservado el sitio en ventanilla para disfrutar el paisaje. Y algo así no se ve todos los días. (Bueno, para mí el día anterior, también. ;))
El caso es que no pude ver mucho paisaje porque el organizador me estuvo "dando la chapa" en un perfecto inglés, casi más rápido de lo que podía seguir, de sus andanzas con el grupo. Y de algunos de sus viajes por España. Me contó hasta que era fan de Sergio Dalma. Creo que con ese último dato notó mi cara #WTF y no habló más del tema. Jeje.
En un momento dado se intercambió de sitio para hablar con otro y le dirigí algunas palabras al que se puso a mi lado como si fuera el mismo, hasta que me dí cuenta de que no nos entendíamos tan bién. Je.
Pasé por la estación de Tokio para recoger mi chaqueta, que me dejé en Nagoya, en el segundo shinkansen del día anterior, por las prisas y nervios porque no tenía casi margen de tiempo para el transbordo entre el shinkansen y el Hida Wide View, y me di cuenta ya sentado en mi sitio a punto de partir hacia Takayama; Gracias a Ale pude entenderme mejor con el revisor que escribió un texto con todo lujo de detalles y el revisor enseguida me comunicó que habían encontrado la chaqueta y que la podía recoger al día siguiente en Tokio en la oficina de objetos perdidos de la estación; Y allí fui y me la guardaban aparentemente más limpia y planchada de lo que la tenía,  pero no se me ocurrió salir a ver la fachada de la original estación (de estilo clásico occidental), aunque creo que en esa época estaba de reformas, y de noche no la hubiera podido retratar bien.
Finalmente me encaminé hacia el que sería mi hotel durante cuatro noches más, en Chiyoda.
Allí cené de combini tras ver las espectaculares vistas de Tokio de mi habitación. Y vi en la tele noticias sobre Europa y la Merkel y mujeres que se visten de hombre (teatro Takarazuka).

Japón 2011 -día 9-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

Japón 2011 -día 8-

Martes, 25 de julio 2011. Octavo día en Japón.
Aún "no habían puesto las calles" en el distrito de Hakata en Fukuoka. Ni si quiera había amanecido aunque faltaba poco. Me dirigí a la estación del shinkansen por las calles vacías, recogí mi maleta de la consigna; que se puede tener hasta tres días pagando 400 yen por día al recogerla. Y comenzó un largo viaje de más de 1000 Kilómetros repartidos en dos trenes bala (shinkansen) uno a Shin-Osaka (622 Km.) y otro desde ahí a Nagoya (185 Km.), más otro tren turístico más lento de vistas panorámicas de la región (Hida Wide-view) realmente maravillosas (y hay quien me ha contado que se durmió pudiendo verlas... ¡Grave error!) con 168 Km. de recorrido entre lagos y montañas. y los últimos 50 Km. conduciendo yo mismo.
Madrugar tanto ayudó a llegar de día al destino. Llegué como a las dos de la tarde a la delegación de Toyota Renta-car de Takayama para alquilar el coche que me llevaría a Shirakawa-go menos de una hora después.
La conducción por la izquierda con un utilitario de marchas automáticas sólo tuvo dos "incidencias" que merezca la pena reseñar. Una, mientras salía de la ciudad de Takayama, al ir a tomar un ramal con separadores de hormigón que dividía la autopista que venía en sentido opuesto a Takayama que hacía una curva a la izquierda; de pronto, vi que un coche se acercaba y me dio la sensación, aunque yo estaba bien, podía ser, si se condujera por la derecha (mi mente aún se estaba acostumbrando), que por mi carril estaba viniendo un coche y al ser un sólo carril de acceso no había desvío posible y me daría de bruces con él. Así que frené casi en seco por si tenía que salir de ahí antes de meterme. Afortundamente no había nadie detrás; Después recordé las palabras de la chica de la oficina que me dio las llaves "-Take it easy" y seguí hacia adelante mientras veía que el coche que venía no venía por mi carril sino por la autopista paralela y la curva me había dado impresión de que podía venir por ahí.
El otro "problema" fue usar el GPS que estaba en inglés (fácil de entender) pero al no estar acostumbrado a sus excentricidades (y sí a las de mi móvil) tuve que ponerme el mío propio cuando en un momento dado me metió antes de tiempo, llegando al mirador de Shirakawa-go, por la carretera que no era porque avisaba con mucha antelación tres veces, en lugar de dos como hacía el mío.
Una vez que le cogí el tranquillo al GPS del coche ya no hubo problemas. Y tampoco era una ruta muy complicada, ni transitada.
Shirakawa-go tiene la peculiaridad de no tener estación de tren; de modo que los dos únicos modos de llegar son en autobús (bastante caro y con horarios algo limitados, aunque creo que llegué a la vez que uno, pero no hubiera podido subir al mirador dos veces) o en vehículo propio, aunque hay que tener una habilidad especial para aparcar en algunos minshuku del lugar; pero la anfitriona cogió las llaves y me lo condujo al lugar para aparcar junto a la casa con gran soltura.
Otro dato reseñable es que la "autopista" de peaje de Shirakawa-go solo tiene un carril. Y no se debe correr más de 80 Km./hora (tiene túneles bastante largos) aunque me dio la sensación que los autobuses que hacen esa ruta se la saben tan bién que pasan un poco del límite de velocidad, o el Toyota Passo de la casa de alquiler tenía trucado el velocímetro para que marque que vas bastante más deprisa de lo que vas. Je.
Hay otra ruta sin peaje pero es por una carretera tan enrevesada que probablemente costaría el triple de tiempo llegar, por lo menos. Y el peaje salía por 800 yen. Que con las fluctuaciones del euro de un día para otro me salieron a 7,89€ a la ida y 7,94€ a la vuelta.
Después de tan largo viaje llegó el momento de ver lo que tantas ganas tenía de ver... podría haber recorrido otros 1025 Km. si hubiera hecho falta para ver Shirakawa-go desde su mirador, en concreto el poblado perteneciente a la municipalidad de Shirakawa-go conocido como Ogimachi que aparece calcado en la serie "Higurashi no naku koro ni" como la villa ficticia de Hinamizawa. No era el único "peregrino" al que esa serie le había llevado hasta ahí y pude darme cuenta al día siguiente, por casualidad. Más detalles en el 9º día.
De todos modos el viaje mereció la pena en el momento en que entré en la casa de estilo Gashou Zukuri, arquitectura que convierte Shirakawa-go junto a Gokayama en patrimonio Histórico Artístico de la Humanidad por la Unesco, y pude ver una casa al más puro estilo tradicional japonés. Me recordaba la pensión Hinata de Love Hina... Paredes de papel correderas en un pasillo estrecho; tatami... Metí la gamba porque estaba despistado con dónde dejar la maleta cuando entré en mi habitación con las zapatillas. La cara de la anfitriona se parecía al cuadro El grito de Edvard Munch cuando me hizo entrar y no me quité las zapatillas de cortesía, que se usan para no ensuciar en vez de las que traes de calle que ya había dejado en su sitio. Eché atrás dos pasos y no llegó la sangre al río...  No rompí nada. :/ Aunque, ingenuo de mí, pensé que su cara era porque me había puesto la zapatilla izquierda en la derecha, o algo así. xD
Yo ya sabía que en el tatami no se entra con calzado. Pero de saberlo a practicarlo me faltaba un trecho. Y más habiendo pasado 6 noches en hoteles de estilo occidental.
Después de acomodarme en mi habitación para esa noche, donde dormiría por primera vez en el suelo sobre el típico futón japonés con una estufa para el frío, me puse el yukata y un jinbaori (chaqueta para encima del yukata) que tenía disponible y fui a cenar con ello puesto. La idea les hizo gracia a los otros inquilinos que venían de Singapore y pensaron en ponérselo también pero al final me dejaron solo como a los de Tudela en el modo de vestir para cenar. Y la otra pareja de inquilinos de esa noche, japoneses jubilados de Shikoku, tampoco buscaron darle más "sabor" tradicional a la cena. Una cena tradicional japonesa; y pese a que soy (digamos) limitado en cuanto a mis gustos culinarios comí muy bien y no puse reparos.
Lo tradicional es lo que corresponde a un lugar del Japón rural profundo, aunque fuera un lugar "hiper-turístico" (al menos de turismo interior) había que mantener las costumbres. Realmente los que regentaban el minshuku (pensión familiar) eran gentes de la región con vida normal en el lugar y niños que van a la escuela en las cercanías.
Aunque el contacto con la anfitriona fue algo escaso porque ni yo hablaba aún suficiente japonés y ella nada de inglés y de español menos, logré comunicarme lo suficiente para pedirle un vale descuento, que ofrecen en todos los minshuku "gasshou zukuri" de ahí, para el Onsen de Shirakawa-go y me prestó también una linterna para moverme por la noche, tras la cena, por las calles del pueblo para darme un baño. Me desaconsejó ir con el yukata porque el junbaori no sería suficiente abrigo para la fresca noche (y lluviosa) de Shirakawa-go, así que me puse mi ropa normal y me fui caminando hacia mi primer onsen. Si había acumulado algo de tensión en el viaje de ese día y de tiempo atrás desapareció en esos baños termales.
Me daba cierto reparo desnudarme en el vestuario, pero son las normas. Tampoco había ya casi nadie a la hora que fui. Y en cuanto me quedé solo o no quedaban más que uno o dos bañistas aproveché para entrar en el recinto y empezar a lavarme en la ducha sentado en uno de los taburetes que había dispuestos en fila. Y poco después de irse el último que quedaba me metí en el agua... que me pareció que estaba ardiendo. Pero le eché narices y me metí bien al fondo. Y, ¡oh! ¡Qué relax!
Al rato vino alguien más y aunque el lugar era grande no sabía donde ponerme para no incomodarnos, aunque no se quedó mucho tiempo. Después de volverme a duchar y volver al onsen probé una zona por la que salían burbujas o chorro de agua a presión. Y tras una ducha más descubrí una puerta que salía al exterior. No me lo podía creer... ¡Onsen al aire libre! -Allá voy! Este era más pequeñito y recogido y, con la brisa fresca de la noche lluviosa, el agua muy caliente era todo un gustazo. Y empecé a tararear Love Hina, recordando el famoso anime de la casa de baños termales.
Antes de que me diera la hora de cerrar me sequé. Hay que aprovechar bien la toalla porque las que te alquilan son muy limitadas. Y cuando volví al minshuku a dormir estaba en la más absoluta de las glorias.

Japón 2011 -día 8-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

jueves, 19 de julio de 2012

Japón 2011 -día 7-

Lunes, 24 de octubre de 2011. Mi 7º día de turismo por Japón fue un día TLQM con denominación de origen. Tras recorrer 280 Km desde Hiroshima a Hakata (Fukuoka) en shinkansen Sakura pasando de la isla Honshu a Kyushu con el mismo tren, visité Dazaifu Tenmangu y un templo próximo recomendado Komyozen-ji por la mañana.
Tras las fotos y vídeos de rigor volví a Fukuoka para encontrarme con Ale para comer ramen, jugar a DDR, cantar o algo parecido en un Karaoke Big Echo, visitar un Mandarake, dónde "aprendí" de Ale algún truquito para comprar manga ágilmente, y me ayudó a encontrar algunos títulos; y cenamos pronto.
Una jornada completita, completita. Que tuvo que acabar pronto por las horas previstas de salida de nuestros respectivos trenes a nuestros respectivos destinos. Ese día debía acostarme pronto para madrugar mucho, y dormí en el alojamiento más barato de mi viaje. 2500 yen. Aunque muy cómodo y completo, no muy lejos de la estación caminando, donde dejé mi equipaje salvo mi maletín de aparatos para recargar). Un hotel cápsula, o más bien hotel "cabina" como su nombre indicaba, donde se disponían las cabinas como literas bastante amplias con enchufe, TV, control remoto y cortina. Además de baño con ducha, tocador, taquillas con kimono para dormir, toalla y todo lo necesario, peine, maquinilla de afeitar, lociones, secador. Sólo para hombres.
Metí la pata (nunca mejor dicho) porque la entrada del hotel había un cartelito de entrar descalzos y no me descalcé para acercarme a recepción. ¡Qué cara de susto tenía el chaval recepcionista cuando salió a recoger mis zapatos! :-o
-Shoes, shoes!
Repetía sin cesar. -Okey. Gomen!

Otro detalle destacable de la jornada fue encontrar semáforos de peatones que sonaban con el Torianse y otras melodías que no había encontrado en otras ciudades. Una melodía con un significado especial en el corto de Animatrix: Beyond. (pasar más allá). Y la escuché (y grabé) en dos semáforos distintos; Mientras que en ninguna otra ciudad como Tokio, Osaka, Kioto, etc logré escucharla. 


Japón 2011 -día 7-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

Japón 2011 -día 6-

Domingo, 23 de octubre 2011. 6º día en Japón. Tras un paseo matutino por Nipponbashi en Minami Osaka para ver Den Den Town (deprisica, sin entrar en los sitios) y un Bic Camera, abordé mi segundo tren bala, el lujoso shinkansen Sakura, con enchufes para recargar aparatos incluidos. De shin-Osaka (12:59) a Hiroshima (14:28) Un viaje de 341,6 Km. en hora y media. Al llegar vi un estadio de baseball lleno de gente desde el tren y a la noche en el hotel comentaban una jugada que era idéntica a otra de hace dos años. Tras dejar el equipaje en el hotel, a casi una hora de viaje de Hiroshima visité Miyajima y a la vuelta Hondori, por la noche, cerca de ahí probé Okonomiyaki para cenar en el complejo Okonomimura, que me recomendaron ese día.

Como tengo poco tiempo "copio y pego" lo que escribí ese día en el blog. Al final hay 112 fotos en vez de 9.

Me he levantado antes de sonar el despertador, y menos mal porque lo había dejado mudo por la costumbre de quitar el sonido en los trenes.

He visitado Den Den Town a velocidad de Maratón... algo que me persigue desde que llegué a Japón (Se habla del Maratón de Tokio 2012, en Kobe preparan uno pronto y en Osaka hay uno este mismo mes) antes de eso visité un Bic Camera y he ido a tomar un almuerzo al McDonalds. Un hombre se ha puesto al lado mío a probar una cámara mientras yo intentaba averiguar como abrir el dressing para la ensalada... y Zraasss! Un chorro directo casi a mi cara.... dos churretones de salsa bajaban por mi polo marrón y el hombre se partía la jeta de risa a la vez que abría un pañuelo húmedo que llevaba consigo y me limpiaba sin descanso. Me ha dejado tan mojado que luego he ido al baño a secarme.


Poco a poco me impregno (casi literalmente) de Japón aunque vuelvo a orígenes "neandertales" a poco que me cruzo con más españoles. (Y van 10 sin contar los que llevan viviendo años en Japón)
La forma de ser japonesa, tímida pero con caracter decidido de samurai, se vuelve chillona y socarrona.  Alguien me dijo 4 días antes que vernos hablar a los españoles a los japoneses les dará la sensación de que estamos enfadados... un poco al estilo -blaken blaken blak, dando chillos de los árabes que vemos por calles españolas a veces, y quizás son amigos del alma saludándose.
Retomando el hilo, de pronto en el sur de Osaka y sin apenas ver la torre de Osaka me di la vuelta para intentar llegar a tiempo al hotel dónde dejé la maleta para que la guardasen y abordar el Shinkansen Sakura en la estación Shin-Osaka.
Con Google Maps y el Hyperdia en el móvil uno se puede orientar en un sitio donde no ha estado antes pero las lineas de tren requieren entrenamiento especial y tiempo; que por primera vez pensé que podía no ser suficiente para llegar al tren bala de Osaka a Hiroshima.
Pero llegué al anden con 11 minutos de antelación a la hora de salida. Y aquí, una vez más los japoneses me dieron una lección, en este caso de *Puntualidad*. Llegar 11 minutos *pronto*, o más, no es puntualidad. El tren no había llegado. Después, con los nervios de la carrera que me había pegado consultando horarios de trenes y transbordos para llegar a la estación, aunque el resto de pasajeros que iban a subir se quedaban atrás esperando pacientes yo entré cuando salió del tren el último pasajero y al ir hacia mi sitio reservado la revisora me dijo que saliera que iban a limpiar. Y ahí estaban tan campantes a 5 minutos de la salida del tren con todos los pasajeros fuera limpiando un tren moderno e impoluto, y volviendo el sentido de los asientos. Dos minutos después entramos tranquilamente y a la hora prevista el tren salió y llegué a mi destino.
A primera impresión me ha gustado más Hiroshima que Osaka. Aunque no creo que pueda compararse una cosa con otra. Pero todos estos días en hoteles similares con combini stores casi idénticos en cada ciudad a veces me hace perder la noción del *Lugar*. Sólo sé que estoy en Japón porque oigo y veo japonés por todas partes. Pero Narita, Ikebukuro, Kawasaki, Yokohama, Kamakura, Enoshima, Osaka, Kioto, y hoy Hiroshima y Miyajima; son "mucho Lugar" para ver en 6 días.
Mañana cruzaré el ecuador del viaje con un colofón planificado de mi viaje de lo más estimulante. Sólo espero encontrarme pronto una de esas bolitas de "La chica que saltaba a través del tiempo" para poder repetir estos días cambiando lo que ya haya visto por otros sitios por ver. Quizás la encuentre el día 27. B-)
El viaje a la isla de Miyajima, desde Hiroshima (que en el mapa parece que está cerca) puede durar cerca de una hora, contando el tren JR rápido y el Ferry JR a Miyajima que está a poco más de dos 2 Km de la costa. Ambos trayectos cubiertos por el Rail Pass.
Y una visita rápida pasando por el templo Shinto central (entrada adultos: 300 yen pero no hace falta pasar por él para ver la puerta desde los dos orillas) puede llevar hora y media a poco que pares a hacer fotos o vídeo a los ciervos (que llenan todo de caca y huele!) y el gran torii rojo en el mar. Sin parar en las tiendecitas a por omiyage (recuerdos).
La isla tiene un montón de atracciones más. Acuario, parques infantiles, teleférico a un parque con monos salvajes. Y las guias de viajes aconsejan pasar una noche ahí. Al irme me fijé que el ultimo Ferry salía sobre las 22 así que si me distraigo 3 horas me habría quedado en la isla aíslado de la gran Honshu. A merced de Los otros, pulsando tal vez una tecla cada 108 minutos; Y sin mi maleta. (Ya se me estaba olvidando hacer referencias frikis. Jeje.) Fue una imprudencia no fijarme en los horarios de regreso aunque estaba bastante seguro de que habría unos cuantos más despues de anochecer sobre las 17:30.
Despues de dejar la cámara y coger una chaqueta he ido a ver la zona friki de Hiroshima llena de tiendas de todo tipo; Nippondori y alrededores. Aunque algunas estaban cerrando. Al ser domingo fuera de las zonas comerciales me pareció que también habia bastantes comercios cerrados a mi llegada.
Otra cosa que me sorprendió al llegar a Hiroshima desde Osaka fue ver el estadio de Baseball lleno a rebosar de gente desde el tren. Y por lo que acabo de ver resulta que se ha celebrado un encuentro entre los Hanshin Tigers (Osaka) y el equipo de Hiroshima.
Volviendo a la noche, he probado el Okonomiyaki en un complejo de restaurantes dedicados a esta especialidad con tres pisos llamado Okonomi-mura. (Gracias a Antonio y Ana? por la recomendación.)


Japón 2011 -día 6-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

Japón 2011 -día 5-

El sábado, 22 de octubre de 2011. Tocaba el Jidai Matsuri, un desfile multitudinario que celebra todas las épocas, y sus vestimentas, en las que Kioto fue capital de Japón  (Kyoto se forma con los kanji 京都 que se pueden traducir por "capital de capitales"). Desafortunadamente tal despliegue requiere garantías de que no va a llover y la noche anterior llovió y las predicciones no eran halagüeñas para este día. Aunque finalmente a la hora del desfile no llovió por prudencia se postergó el festival al día siguiente; y por tener todo mi viaje tan milimétricamente planificado, con los hoteles y trenes reservados, no pude quedarme a verlo para el día siguiente.
De todas formas como se puede ver en las 132 fotos que aporto en esta publicación fue una experiencia inigualable.
Este quinto día en Japón salí del hotel en Osaka hacia la estación y antes de subirme al tren que me llevaría a Kioto pasé por un "reloj-fuente" del que había oído hablar y visto algunas imágenes por Youtube. Después desayuné en un Starbucks de la estación y salí muy temprano hacia Kioto.
Una vez en Kioto cogí un tren local, no incluído en el precio del JR Pass, a lo más próximo a Kinkakuji. Pero aún tuve que andar bastante hasta llegar a visitarlo.
A la salida me encontré con dos españoles que habían estado también ahí y fue cuando me enteré que no había Jidai Matsuri ese día. Y también que lo ideal en Kioto es moverse en autobús con un "pase diario" que te permite montarte en todos los que quieras durante el día.
De ahí fuimos a Tenryoji y el bosque de bambú.
Y luego vuelta a la estación de Kioto donde me fui, de nuevo en solitario, hacia la Torre de Kioto para ver toda la vista de la ciudad.
Después tomé un autobús hacia Gion. Pude ver desde la ventanilla 三十三間堂 Sanjuusan Gendou, templo budista que me habían recomendado. Aunque tenía la mirada fija en el mirador de Kiyomizu-dera. Pero al final tampoco pudo ser. Me pudo el desánimo al no encontrarme cerca, llegada la hora, y ver cómo se estaba nublando el día. Me conformé con visitar las calles de los alrededores de Gion y poco después tuve que comprar un paraguas plegable (1000 yen en un combini, aunque estaban los típicos largos transparentes por 500), que cupiera en el maletín que llevaba colgando para combatir la lluvia, que cuando tomé el autobús de vuelta a la estación de Kioto se volvió torrencial.
Aún así unas chicas con yukata (que presumo de que quizás eran aprendices de geisha; maiko. :) O sólo ensayaban para el Jidai.) se sentaron junto a mí en el autobús y charlaban animadamente haciendo que el viaje de vuelta no fuera demasiado triste.
Como aún quedaba tiempo hasta la salida de mi tren me metí en el Yodobashi Camera, próximo a la estación y cotilleé todas las plantas. Especialmente me puse a buscar el Vocaloid 3 que acababa de salir en varias combinaciones según con qué pack de voces incluídas; pero en ningún caso eran versiones internacionales; como se anunciaba, esta versión tendría la facultad de cantar en español y otros idiomas.
Era normal escuchar por megafonía anuncios en alemán, inglés y español frecuentemente. Algo molesto a veces, incluso. Pero de pronto me chocó escuchar en una zona cercana de interactivos un juego que hablaba en español. Dos niñas estaban jugando a aprender español. El juego decía cosas como "La mujer bebe" y había que marcar en qué foto había una mujer bebiendo. Acertaban todas las frases hasta que dijo "La mujer corre"; (Eso de las erres se les debe atragantar a los japoneses. ;)) ahí se equivocaron.
Al regresar a la estación, grabé y retraté más sitios de la curiosa estación retratada en el episodio 6 de Love Hina. Donde recalcan que los Kiotenses están muy orgullosos de su arquitectura espectacular. De unos 60 metros de altura por 30 de profundo, por 100 y pico de ancho.
Al subir al tren que me llevase de Kioto a Osaka me quedé un poco intrigado por la necesidad que tenía yo de haberme reservado el asiento en un vagón que salió vacío de Kioto. Je.
Una vez en Osaka cené de combini mientras veía fotos tomadas en la TV de mi habitación; Un hotel con la habitación más grande de todo mi viaje. De hecho el hotel se llamaba Il Grande. Creo que salió por 9000 yen dos noches. Igual que el de Yokohama que era mucho-mucho más pequeño.
También tuve que darme algo de anti-inflamatorio que me había traído para articulaciones y pies doloridos. Algo que creo no volvió a pasar más, desde que también me diera dos días antes, tras las largas deambulaciones por Kamakura. (sufro un poco de los pies)
En la TV también pude ver parte de un dorama y un programa de sketches paródicos de Ultraman y el género tokusatsu llamado "Ultra Zone".


Japón 2011 -día 5-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

miércoles, 18 de julio de 2012

Japón 2011 -día 4-

Este fue el día en que entró en vigor el JR Pass.
El 21 de octubre de 2011, 4º día en Japón, tras despedirme del Apa Hotel Yokohama-Kannai, viajo unos 550 Km. en el primer tren bala del viaje; desde shin-Yokohama hasta shin-Kobe para ver el Tetsujin28 de Shinnagata, comer carne de Kobe y pasar la noche en Osaka tras visitar su acuario.
No tengo casi nada extra que aportar de este día respecto a lo que ya escribí entonces 
en este mismo blog. Pero por si sabe a poco al final hay un centenar más de fotos. Jeje.
Con sólo dos "medios días" que pasé en Osaka no puedo formarme una opinión sólida al respecto de las diferencias entre osakenses y tokiotas. En principio no me parecieron muchas; aunque lo más chocante quizás fuera esa manera de diferenciarse con su propia IC card ICOCA cuando técnicamente es idéntica a la Suica que funcionaba en el resto de Japón, y subir las escaleras mecánicas ladeandose a la derecha en vez de a la izquierda.
Encontrar Tetsujin 28, al llegar a Shinnagata desde Kobe con mi maleta a ruedecitas a cuestas fue un poco complicado. Recorrí casi manzana y media en dirección opuesta antes de darme cuenta que iba mal encaminado. Aún así pude comprarme la gorra que llevo en las fotos en una de las tienditas adyacentes por las que pasé. Me atendió una señora muy amable que empezó por las más caras, y feas para mi gusto, hasta terminar en un par más funcionales y baratas.
1000 yen.
Después me dirigí al puerto de Kobe y comí carne de Kobe en un restaurante "turco" llamado Beko (que ya tenía planificado en el viaje. En realidad casi no hubo improvisación en mi viaje :-/) en el centro comercial Mosaic por menos de 1000 yen dentro del menú del día.
De allí fui al hotel donde tenía reservadas dos noches y me dirigí a mi último destino del día.
El acuario es grandote y lleva bastante tiempo visitarlo. Mi idea era visitar el parque de la Expo de Osaka pero haciéndose de noche tan pronto no tuve tiempo. Otra idea era visitar el parque Universal Studios de Osaka, que por Halloween todas las noches tenía como un millar de figurantes haciendo de zombies para una experiencia "zombirrifica". Pero era demasiado caro, estaba algo lejos y tampoco merecía la pena ir a un parque de atracciones sólo para eso. :)
El acuario aparece en los anexos del manga Ouran High School Host Club en una visita de la autora y sus ayudantes. Y cómo "conspiraron" para regalarle todo lo que le hizo ilusión de la tienda sin darse cuenta.

Japón 2011 -día 4-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

martes, 17 de julio de 2012

Japón 2011 -día 3-

Este día ya lo tenía re-escrito y detallado en el blog así que lo copio y pego casi tal cuál. Aunque en vez de 59 fotos comparto al final unas 157 fotos de la jornada.
 Hay quien dijo que este viaje se me haría corto. Y es verdad; se me hizo corto para todo lo que se puede hacer en Japón. Sin embargo en sólo tres días hice más cosas que quizás en todo el año.
El jueves 20 de octubre hice mi excursión a Kamakura. Uno de los mejores días de mi viaje por Japón. (Aunque esto es una forma de hablar. Porque creo que todos fueron buenísimos).
Todavía no entraba en vigor mi JapanRail Pass de siete días así que fui de Yokohama a Kamakura con la opción más asequible disponible mirando en Hyperdia (la mejor web y app para aclararse con los trenes en Japón).
Tras llegar a Kamakura y caminar por mi primer destino "otaku", Sasuke Inari (que aparece en el anime Elfen Lied), y después de visitar el famoso Daibutsu, adquirí en la estación de Hase el "Day Pass" para recorrer libremente las estaciones de la línea Enoden de tranvia por 580 yen, como se indica en esta webY me vino bien, porque en algún momento me pasé de parada y pude volver atrás y adelante con total libertad. Sin volver a pagar más por montar en este pintoresco tranvía con un recorrido excepcional y buenas vistas.
Hay otro "Inari" famoso, el Fushimi Inari en Kioto. Pero el de Kamakura tiene un encanto especial. Más pequeño y escondido. (Aunque aún no lo puedo comparar, porque finalmente no pude visitar el grande en Kioto).
Los Inari son un tipo de templos o, más bien, ruta sagrada (no me toméis por experto) del culto sintoista que busca protección para las cosechas del lugar. De ello se encargan los kitsune (zorritos) de los que está bordeado el lugar donde se reza en favor de buenas cosechas.
Cuando le dije al GPS de mi móvil que me llevase caminando al Sasuke Inari escogió la ruta "turística", más concretamente la que se conocía como "Hiking route", que se puede traducir por ruta paisajística, de senderismo. O yo traduje, tras hacerla, como la "ruta de escalada". Porque era dar un rodeo al acceso principal para ir por un camino estrecho con pequeños barrancos por los que podía haberme despeñado al mínimo fallo o distracción al caminar y grandes desniveles y algunos endebles barandados que no sé ni cómo pude llegar al final. :) (diversión)
Lo que noté enseguida es que Kamakura y alrededores, aquel jueves de labor, estaba lleno de grupos de escolares que lo visitaban. No sé si eran las fechas propicias para ello o es que Kamakura es siempre visitado por escolares de todo el país. Ya que es uno de los destinos turísticos de más reclamo de Japón.
Por la "senda de escalada", antes de animarme a subirla, mientras me quitaba la chaqueta (hacía calor) y sacaba la cámara (sólo al principio, que luego iba a necesitar mis cuatro extremidades :)) me adelantó un grupo de cuatro o cinco (intrépidos) colegiales que habían decidido ir por el mismo sitio. Desde la parte de atrás del Sasuke Inari. Pero ellos parecían saber el camino y los perdí de vista enseguida.
En cualquier caso no era una ruta muy larga. A diferencia del Fushimi Inari de Kioto, que tengo entendido puedes recorrer hasta 4 kilómetros de puertas "tori", por su acceso principal.
Después de ver Sasuke Inari, y bajar por el acceso normal, un chico de unos 9 ó 10 años, con un pequeño grupo de chicos y chicas que serían de su clase me entrevistó, por primera vez en Kamakura, presentándose.
Por lo visto a los escolares les ponen tarea de preguntar a los turistas o gentes del lugar para que practiquen idiomas o algo. Yo le dije en "japoinglés" que hablaba español pero podía hablarme en inglés. :) Respondí a cuatro o cinco preguntas que tenía preparadas y se despidió, muy simpático. Más tarde cuando visité el Daibutsu, donde había mucha más gente (claro), me entrevistaron otros escolares mayores, aunque estos parecían más interesados en que les firmase en el cuaderno para dejar constancia de que habían hecho los deberes. Tendrían un cupo.
Algunos turistas españoles que me encontré días más tarde estaban ya hartos de tanto escolar por la calle.
Después de subir al tranvía en Hase hice la parada obligatoria (para un otaku de Elfen Lied) en Gokurakuji y visité unas famosas escaleras que pasan por un pequeño cementerio y tienen una interesante vista de la bahía.
 Después visité otra estación cercana y descubrí que además de los omnipresentes cuervos, que están en todas las ciudades grandes y pequeñas de Japón, por la zona de Kamakura había halcones. Aunque cuando los vi revoloteando en la calle entre los semáforos, bajando y subiendo a la calzada me parecieron tan grandes que pensé que eran águilas. Más tarde, un cartel de advertencia con un halcón dibujado indicando que se tuviera cuidado con ellos y que no se les diera de comer, ya salí de mi error ornitológico.
Tras alguna parada, paseos, unas pocas fotos y vídeos más, y una parada en un combini a "repostar" energías (con cuidado de las agui..., digo, los halcones) me dirigí al último destino de la excursión que fue lo más bonito del día y uno de los destinos que me habían recomendado y recomiendo encarecidamente a cualquiera que se acerque al lugar: Enoshima.
Enoshima 江ノ島 "isla de la ría"  (traducción libre) es una isla pequeñita que está conectada por tierra con dos carreteras, una peatonal y otra para vehículos (también sale en Elfen Lied) en lo más alto hay un pequeño jardín botánico de plantas tropicales conocido como Samuel Cocking Garden y una torre observatorio desde la que pude ver el monte Fuji antes de anochecer. (La primera de tres veces que lo ví en mi viaje)
Para llegar arriba se pueden utilizar unas escaleras y cansarse muchísimo o pagar por un "pack completo" que incluye acceso al jardín botánico, con ascensor a la torre del observatorio, y una colección de al menos tres larguísimas escaleras mecánicas (escalator) que te suben arriba cómodamente desde la entrada al monte de Enoshima después de una larga colección de tiendecitas y restaurantes pintoréscos.
Después de ver lo más alto se baja tranquilamente por escaleras normales y no te cansas. Pero estoy seguro que subirlas debe ser bastante cansado. Aunque si temes por tu bolsillo puedes ahorrarte algo de los ~1000 ó 1500 yen que creo costaba parte de las opciones de escaleras mecánicas y acceso al jardín y observatorio, o el conjunto. 
Lo único negativo de ese día fue ver a un señor mayor borracho con el que me crucé camino de Enoshima, haciéndome el sueco. El día anterior Iñaqui me había dicho que era lo peor que había en Japón. Gente mayor que no está para trotes y se "cuecen" en exceso. En el resto del viaje no volví a ver ningún borracho.
De vuelta al hotel en Yokohama pude observar la vista desde la planta superior donde se veía muy bien la torre Landmark que visité el día anterior, para usar la lavadora a monedas; y dónde también estaban los baños termales del hotel. Algo que aún no sabía lo que me iba a apenar no haber probado después de pasar el octavo día de mi viaje en el onsen de Shirakawa-go y la última noche en el "onsen" artificial del hotel de Narita; pero es que el lavado y secado de la ropa me robó mucho tiempo que quizás se podía haber ganado evitando lavar polos, camisas, pantalones o cualquier otra ropa que no sea ropa interior. Lo tendré en cuenta para mis próximos viajes.

Japón 2011 -día 3-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

Japón 2011 -día 2-

Lo siguiente es casi un copia y pega de lo que escribí en su día, pero lo completo un poco y añado más fotos, como haré en siguientes posts relatando el viaje.

El miércoles 19 de octubre de 2011. Fue mi segundo día en Japón, pero el primero "normal" de turismo, sin el ajetreo de un recién llegado. 
Antes de despedirme de Ikebukuro y Tokio, hasta mi regreso una semana después, comencé la mañana con un desayuno continental que me había reservado para empezar el día con energía en el hotel Grand City.

Fui a la estación de Ikebukuro y me dirigí hacia Kawasaki. Primero con la línea Yamanote y luego con otro tren hacia Kawasaki. En la Yamanote me sorprendió que un japonés de mediana edad contestase un móvil en voz alta. Todos los japoneses le quitan el sonido en los transportes públicos y no hablan con él. Sólo mandan mails, tuits, juegan o escuchan música con cascos.

El tren a Kawasaki, a medio camino, empezó a ir más despacio de lo habitual y parece que llegamos con algo de retraso al destino. Luego me contaron que alguien se había tirado a la vía.

Dejé mi maleta en consigna y me acerqué a conocer a Iñaqui que trabaja de cocinero en un restaurante español de Kawasaki. Después de comer, me acompañó a Yokohama y mientras lo visitábamos me habló de sus primeras visitas al barrio chino, que ostenta el título de segundo "barrio chino" más grande del mundo, casi idéntico al mayor del mundo en San Francisco.

Después, Iñaqui regresó a su trabajo en Kawasaki y me dirigí a Queen Square en Minato Mirai, donde dejé mi maleta en consigna; para lo cuál tuve que lograr monedas con el cambio de una máquina expendedora de bebidas (una de tantas en Japón). Compré una "Kamen Cider" con decoración de Kamen Rider, que aún conservo sin abrir, y era de los refrescos más baratos que había en esa máquina; 100 yen.
De allí anduve hasta Osanbashi Pier pasando por Akarenga Souko (Red brick warehouse - Los almacenes de ladrillo rojo). Y quedé anonadado por la vista de la zona moderna de Yokohama, con la torre Landmark, la noria y el edificio Pacific al fondo. Y los colores del atardecer. Eran de postal pero a simple vista, sin filtros de color. No me lo podía creer.
Al volver, subí 275 metros en 40 segundos. En el ascensor (elevator) que alcanza 700 metros por minuto en algún momento, embotándose un poco los oídos, de la Torre Landmark. Y es probablemente el más rápido del mundo. En el edificio más alto de Japón con un obervatorio en la planta 69F (Lo que en España llamaríamos un piso 68° porque en Japón la planta baja empieza a contar como piso 1; 1F. Y un sótano empieza a contarse como B1F, B2F, etc Aunque creo que es algo que tiene bastante lógica y te acostumbras pronto.)

Desde la torre Landmark pude ver la Torre de Tokio a lo lejos y todo el paisaje urbano nocturno de alrededor. Y me encontré 4 malagueños y malagueñas, que estaban casualmente en el mirador, que me contaron que ese día tuvieron una experiencia "Matrix" al ver salir montones de Salaryman vestidos de "Agente Smith" en la estación de Tokio en hora punta.

Antes de abandonar la torre Landmark visité un poco su centro comercial donde entré en una Jump Shop llena de manga (aunque no tan grande como un Mandarake y otras tiendas que visité después) pero sí con muchas cosas frikis de merchandising de One Piece, Bakuman, Naruto, HunterxHunter, Bleach, etc etc etc etc. Pequeño Paraiso otaku. Me compré los manga originales Bakuman 1 y el último que había salido, el 15. Y un nendroid de Eiji Niizuma. También compré un llavero de One Piece para un pariente fan de la serie.

Esa noche cené en McDonalds. No tuve suficiente imaginación o estaba muy cansado para buscar algún lugar distinto. Aunque en el restaurante español de Kawasaki ya había comido al estilo "japonés". :)

Tras recoger mi maleta de la consigna me dirigí al segundo hotel de mi viaje, que tenía reservado en Yokohama para dos noches.

Tras dejar la maleta en el hotel intercambié algunos emails con Ale, de Alicante afincado en Fukuoka, que me estuvo apoyando durante las dos semanas de mi viaje, aunque sólo nos vimos el lunes 24 para comer y pasar la tarde. Entonces me ayudó a encontrar un Yodobashi Camera en Yokohama que abría hasta tarde.

El Yodobashi era un paraíso geek aunque no tuve tiempo de entretenerme a verlo con calma y fui directamente al mostrador de la zona de accesorios que buscaba. Una segunda batería de repuesto (para tener tres) para mi vídeocamara Toshiba. Me dijeron que Toshiba ya no hacía vídeocamaras (o quizás se referían a ese modelo) pero podía usar una batería compatible marca Pentax. Después me dijeron que no tenían disponible al interpreté español (tampoco hacía falta :)) pero me explicaría algo el de portugués "que es parecido", me dijo.  :) Tras decirme que -debía recargar la batería del todo antes de usarlaー pagué y volví al hotel. 

Solo llevaba dos días en Japón y ya sabía que mi próximo viaje sería igual de fantástico que lo estaba siendo e iba a ser este. Sin temor a que Gojira haya acabado con un país de fábula que no me defraudó nada más llegar, ni en ningún otro momento. Y sin incertidumbre de que alguien cualquiera, como yo, pueda hacer vida normal, o de turista, aquí.
Japón 2011 -día 2-
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

lunes, 16 de julio de 2012

Japón 2011 -día 1-

Tras tres años recabando información y planificando mi primer viaje a Japón llegó el día de partir.
Después de un cercanías a Zaragoza y un AVE a Madrid, hice escala en un hotel de la localidad de Barajas, cerca del aeropuerto, donde fui a dormir entre las cuatro y las cinco de la tarde. Llevaba casi un mes con el sueño cambiado para evitar en lo posible el jet-lag por la diferencia horaria con Japón.
Mi vuelo salía temprano el día 17 haciendo transbordo en Suiza.
En el avión dormi poco; casi nada. Cuando llegué a Narita eran casi las 8 de la mañana del martes 18 de octubre de 2011, hora de Japón.
Inspeccionaron mi pequeña maleta y no advirtieron que llevaba una caja de mantecadas para un compromiso. Creo que no está permitido introducir alimentos de ningún tipo aunque este caso estaba bien envuelto para regalo y tampoco es que fueran frutas, vegetales o embutidos que pueden causar problemas sanitarios si no son bien controlados.
En el aeropuerto cambié euros por yenes y recogí la tarjeta SIM que había alquilado previamente para usar mi smartphone en Japón.

Compré una revista. Y bajé al piso de la estación de trenes. Ahí vi una agencia de viajes que ofrecía mejor cambio de yenes por euros que el del Banco de Chiba en donde cambié. :-/

Formalicé la activación de mi Rail Pass y aproveché para reservar 10 trenes con sus días y horas previstas. Al salir consulte algo en mi smartphone y un amable policía me interrogó por el tiempo que iba a pasar en Japón y me pidió mi número de teléfono, algo que aún no me sabía y tuve que consultar algún email donde tenía escrito el número.

Compré la tarjeta Suica tras preguntar dónde se compraba en la salida de una estación y escogí un tren económico para dirigirme hacia Tokio.

El viaje fue muy emocionante y se lo fui narrando a un amigo que tenía turno de noche por Google Talk. :) El paisaje rural desde Narita a Tokio me resultaba muy extraño y poco a poco se fue convirtiendo en urbano hasta sumergirse en la "monstruociudad" de Tokio.

Al llegar a la estación de Ikebukuro dejé la maleta en una consigna (coin locker) y me acerqué a un combini Lawson, donde reservé una entrada para el Museo Ghibli para unos 9 días después. Fue algo frustrante porque encontraba la opción del museo pero no encontraba la fecha que yo quería. Las empleadas del combini me miraban con ojos curiosos por el rato que me quedé en el cajero electrónico. Tuve que pedir ayuda pero al final lo logramos. :)

De ahí partí hacia los pies del rascacielos Sunshine 60 (no quise subir pues para el día siguiente ya tenía previsto subir al edificio más alto de Japón). Comí en un parque un sandwich, bebida y alguna otra cosa que compré en el Family Mart cercano que creo que pagué con la Suica. Super cómodo.

En el parque vi una zona donde había como una docena de "homeless" que se mantenían apartados del resto de la ciudadanía. Y no mendigaban.

Después regresé a la estación de Ikebukuro a por mi equipaje y me dirigí al hotel que tenía reservado para esa noche. Eran cerca de las dos de la tarde pero ya me permitieron entrar en mi habitación y eché una siesta como de una hora, que me sentó estupendamente.

Después visité el centro recreativo junto al hotel para bailar unas partidas de DDR y fui a la galería comercial Sunshine City donde cené katsudon y vuelta al hotel para escribr un poco en el blog y a dormir.
Japón 2011 -día 1- (tres días)
Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com (Posterous: "Descanse En Paz")

La foto del viaje

En breve publicaré el resumen de mi primer viaje a Japón (2011) con lo que ya relaté en el momento en mis blogs de cada día del viaje; Y agregaré algún detalle más que no incluí en el momento por falta de tiempo.

Además compartiré enlaces a más fotos recopiladas después de descartar algunas movidas, redundantes o menos relevantes.

En total son más de 1300 fotos hechas con el móvil o la vídeocámara 10 megapixels Toshiba Camileo SX500. Tras borrar o descartar unas 500 capturas reguleras.




Entrada original en Otaku Sin Calma. Lo anterior, y todo lo que venga después en http://elotakutranquilo.posterous.com
Posterous ha pasado a "posteurior" vida. 

Larga vida a Tumblr.