lunes, 15 de septiembre de 2008

Philip Glass Spectacular

Philip Glass es Dios.
No es mi compositor preferido pero es el mejor de todos.

Esta noche, como clausura de la Expo Zaragoza 2008, el músico octagenario ha dado un concierto de 40 minutos acompañando a los fuegos artificiales de mayor duración y más espectaculares jamás vistos en una ciudad española.

La música seguía el compás de los fuegos programados como un baile de luces que recorría todo el meandro del río desde la Expo a la Basílica del Pilar. Tiñendo de color en varias fases suelo, edificios, agua y aire.

Durante los prolegómenos del espectáculo en la cadena de televisión aragonesa, que lo ha retransmitido, leí que Philip Glass contaba para su composición, hecha específicamente para este acto, con diecisiete instrumentistas y cinco vocalistas. Sin embargo por las pantallas de TV solo he podido ver en el Anfiteatro 43 a unos siete instrumentistas y a una vocalista. Pero sonaban con la maestría matemática del maestro Glass como si fueran más.

Efectivamente la orquesta Philip Glass Ensemble cuenta con 17 instrumentistas pero el músico ha hecho una composición para solo una parte de su orquesta. Que incluía flauta, percusión, y varios teclados además de una joven voz femenina.

Y no necesita más. Como ya demostrase en el homenaje al libro de Leonard Cohen "Book of longing" que pude apreciar el año pasado en el festival de Otoño de Madrid. Con solo cuatro vocalistas, cuatro instrumentistas más dos teclistas y un percusionista.

La música se mezclaba en sincronización de reloj, que solo el músico minimalista puede ofrecer compenetrado con los ordenadores de la pirotécnica zaragozana, con una coreografía de luz, color y centellas voladoras, cascadas y montañas de luz programada por Christophe Berthonneau que ha llevado dos meses preparar. Cuadruplicando la traca de fuegos más grande de las fiestas mayores de la ciudad.

Un broche de oro para la Expo internacional que ha sido todo un lujo para la ciudad vecina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios de humanos, bienvenidos.